POR LAS CALLES DE ALCALÁ

Alcalá de Henares desde la Torre de Santa María.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

A sólo 30 kilómetros de Madrid, un poco adelante del Aeropuerto de Barajas, se ubica  una hermosa ciudad de dimensiones humanas, colmada de motivos  para encaminarse a ella y disfrutar sus cualidades: Alcalá de Henares, la ciudad resguardada por cigüeñas, que vigilan atentamente desde sus enormes nidos que coronan las construcciones más altas de la ciudad.

Cigüeñas en Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

ABANICO DE CULTURAS

Arco en el Centro de Interpretación Los Universos de Cervantes, Alcalá de Henares, España.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Alcalá de Henares es rica y hermosa por su pluralidad, por sus múltiples orígenes fundacionales, que aportaron durante siglos los ingredientes para integrar un conjunto excepcional, que comenzó a sumar desde la prehistoria; después como asentamiento celta, posteriormente conocida como Complutum, la gentil ciudad romana recostada a orillas del río Henares,  más tarde como  Al-Qalat, emplazamiento musulmán y, desde luego, durante la ejemplar convivencia medieval cuando interactuaron juntos y en paz, judíos, cristianos y musulmanes.

  

Fotografías: Adalberto Ríos Szalay.

Por lo anterior y por su esencia universitaria, la UNESCO reconoció a Alcalá como una de las 9 ciudades españolas de excepción, inscritas como patrimonio mundial.

Muralla de origen medieval, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay. 

CUNA DE CELEBRIDADES

Don Quijote y Sancho Panza charlando  frente al Museo Casa Natal de Cervantes, Alcalá de Henares, España.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

En Alcalá nacieron literatos claves de la lengua española, como Juan Ruiz el Arcipreste de Hita y Miguel de Cervantes Saavedra, además del escritor contemporáneo Manuel Azaña, quien fuera presidente de la Segunda República Española.

PRIMERA CIUDAD UNIVERSITARIA DE LA ERA MODERNA

Fachada del Colegio Mayor de San Ildefonso, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Patio Trilingüe, Universidad de Alcalá, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Al inicio del renacimiento, en 1499, el cardenal Cisneros, confesor de Isabel la Católica, fundó su insigne universidad, considerada por la UNESCO como el primer modelo de ciudad universitaria de la edad moderna; núcleo intelectual donde sucedieron trascendentes hechos como la edición de la Biblia Políglota Complutense, en 1517, que reunió versiones en latín, griego, hebreo y arameo, además en Alcalá se dio la culminación del Siglo de Oro con Cervantes y la apertura de su Corral de Comedias, uno de los más antiguos de Europa.

Biblia Políglota Complutense, Biblioteca la Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo, Michoacán, Mexico.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Corral de Comedias, Alcala de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La Universidad de Alcalá fue trasladada a Madrid con diferente nombre, pero con el tiempo filialmente reivindicó su origen al rebautizarse como Universidad Complutense de Madrid, en reconocimiento a Alcalá.

FIDELIDAD A LAS HERENCIAS

Palacio Arzobispal, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Emociona ver la manera en que Alcalá honra su historia y predecesores, desde el cuidado de sus vestigios arqueológicos,  a la actividad comercial de la judería, presente en los soportales de la calle Mayor, los más importantes de España.

Calle Mayor, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Museo de la Casa Natal de Cervantes, sus múltiples monasterios, palacios y museos, recuerdan a sus habitantes y visitantes la prosapia de Alcalá, ahora uniendo la salvaguarda de sus tesoros con el confort de la vida moderna, por ejemplo, aumentando el número de vías peatonales, medios de comunicación y servicios urbanos de calidad.

Diorama en el Centro de Interpretación Los Universos de Cervantes, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay 

PARA REGOCIJO DEL VIAJERO

Niña en el Mercado Cervantino, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Estudiantes en la Plaza Cervantes, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Lo primero que se percibe en Alcalá de Henares, es la hospitalidad de sus habitantes, manifiesta en el tren Cervantino que los fines de semana lleva a los paseantes desde Madrid, atendidos por  actores ataviados con trajes de época, y guías que no sólo conocen, sino que disfrutan mostrar su ciudad; encargados de hoteles y restaurantes y los propios transeúntes siempre afables.

Alcalá propone al viajero dos itinerarios que se pueden hacer caminando y que cubren los 48 edificios más importantes de la ciudad, todo con la información necesaria.

CONTINUIDAD DE LA VIDA CULTURAL

Don Qujote y Sancho,  Semana Cervantina, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los eventos culturales cubren el año entero. Cada octubre la ciudad festeja el onomástico de su hijo predilecto con la Semana Cervantina, que incluye funciones de teatro, conciertos, exposiciones y el gran mercado medieval, que aprovechando la magnífica escenografía de sus calles, instala infinidad de puestos con productos regionales, para recordar los tiempos de  “el manco sano, el famoso todo, el escritor alegre, el regocijo de las musas”.

La feria medieval es atendida por mercaderes ataviados a la usanza, rodeados de músicos y juglares.

Músicos y juglares, Semana Cervantina, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Vendedor en el Mercado Cervantino, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Corral de Comedias ofrece entremeses y obras actuales permanentemente y en la Universidad de Alcalá se entrega cada año el Premio Cervantes, máximo galardón literario de los hispanoparlantes, con toda la gala y en la solemnidad del extraordinario paraninfo de la Universidad.

Paraninfo, Universidad de Alcalá, Alcalá de Henares Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

EL YANTAR Y REPOSAR

Mercado Cervantino, Alcalá de Henares, España.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

En Alcalá hay magníficos restaurantes como La Hostería del Estudiante, o La Cúpula, que santifica deliciosos manjares en la antigua nave del templo del convento de franciscanos capuchinos de Santa María Egipciana del siglo XVII.

Restaurante La Cúpula, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El buen comer está por todas partes en mesones, bares, taperías y restaurantes, donde se pueden degustar corderos, cabritos y lechones asados en hornos de leña, migas con chorizo y su famosa repostería celestial escabullida de sus conventos de clausura.

Anuncio de tapería, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Aceitunas, cebollitas de Escambray y pepinillos, Alcalá de Henares, España. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En cuanto al hospedaje, Alcalá cuenta con diversos hoteles y su inigualable Parador, que aprovechando el antiguo colegio convento de Santo Tomás, ha logrado conjuntar respetuosamente las características de este monumento del siglo XVII con soluciones arquitectónicas de vanguardia que encartan todos los servicios, como su apetecible spa y el juego de niveles que, como inusual laberinto, arropa sus habitaciones.

Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Spa del Parador de Alcalá, Alcalá de Henares, España. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay