2014
08.15
In .

He recorrido zonas arqueológicas mexicanas desde Paquimé, en el desierto de Chihuahua, a dos horas de la frontera con los Estados Unidos, a Yaxchilán, en la selva chiapaneca, orillas del río Usumacinta que une a los mayas de México y Guatemala. A pesar de las distancias y variedad de culturas hay una constante en las ciudades prehispánicas visitadas: los espacios y construcciones dedicados a una singular práctica ritual y deportiva: el juego de pelota.

Zona arqueologica de Yaxchilan

Representación de un jugador maya de pelota en Yaxchilán, Chiapas. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el territorio mexicano se han descubierto 1,500 canchas que denotan múltiples variantes del juego, tanto por sus dimensiones, como por la inclinación de sus muros y la utilización o no de aros. Lo que no variaba, lo mismo en la costa, el desierto o el altiplano, era la pasión por un juego que se dice sirvió, además de su aspecto ritual, para la competencia, para dirimir diferencias civilizadamente e incluso para cruzar apuestas, como se consigna en algunos códices.

Zona arqueologica de Toluquilla

Uno de los cuatro juegos de pelota de Toluquilla, Querétaro. Fotografía de Adalberto Ríos Szalay

Fray Bernardino de Sahagún, desde mediados del siglo XVI,  recopiló información sobre el juego de pelota y la consignó en su obra Historia General de las Cosas de la Nueva España, el primer tratado de antropología del continente americano, donde compendió fenómenos y prácticas que asombraron y admiraron a los recién llegados. Les impresionó, por ejemplo, el hule con el que se elaboraban las pelotas, proceso en que mezclaban el latex del árbol del hule Castilla elástica con la savia de la flor Ipomoea alba, para lograr esferas hasta de cuatro kilos y de viveza extraordinaria.

Si meter un balón en las actuales canastas de baloncesto requiere de práctica y puntería, que decir si se logra en un aro vertical, con un plano inclinado  previo y no con las manos, sino con las caderas.

Zona arqueologica de Coba juego de pelota

Juego de Pelota en Cobá, Quintana Roo. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Hace algunos años tuve la oportunidad de tener en mis manos el manuscrito original de la historia de Tlaxcala de Diego Muñoz Camargo, uno de los primeros mestizos de México que conjuntó su relato escrito con una serie de ilustraciones del momento de contacto entre tlaxcaltecas y conquistadores, verdadero reportaje gráfico.

Poder hojearlo y fotografiarlo fue un privilegio y gran emoción, al ver dibujos testimoniales, por ejemplo, de cómo bajaron de los barcos, con poleas, a los primeros caballos  traídos a México  y la representación de una cancha de juego con una pelota a la que se asoman jóvenes tlaxcaltecas, pareciendo decir “bolita por favor”,  mientras un misionero adoctrina.

HIST. CODI TLAX. MUÑ CA560

Página de la Historia de Tlaxcala, obra del siglo XVI, Biblioteca de la Universidad de Glasgow, Escocia.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

EL AZTECA (MÁS BIEN EL MAYA) DE  SU TIEMPO

Chichen Itza zona arqueologica

 Juego de pelota de Chichen Itza, Yucatán.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Se sabe que en el juego de pelota podían participar desde un contrincante por bando, hasta equipos de siete jugadores. La cancha más grande encontrada es la de Chichen Itza que además sus dimensiones, 168 metros de largo por 70 mts de ancho, y el contar templos en sus cabeceras, fue decorada con relieves representando la contienda entre la vida y la muerte, significado del juego de pelota.

Chichen Itza zona arqueologica

Jugador de pelota, Chichen Itza, Yucatán.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El juego llamado Pok a Pok en maya, por el sonido que producía la pelota al botar, es parte de la mitología contenida en el Popol Vuh, donde se consignó un gran juego entre los señores de la luz y seres del inframundo, tratando de lograr los primeros la prevalencia de la luz  sobre las tinieblas. Al lograr el triunfo los señores de la luz fueron sacrificados para transformarse en el sol y la luna, quizás por ello la  difundida versión de que los victoriosos eran sacrificados, aseveración cuestionada por el eminente arqueólogo (y maestro mío) Eduardo Matos Moctezuma.

Es decir aparte del hecho deportivo, admirable de por si, en Mesoamérica el juego no se reducía un intercambio de pelotazos, sino se trataba de un evento cargado de simbolismos y solemnidad.

MUERTE SÚBITA EN LA CASA DE LAS FLORES

Xochicalco zona arqueologica Juego de pelota norte

 Juego de pelota norte de Xochicalco. Fotografía de Adalberto Ríos Szalay

Se creé que la incorporación de aros en las canchas fue una innovación al juego original y que lograr pasar la pelota por él era un acontecimiento que significaba la culminación del partido, con el triunfo del realizador; es decir una especie de muerte súbita, como la llaman en el tenis.

Además de sus templos, palacios, observatorio y graneros, Xochicalco, en Morelos, contaba con tres juegos de pelota, en uno de ellos se encontraron sus dos aros abandonados en medio de la cancha y un temaxcal vecino, con espléndida vista panorámica, donde probablemente se purificaban y reconfortaban los jugadores.

Temazcal prehispanico

Temazcal en Xochicalco. Fotografía de Adalberto Ríos Szalay

La arqueóloga Silvia Garza, autora de buena parte de los trabajos de exploración y estudio de la zona, nos hace ver el significado cosmogónico del juego, en la medida que su dinámica podría simbolizar el movimiento de los astros.

ESTEROTIPO DEPORTIVO

Con excepción de los murales de Tepantitla en Teotihuacan es curioso ver como en las representaciones de los jugadores de pelota, desde el Petén guatemalteco, Motul, Yaxchilán o las figuras de arcilla de Jaina hay un esterotipo que muestra al jugador con una rodilla sobre la tierra golpeando la pelota. Probablemente consideraron que tal posición demostraba mejor la técnica utilizada, además de ser de gran plasticidad. Lo que llama la atención es que la pelota se muestra descomunal, quizás enfatizando su signficado sideral.

yaxchilan

Jugador de pelota, Chinkultic, Chiapas. Museo Nacional de Antropología e Historia. Foto Adalberto Ríos Szalay

APORTACIÓN DEL TURISMO CULTURAL

Show Mexico Espectacular Juego de Pelota

Juego de pelota en el Parque Xcaret, Quintana Roo.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Con tantas versiones y variantes no es fácil imaginar como se llevaba a efecto el juego de pelota, las representaciones que ofrece el Gran Tlachco (tlachco es la palabra náhuatl para juego de pelota) en el Parque Xcaret es de gran utilidad.

En el Gran Tlachco se presenta diariamente un espectáculo con música y danzas de todo el país, con artistas de cada región: jarochos, norteños, purépechas, etc. Todo con magníficas coreografías, además de sonido e iluminación espectaculares. Pues bien cada noche el espectáculo comienza con la celebración de un juego de pelota.

El partido lo escenifican jugadores sinaloenses de Ulama, pues en el estado de Sinaloa se sigue practicando el juego;  lucen cuidados atuendos, utilizan pelotas de hule y  muestran una técnica extraordinaria que, cuando logran hacer pasar la bola por el aro, generan invariablemente una ovación.

Xcaret aporta al turismo de naturaleza y también al cultural; ver a los jugadores de Ulama me ha servido para entender más sobre un tema que me resulta enigmático y reforzar mi  convencimiento sobre lo que puede aportar un buen modelo de turismo cultural.

 

 

2013
12.17
In .

LA GUADALUPE DEL OTRO LADO DEL MAR

Monasterio de Guadalupe

Monasterio de Guadalupe, Extremadura, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Después de ascender, entre bosques de castaños, por la carretera 102 de Extremadura, España, aparece una monumental construcción, que pareciera colosal fortaleza con 8 torres almenadas: el monasterio de Guadalupe, ejemplo del arte mudéjar, considerado uno de los centros devocionales y de peregrinaje mariano más importantes del mundo cristiano.

Monasterio de Guadalupe

Claustro mudejar, monasterio de Guadalupe, Extremadura, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

El convento se levantó en advocación a una imagen antiquísima, tallada en madera de cedro, que corresponde a las llamadas vírgenes negras europeas románicas; ésta fue obsequiada por el papa Gregorio Magno al arzobispo de Sevilla y desde el siglo XIV es vestida con ricos mantos y joyas.

Monasterio de Guadalupe

Imagen de la Virgen de Guadalupe, Monasterio de Guadalupe, Extremadura, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Dice la leyenda que hacia el año 714, durante la conquista musulmana, la imagen fue enterrada a orillas del río Guadalupe, que significa río de lobos, donde fue encontrada por un campesino a finales del 1200. En el sitio se levantó una ermita, alrededor de la cuál fue creciendo el pueblo, al que se conoció como Guadalupe, al igual que a la referida virgen.

JOYA ARQUITECTÓNICA

Monasterio de Guadalupe

Claustro mudejar, monasterio de Guadalupe, Extremadura, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Monasterio de Guadalupe

Rosetón en el Claustro Mudejar, Monasterio de Guadalupe, Extremadura.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El monasterio conjunta un claustro mudéjar con admirable templete, construido entre 1389 y 1405, otro gótico, su gran sacristía, enorme templo, también gótico, y el camarín decorado con escudos de conquistadores extremeños que rodean la venerada imagen.

Monasterio de Guadalupe

Escudos Cortés, Pizarro y otros extremeños en el camarín de la Virgen de Guadalupe, Monasterio de Guadalupe, Extremadura, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

El Monasterio de Guadalupe alberga un museo de escultura y pintura, otro de libros miniados y uno más de bordados. Cuenta con pinturas de Zurbarán, el Greco y Goya.

GUADALUPE Y AMERICA

Monasterio de Guadalupe

Escultura de Cristobal Colón, Monasterio de Guadalupe, Extremadura, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La venerada imagen se relaciona con la victoria de los cristianos sobre los musulmanes, con la llegada de Colón a América y con las conquistas de México y Perú.

Es lógico que si el gran santuario guadalupense, como dicen allá, se localiza en Extremadura, cuna de conquistadores como Hernán Cortés, Francisco Pizarro o Vasco Núñez de Balboa y dada la época en que vivieron estos, todos vecinos del lugar resultaran devotos de la imagen referida.

Monasterio de Guadalupe

Busto de la reina Isabel La Católica, Monasterio de Guadalupe, Extremadura, España.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Isabel la Católica, fervorosa de la Virgen de Guadalupe, visitó repetidas ocasiones el monasterio al que llamaba “mi paraíso”. Ahí los reyes católicos  recibieron a Colón, cuando buscaba financiamiento para su viaje. De igual manera peregrinaron al monasterio Hernán Cortés quién llevó un exvoto a la Virgen por sanar de un piquete de alacrán en Yautepec y Miguel de Cervantes que ofrendó las cadenas que le mantuvieron cautivo en Argel.

Monasterio de Guadalupe

Pila bautismal en la fuente a la entrada del templo del monasterio de Guadalupe, Extremadura, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Frente a su fachada principal está la fuente de la que forma parte la pila en la que fueron bautizados en 1496 dos de los primeros nativos americanos llevados por Colón. En el monasterio fue enterrado uno de los hermanos Pinzón.

LA GUADALUPE MEXICANA

Cuando nace la devoción por la virgen mexicana no es de extrañar que la llamaran “de Guadalupe”. La pigmentación morena de ambas fue suficiente para hacerlas tocayas, aún cuando su representación fuera totalmente diferente; la española de madera, la mexicana en un lienzo, la ibérica negra, la americana de tez morena, la europea sentada, la mexicana de pie, la española con niño, la de acá sin él, en Extremadura la Virgen se festeja el 8 de septiembre, en México el 12 de diciembre.

Virgen de Guadalupe en una troje rodeada de mazorcas de maiz

Imagen de la Virgen entre mazorcas, San Lorenzo, Michoacán.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

La Guadalupe es sin duda un hecho fundacional del México mestizo y de América Latina, el haber ubicado su altar en el de Tonantzin, deidad mesoamericana, es un caso de sincretismo excepcional, que fue agregando elementos simbólicos y cosmogónicos que la hacen ser totalmente diferente a la extremeña, a la que la hermana solo el nombre.

LA GUERRA DE LAS VIRGENES

IMG_0204

La Virgen Conquistadora, Capilla del Beato San Juan de Aparicio, Puebla. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Una imagen de la Virgen de los Remedios, proveniente del convento de La Rábida, famoso sitio visitado por Colón y por Cortés, acompañó a las tropas españolas, por eso se le llamó la Virgen Conquistadora, imagen que fue dejada por Cortés en Tlaxcala y después trasladada a Puebla, donde permanece en la capilla del Beato Sebastian de Aparicio.

Templo de Las Rosas
Retablo en el templo de Santa Rosa de Lima, Convento de las Rosas, Morelia, Michoacán.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

La Virgen Mexicana se convirtió en un símbolo identitario y libertario. Francisco de la Maza el reconocido historiador del arte novohispano,  nos hace ver un singular detalle en el templo de Las Rosas de Morelia. “el retablo principal, además de contener el mensaje teológico, propone, de manera velada un mensaje político. Morelia, una ciudad eminentemente criolla, plasma en su arquitectura el orgullo dieciochesco de quienes se saben distintos a los peninsulares; los criollos del siglo XVIII plasman su nacionalismo y sus deseos independentistas en todos los actos de la vida cotidiana, así como en sus manifestaciones artísticas. De esta forma, santa Rosa de Lima, es una criolla nacida en la capital del Perú, en cuya imagen depositan su carácter americano. Santa Rosa ocupa la parte central del altar mayor y sobre ella colocaron una pintura de la Virgen de Guadalupe, una advocación novohispana de María que, para los criollos de la época, se oponía a otras vírgenes peninsulares subrayando su identidad criolla e incipiente nacionalismo”.

EMBLEMA DE UN PUEBLO

 Colegio de San Nicolas

Monumento a Miguel Hidalgo y Costilla, Colegio de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Michoacán.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Hidalgo en Atotonilco, Guanajuato, tomó como estandarte a la Virgen de Guadalupe, en respuesta los realistas enarbolaron a la Virgen de los Remedios. El LIbertador Simón Bolivar celebró el hecho: “Felizmente los directores de la independencia de Méjico se han aprovechado del fanatismo con el mayor acierto, proclamando a la famosa Virgen de Guadalupe por la reina de los patriotas; invocándola en todos los casos arduos y llevándola en sus banderas. Con esto el entusiasmo político ha formado una mezcla con la religión, que ha producido un fervor vehemente por la sagrada causa de la libertad. La veneración de esta imagen en Méjico es superior a la más exaltada que pudiera inspirar el más diestro profeta”

Carniceria y tienda de abarrotes con la virgen de Guadalupe

Abarrote con la Virgen en Zirahuen, Michoacán. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix logró en la Mixteca Oaxaqueña una providencial batalla por lo cuál, agradecido por el triunfo ante la Virgen, se cambió el nombre por el de Guadalupe Victoria, con el cuál se conoció como primer presidente de México.

Benito Juárez declaró festivo el 12 de diciembre y las expropiaciones al clero excluyeron al Santuario de la Virgen de Guadalupe.

Emiliano Zapata entró a la ciudad de México al frente de sus tropas que enarbolaban la bandera guadalupana.

Antonina con bordado de la Virgen de Guadalupe

Bordado de la Virgen de Giadalupe, Tarerio, Michoacán.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Para cerrar el círculo sobre el  poder de las Guadalupes cabe mencionar que el presidente de la Real Federación Española de Futbol se presentó para pagar una manda en la Basílica de la Virgen Mexicana presentando la Copa del Mundo obtenida en Sudáfrica. De otra parte debo agregar un dato interesante,  el Dr. Miguel León Portilla el más importante filólogo y filósofo de la lengua y cultura nahuatl, me comentó la semana pasada que fue precisamente en el monasterio de Guadalupe donde contrajo matrimonio

 

2013
11.07
In .

¡QUE VIVAN LOS MUERTOS!

Cuando mi hijo Ernesto tenia 5 años le ordenaron en la escuela hacer un dibujo alusivo al Halloween, mi hijo se negó aduciendo “ser mexicano y no tener porque festejar a la manera de otros”, la maestra le exigió obedecer y Ernesto dibujó esqueletos gritando “¡Vivan los muertos!” mientras perseguían a brujas, fantasmas, calabazas y cuerpos en descomposición, propios del Halloween. Con el disgusto de la profesora tanto la directora de la escuela como yo lo felicitamos.

Papel picado en dia de muertos
Calavera en papel picado, Ocotepec, Morelos, Mexico.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

LA CONMEMORACIÓN DE LOS MUERTOS EN MÉXICO

El  Día de Muertos es una conmemoración que se celebra por todas las latitudes mexicanas con ceremonias de notable sencillez y antiquísimos ritos, además de aportaciones actuales. Visitar altares para muertos en hospitalarias casas de pueblos y ciudades es una entrañable experiencia  que permite palpar el vínculo esencial que significa el duelo, la añoranza, el amor por los seres queridos y la naturalidad con que se asume la muerte.  Esa es la razón por la que me referiré al caso de Ocotepec, en el estado de Morelos.

Acicalando arreglando una tumba con flores de cempoalxochitl

Colocando cempasuchitl, la flor de muertos, en el cementerio de Ocotepec, Morelos.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Si se toma la antigua carretera de Cuernavaca a Tepoztlán en el estado de Morelos, lo primero que se encuentra es el cementerio de Ocotepec. Se trata de un magnífico ejemplo de la arquitectura popular funeraria con innumerables casitas, iglesias y aún catedrales decoradas con deshinbidos colores, conformando una comunidad; donde los azules, amarillos, morados, verdes, rosas y naranjas son pruebas de la continuidad de la vida.

Tumas sepulcros multicolores

Sepulcros en el cementerio de Ocotepec, Morelos.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

IMG_0522

Sepulcro catedral en el cementerio de Ocotepec, Morelos.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En Ocotepec, como en todo el país, se celebran el día de los difuntos niños y el de los mayores (primero y dos de noviembre, respectivamente). La comunidad de Tlayacapan adiciona un día dedicado a “los matados”, o sea a las personas que murieron en accidentes o hechos de violencia.

LAS OFRENDAS NUEVAS 

IMG_4956

Instalando una Ofrenda Nueva, Ocotepec, Morelos, Méxioco.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Se acostumbra en  las casas mexicanas instalar un altar donde se hacen ofrendas a los difuntos, la particularidad de Ocotepec es que las ofrendas son en honor sólo para los fallecidos durante el mismo año, por eso se les llama “ofrendas nuevas”. Estas consisten en representaciones sobre una mesa en la que recrean el cuerpo del recién fallecido, utilizando mazorcas, calabazas, y frutas que después vestirán con ropa -generalmente nueva- de la talla del difunto, al que calzarán con huaraches o zapatos. Complementarán la figura con una calavera de azúcar a la que cubren con rebozo, en la caso de las mujeres, y sombrero para los hombres.

IMG_5031IMG_5326

Calaveras en Ofrendas Nuevas.  Ocotepec, Morelos.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Al cuerpo ya vestido se le rodea de ofrendas consistentes en los platillos y bebidas que fueron de la preferencia del homenajeado.

IMG_5083

Ofrendando un mole a la madre fallecida,Ocotepec, Morelos.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En la colocación de las ofrendas participa toda de la familia. Vi a una pequeñita quien al colocar sus presentes decía: “abuelito ten el mole (platillo de pavo con salsas muy elaboradas) que tanto te gustaba, tus tortillas y  cervecitas, para que invites a tus nuevos amigos”. La madre de la niña, quien invocaba al padre con cariñosas frases, me dijo de improviso: “mi papá ya está con nosotros, ya llegó y esto nos llena de alegría”. Sabia y delicada manera de enfrentar el dolor, con gran espiritualidad y la naturalidad con que se ve a la muerte.

IMG_4940

Familia instalando una Ofrenda Nueva, Ocotepec, Morelos. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las ofrendas nuevas son una demostración de la sensibilidad y capacidad plástica de sus artífices, quienes mezclan alimentos, flores, copal (incienso mexicano), velas escamadas, fotografías, botellas, cigarrillos y juguetes en el caso de difuntos infantes. Además se colocan instrumentos relacionados con el oficio del difunto.

IMG_5306

 

 

 

 

 

 

 

 Ofrenda a un mecánico, Cocotepec, Morelos, Mexico. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las casas con ofrenda nueva se reconocen por el camino de pétalos de cempasuchitl (flor dedicada a los muertos) que se extiende desde el altar hasta la calle, a manera de dar la bienvenida al difunto, e invitar a los transeúntes -conocidos o desconocidos- a pasar, y a los que se les recibe con panes, café, ponche y tamales especiales; a cambio los deudos reciben afecto, respeto y quizás unos cirios.

IMG_5254

Colocando el camino de pétalos, Ocotepec, Morelos, México.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

EL CEMENTERIO DE OCOTEPEC

IMG_0566

 Cementerio de Ocotepec, Morelos, México.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Niño con flores de cempoalxochitl y vela escamada

Niño con velas escamadas,  Ocotepec, Morelos, México.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La mañana del dos de noviembre la banda del pueblo se reúne en las puertas del cementerio, entrando a los acordes de “Las Mañanitas”, canción mexicana para los cumpleaños y, en este caso, por ser su día, dedicado a los que ahí moran. La multitud ingresa y dedica su tiempo a la contemplación, al recuerdo, al rezo y al homenaje florido multicolor de las tumbas, complementadas con velas, sahumerios y papel picado. Los dolientes regresan a sus hogares a la hora de la comida, donde disfrutarán los mismos platillos de la ofrenda.

IMG_5178

 Fruta, panes de muerto y mole ofrendados, Ocotepec.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Durante años he asistido a Ocotepec, y en la medida que la cultura no es un hecho estático, he sido testigo de la manera en que la vieja tradición se modifica constantemente con las aportaciones de las nuevas generaciones, algunas de ellas enriquecedoras y otras victimas del consumismo; por ejemplo, ahora se suman a las bandas de viento, músicos norteños. Menos afortunado resulta ver la mezcla en el papel picado de representaciones de catrinas con brujas en escobas, características del Halloween. Sin embargo, puedo decir que el vigor cultural prevalece y se recrea con innovaciones, sin perder el sentido original de la celebración.

Cementerio de Ocotepec en dia de muertos

Sahumando con copal, Ocotepec, Morelos.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Papel picado en dia de muertos

Papel picado, Ocotepec, Morelos.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay
2013
10.29
In .

POR LAS CALLES DE ALCALÁ

Alcalá de Henares desde la Torre de Santa María.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

A sólo 30 kilómetros de Madrid, un poco adelante del Aeropuerto de Barajas, se ubica  una hermosa ciudad de dimensiones humanas, colmada de motivos  para encaminarse a ella y disfrutar sus cualidades: Alcalá de Henares, la ciudad resguardada por cigüeñas, que vigilan atentamente desde sus enormes nidos que coronan las construcciones más altas de la ciudad.

Cigüeñas en Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

ABANICO DE CULTURAS

Arco en el Centro de Interpretación Los Universos de Cervantes, Alcalá de Henares, España.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Alcalá de Henares es rica y hermosa por su pluralidad, por sus múltiples orígenes fundacionales, que aportaron durante siglos los ingredientes para integrar un conjunto excepcional, que comenzó a sumar desde la prehistoria; después como asentamiento celta, posteriormente conocida como Complutum, la gentil ciudad romana recostada a orillas del río Henares,  más tarde como  Al-Qalat, emplazamiento musulmán y, desde luego, durante la ejemplar convivencia medieval cuando interactuaron juntos y en paz, judíos, cristianos y musulmanes.

  

Fotografías: Adalberto Ríos Szalay.

Por lo anterior y por su esencia universitaria, la UNESCO reconoció a Alcalá como una de las 9 ciudades españolas de excepción, inscritas como patrimonio mundial.

Muralla de origen medieval, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay. 

CUNA DE CELEBRIDADES

Don Quijote y Sancho Panza charlando  frente al Museo Casa Natal de Cervantes, Alcalá de Henares, España.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

En Alcalá nacieron literatos claves de la lengua española, como Juan Ruiz el Arcipreste de Hita y Miguel de Cervantes Saavedra, además del escritor contemporáneo Manuel Azaña, quien fuera presidente de la Segunda República Española.

PRIMERA CIUDAD UNIVERSITARIA DE LA ERA MODERNA

Fachada del Colegio Mayor de San Ildefonso, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Patio Trilingüe, Universidad de Alcalá, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Al inicio del renacimiento, en 1499, el cardenal Cisneros, confesor de Isabel la Católica, fundó su insigne universidad, considerada por la UNESCO como el primer modelo de ciudad universitaria de la edad moderna; núcleo intelectual donde sucedieron trascendentes hechos como la edición de la Biblia Políglota Complutense, en 1517, que reunió versiones en latín, griego, hebreo y arameo, además en Alcalá se dio la culminación del Siglo de Oro con Cervantes y la apertura de su Corral de Comedias, uno de los más antiguos de Europa.

Biblia Políglota Complutense, Biblioteca la Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo, Michoacán, Mexico.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Corral de Comedias, Alcala de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La Universidad de Alcalá fue trasladada a Madrid con diferente nombre, pero con el tiempo filialmente reivindicó su origen al rebautizarse como Universidad Complutense de Madrid, en reconocimiento a Alcalá.

FIDELIDAD A LAS HERENCIAS

Palacio Arzobispal, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Emociona ver la manera en que Alcalá honra su historia y predecesores, desde el cuidado de sus vestigios arqueológicos,  a la actividad comercial de la judería, presente en los soportales de la calle Mayor, los más importantes de España.

Calle Mayor, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Museo de la Casa Natal de Cervantes, sus múltiples monasterios, palacios y museos, recuerdan a sus habitantes y visitantes la prosapia de Alcalá, ahora uniendo la salvaguarda de sus tesoros con el confort de la vida moderna, por ejemplo, aumentando el número de vías peatonales, medios de comunicación y servicios urbanos de calidad.

Diorama en el Centro de Interpretación Los Universos de Cervantes, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay 

PARA REGOCIJO DEL VIAJERO

Niña en el Mercado Cervantino, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Estudiantes en la Plaza Cervantes, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Lo primero que se percibe en Alcalá de Henares, es la hospitalidad de sus habitantes, manifiesta en el tren Cervantino que los fines de semana lleva a los paseantes desde Madrid, atendidos por  actores ataviados con trajes de época, y guías que no sólo conocen, sino que disfrutan mostrar su ciudad; encargados de hoteles y restaurantes y los propios transeúntes siempre afables.

Alcalá propone al viajero dos itinerarios que se pueden hacer caminando y que cubren los 48 edificios más importantes de la ciudad, todo con la información necesaria.

CONTINUIDAD DE LA VIDA CULTURAL

Don Qujote y Sancho,  Semana Cervantina, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los eventos culturales cubren el año entero. Cada octubre la ciudad festeja el onomástico de su hijo predilecto con la Semana Cervantina, que incluye funciones de teatro, conciertos, exposiciones y el gran mercado medieval, que aprovechando la magnífica escenografía de sus calles, instala infinidad de puestos con productos regionales, para recordar los tiempos de  “el manco sano, el famoso todo, el escritor alegre, el regocijo de las musas”.

La feria medieval es atendida por mercaderes ataviados a la usanza, rodeados de músicos y juglares.

Músicos y juglares, Semana Cervantina, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Vendedor en el Mercado Cervantino, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Corral de Comedias ofrece entremeses y obras actuales permanentemente y en la Universidad de Alcalá se entrega cada año el Premio Cervantes, máximo galardón literario de los hispanoparlantes, con toda la gala y en la solemnidad del extraordinario paraninfo de la Universidad.

Paraninfo, Universidad de Alcalá, Alcalá de Henares Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

EL YANTAR Y REPOSAR

Mercado Cervantino, Alcalá de Henares, España.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

En Alcalá hay magníficos restaurantes como La Hostería del Estudiante, o La Cúpula, que santifica deliciosos manjares en la antigua nave del templo del convento de franciscanos capuchinos de Santa María Egipciana del siglo XVII.

Restaurante La Cúpula, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El buen comer está por todas partes en mesones, bares, taperías y restaurantes, donde se pueden degustar corderos, cabritos y lechones asados en hornos de leña, migas con chorizo y su famosa repostería celestial escabullida de sus conventos de clausura.

Anuncio de tapería, Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Aceitunas, cebollitas de Escambray y pepinillos, Alcalá de Henares, España. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En cuanto al hospedaje, Alcalá cuenta con diversos hoteles y su inigualable Parador, que aprovechando el antiguo colegio convento de Santo Tomás, ha logrado conjuntar respetuosamente las características de este monumento del siglo XVII con soluciones arquitectónicas de vanguardia que encartan todos los servicios, como su apetecible spa y el juego de niveles que, como inusual laberinto, arropa sus habitaciones.

Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Spa del Parador de Alcalá, Alcalá de Henares, España. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay
2013
07.01
In .

EL ENCANTO DE LOS FAROS

Faro del puerto Macquaire, Tasmania, Australia.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los faros no solo han iluminado la travesía de los navegantes sino fascinado a muchas personas, quizás por su presencia, por su importancia, por la soledad y heroísmo que demandan o tal vez por su relación con el mar.

El Faro de Alejandría fue una de las maravillas del mundo antiguo y me he enterado que hay reproducciones del mismo en sendos parques temáticos de Alicante, España y Changsha, China.

LA REINA BLANCA

Faro en Split Point, Victoria, Australia.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los faros son uno de los atractivos de la isla más grande del mundo: Australia. Hay una ruta de faros a seguir en Tasmania y en el Ocean Road, que parte Melbourne, Split Point ofrece compartir el té y la belleza de su Reina Blanca, faro de 66 mts construido en 1891.

Por cierto acabo de saber que Campeche está ofreciendo una ruta de faros en su hermosa costa, valdría la pena conocerla.

TAMBIEN FUE FARO

Estatua de la Libertad, Nueva York.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Ni la gaviota ni yo sabíamos que la famosísima dama con la antorcha sirvió de faro hasta 1902… ambos nos sorprendimos.

FRENTE AL PUERTO JAROCHO

Isla de Sacrificios, Veracruz.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Desde el malecón del puerto de Veracruz destaca la Isla de Sacrificios con su faro. La histórica isleta, donde desembarcó Hernán Cortés, tiene playa de blanca arena y aguas transparentes, hecho inesperado cuando se encuentra tan cerca de un puerto industrial.

ISLA LOBOS

Isla Lobos, Veracruz,  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La Isla Lobos frente a Tamiahua, Veracruz solo tiene su faro y una posada con tres habitaciones, pero cuenta con espléndidos arrecifes para la práctica del buceo.

CAMPANARIOS CONVERSOS

Fachada del templo de San José y faro, Campeche.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El templo de San José de Campeche es el único de la Península de Yucatán con una fachada que recuerda a Puebla por el uso de la Talavera.

Fue iniciado por los jesuitas pero a su expulsión se transformó en franciscano y con las Leyes de Reforma su campanario no solo se secularizó sino se transformó en faro.  Hoy es un centro cultural.

Faro Juárez, Veracruz.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Con la secularización de los bienes del clero el convento de San Francisco de Veracruz vio transformarse el templo de Tercera Orden en sede de la Logia Masónica, otras áreas en bodegas aduanales, después en biblioteca, los claustros en mesón y baños públicos y el campanario, una vez en desuso, dada su altura y cercanía al mar, fue reconvertido en faro con el nombre de Benito Juárez.

FARO DE VANGUARDIA

Faro de Tampico. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Don Porfirio mandó construir el faro de Tampico visualizando la importancia que tendría el puerto. El faro está en la actual Ciudad Madero.

El proyecto se plasmó en una peculiar estructura metálica que sumó ligereza y resistencia. La estructura de hierro fue fabricada en Pittsburgh y con sus 209 escalones y 42 metros fue el faro más alto de México, con un sistema óptico que producía destellos únicos, que lo hacían el más adelantado de la época.

Interior del faro de Tampico.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El alcance de su haz de luz es de 75 kms. y sigue iluminando a las embarcaciones que se aproximan a la desembocadura del río Panuco, en el Golfo de México. En la era del GPS, del radar y de las ayudas para la navegación por satélite, algunos vetustos faros continúan su noble tarea.

EMBLEMA HABANERO

Al fondo el faro en el Morro de la Habana, Cuba.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El castillo de los Santos Tres Reyes Magos del Morro es un emblema de la Habana de Cuba y una de las imágenes mas conocidas de América Latina

La fortificación tiene orígenes en 1563 cuando se construyó una torre que servía de referencia a los galeones.

En 1845 se instaló un faro acorde a la mas avanzada tecnología de la época que, ahora con electricidad, sigue funcionando.

2013
05.28
In .

AL PAN, PAN, Y AL VINO, VINO

Manos de doña María Elena y sus semitas, Ciudad Cuauhtemoc, Zacatecas.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El pan es sinónimo de alimento, es la sabiduría aplicada al procesamiento de los cereales básicos de la humanidad: trigo, arroz y maíz.

Doña María Elena hornea el pan con el que alimenta y deleita a su pueblo del norte de México. Esas manos morenas, retorcidas como las mías, me identificaron con ella y con  la cotidiana batalla que libran los pueblos zacatecanos para lograr la sobrevivencia.

EL SANTO OLOR DE LA PANADERÍA

Pareja purépecha comprando pan en Pátzcuaro, Michoacán.  Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

Ramón López Velarde incluyó al pan en su elegía La Suave Patria:

Sobre las madrugadas del terruño,

En calles como espejos, se vacía

El santo olor de la panadería…”

En mi memoria olfativa guardo dos recuerdos quiméricosla primera es el delicioso olor de los bolillos horneándose en la panadería de la esquina de mi casa; aroma que me hacía pensar: si los sabrosos bolillos supieran a lo que huelen, nada se les compararía.  La segunda es el efímero aroma de los autos nuevos.

EL QUE HAMBRE TIENE EN PAN PIENSA

Pan dulce mexicano, Ciudad de México.  Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

El pan dulce mexicano es sinónimo de cohesión familiar en desayunos o meriendas, acompañadas de café con leche o el chocolate.  De niños como parte de nuestra formación tuvimos que aprender a ir por el pan y distinguir entre corbatas, gendarmes, semitas, cocoles, conchas, orejas, polvorones, cañones, hojaldras, ojos de Pancha o cuernitos.

 A FALTA DE PAN, TORTILLAS

Empanadas de trigo y condoches de maíz, Zacatecas.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Desde luego que a las tortillas de maíz, el pan nuestro de cada día, le dedicaré todo un Lunes, pero de momento baste mostrar estos condoches de maíz, acompañadas de empanadas de trigo, que junto con el pinole nos remiten a lo que somos: hombres de maíz, como diría el gran guatemalteco Miguel Ángel Asturias, recordándonos que esta cultura va desde Costa Rica hasta los territorios de California, Texas o Arizona.

CUANDO HAY HAMBRE, NO HAY PAN DURO

Venta de pan en Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Grandes corrientes migratorias vinieron al nuevo mundo en busca de mejor vida, trayendo su trigo y su oficio panadero. Hasta hace poco muchas de las panaderías mexicanas era propiedad de españoles.

Tahonero en Alcalá de Henares, España.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

CON PAN Y VINO SE ANDA EL CAMINO

Don Juan Juárez, San Juan Huactzinco, Tlaxcala.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Huactzinco es un pueblo de panaderos, se calcula que tiene más de 300 panaderías, obviamente no sólo horneando para el pueblo. Son los proveedores de todas las ferias de México; llevan su pan lo mismo a Chetumal, en el Caribe, que a Tijuana, la frontera de América Latina en el norte.

EL PAN AJENO HACE AL HIJO BUENO

Panadería El Boleo, Santa Rosalía, Baja California Sur.  Fotografía: Ernesto Ríos Lanz

El pan tradicional es el lujo de las mesas mexicanas, desde el extremo sur, al norte o la Península de Baja California, justo en el centro de ésta, en Santa Rosalía está la panadería El Boleo cuya tradición comenzó en 1901.

Si hay mexicanos habrá pan de dulce y pan blanco, como sucede en California, Texas, Chicago o Nueva York donde las teleras, las conchas o las campechanas son como un dulce recuerdo que liga a la tierra de los abuelos.

LAS PENAS CON PAN SON MENOS

Niño repartidor de pan, Tepoztlán, Morelos.   Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

La panadería conlleva costumbres más allá del horno y el mostrador, los grandes canastos de los repartidores, llevados sobre la cabeza, también son parte de la tradición.

NO SÓLO DE PAN VIVIRÁ EL HOMBRE

Panadera de San Felipe de los Herreros, Michoacán.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Refiriéndose a Jesús, la Biblia consigna: “Pero él, respondiendo, dijo: Escrito está: no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

El propio Jesús dio al pan una función ritual al consagrarlo. El pueblo de México elabora panes rituales, por ejemplo en San Felipe de los Herreros, Michoacán donde piezas de pan con forma de conejitos -símbolo de la fertilidad-, y muñecos a manera de bebés se obsequian a las novia en su boda.

Panes para novia. San Felipe de los Herreros, Michoacán.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Novia Purépecha Zacan, Michoacán.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

También se prepara el pan del perdón que es el que se manda hacer cuando un joven roba a la novia. Los parientes del novio llevan a la familia “ofendida” sendas piezas de este pan, si lo aceptan será señal que se ha olvidado la afrenta y se preparará la boda.

QUE CON SU PAN SE LO COMAN

Pareja de novios, Zacán, Michoacán.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

PAN DE MUERTOS

Pan de muertos, Panadería Hornos Los Ortiz, Morelia, Michoacán.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En todo México se elabora pan para el día de muertos, en Morelia la Panadería Hornos los Ortiz se distingue por presentar una exposición con figuras de calaveras que son cantantes, fotógrafos, obreros o campesinos y por preparar unas piezas de pan cuya belleza es cada día más lograda.

LOS EXQUISITOS VIENESES

Maestro pastelero del Hotel Sacher, Viena.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Además de las diferencias que los expertos puedan señalar, la relación entre la panadería y repostería me parece cercana, por ello me referiré a dos visitas que he podido hacer, invitado a fotografiar, al Hotel Sacher de la capital austriaca.

Los austriacos, al igual que los suizos, sublimaron el chocolate llegado a Europa desde México durante el siglo XVI. El Hotel Sacher es famoso por el nivel de sus servicios y por la torta Sacher, un pastel que resulta un símbolo vienés.

Me recibió el maestro pastelero y me mostró todo el proceso, hasta el embarque diario a gran cantidad de países con golosos que solicitan este manjar.

Maestro pastelero del Hotel Sacher, Viena.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

2013
05.20
In .

REGRESO A LA CIUDAD REGIA

Fuente de la vida, Macroplaza, Monterrey  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

La anterior ocasión que visité Nuevo León me encontré que, además de sus labores industriales, los incansables regios habían definido un esquema de ecoturismo con base en base a la grandeza y reciedumbre de su orografía, acción que como muchas de las que emprenden los norteños era un éxito, convocando a escaladores de las más inesperadas esquinas del planeta.

 Cañón de la Huasteca, Nuevo León.   Fotografías: Adalberto Ríos Szalay.

Escaladores norteamericanos en Potrero Chico, Nuevo León.

Los sistemas de seguridad  para ingresar a museos e industrias me hizo pensar, ingenuamente que Nuevo León se mantendría al margen de la violencia que empezaba a imperar en el país, infortunadamente no fue así.  Sin embargo, el espíritu de sus moradores es similar al temple de los aceros que han salido de ese lugar para construir el México moderno.

HYLSA, Monterrey  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

En 1900 México se incorporó a la revolución industrial, gracias a la apertura de la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey. A mí me tocó verla en operación, con la impresionante espectacularidad que la siderurgia tiene y que pareciera un intento del hombre para emular la fuerza telúrica.

El emblemático elefante de Fundidora, Museo del Horno 3, Monterrey   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Así, Fundidora se convirtió en un motivo de orgullo para los regiomontanos, para los mexicanos y para Latinoamérica, al ser la primera en su rubro en América Latina y poner en marcha el Horno 3 en 1968, con la más moderna tecnología de la época.

LA DEBACLE

Mineral fundido, Monterrey.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Vaivenes de la economía mundial y otros fenómenos lastimaron la vida productiva del país al cerrar para siempre Fundidora en 1986.

Anteriormente grupos de estudiantes de Durango bloquearon la salida de mineral de hierro del Cerro del Mercado durante 131 días, probablemente con lemas revolucionarios y seguramente con ignorancia total del efecto aniquilador que significa parar un alto horno, colaborando así a un hecho, éste sí, antirrevolucionario: cerrar un centro industrial vital y dejar sin trabajo a un enorme número de trabajadores.

Trabajadores siderúrgicos de Monterrey.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Trabajador siderúrgico, Monterrey.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

LA NUEVA VIDA DEL GIGANTE

Además de la quiebra de Fundidora un riesgo latente era el colapso físico del coloso de acero, parte de la historia de la ciudad y muestra de su carácter y cultura de trabajo, que se manifestó en propuestas para recuperar el lugar.

El Horno 3  abandonado, Monterrey   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Lo primero fue la apertura de un parque de arqueología industrial de 142 hectáreas que, alrededor de los monumentos de acero, fue creando jardines, lagos, centros de exposiciones, cines, etcétera.

CINTERMEX

Centro Internacional de Negocios, Parque Fundidora, Monterrey.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Sin embargo, faltaba definir un nuevo destino para el antes orgulloso Horno 3 que lucía como una abandonada y herrumbrosa mole. Surgió entonces un proyecto que unió a la sociedad civil, a los empresarios y al gobierno: la creación de un museo de clase mundial sobre el acero.

Horno 3 Monterrey.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Lo más interesante de todo fue que no se trató de una propuesta nostálgica ante el pasado perdido, por el contrario, de acuerdo con ese pasado y con esa historia tuvieron el acierto de definir un modelo respetuoso de las herencias, pero con visión de futuro: un museo del acero a partir del cual se fue definiendo una propuesta vanguardista: un centro interactivo de ciencia y tecnología.

Recursos interactivos en el Horno 3, Monterrey   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay. 

LA NUEVA FORJA DEL HORNO 3

Niños neoleoneses con la escritora Rosana Curiel Defossé, Horno 3.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

El Horno 3 promueve y da cabida a eventos en favor de los niños y los jóvenes, gracias a la visión de su director el Ing. Luis López. Durante mi visita me tocó ser testigo en el Horno3 de la interacción de más de quinientos niños con la escritora de obras para infantes Rosana Curiel Defossé.  Con un orden y entusiasmo manifestado en ¡la alegría por la lectura, en época de desazón!, actitud sin duda estimulada por sus maestras encabezadas por Gloria Elizabeth Amador, cuya dedicación y pasión por los niños y su tierra me hicieron recordar a los viejos maestros que construyeron el México del siglo XX.

UN NUEVO DESTINO ACORDE CON SU DIGNO PASADO

El renovado Horno 3, Monterrey.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Con el esfuerzo conjunto de los participantes se convocó a arquitectos, restauradores, especialistas en medios electrónicos y museógrafos.

Con cuidadoso respeto al edificio original, supervisado por el INAH, se fueron definiendo nuevas áreas para enfatizar lo ahí sucedido, logrando que las propuestas arquitectónicas y museográficas no compitieran con el edificio original, sino lo complementaran, poniéndose a su servicio para revitalizarlo.

Tienda de regalos y escalinata hecha con diferentes tipos de acero, Horno 3.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

La restauración fue un trabajo de arqueología industrial, reutilizando lo existente para imaginar un futuro basado en el conocimiento, fruto de la investigación científica y el desarrollo tecnológico.

El resultado es un museo del siglo XXI donde los niños disfrutan aprendiendo, emocionándose ante lo apasionante que puede resultar el estudio y práctica de la ciencia cuando se presenta y difunde imaginativamente.

LA CREATIVIDAD AL SERVICIO DE LOS NIÑOS

El Horno 3 permite apreciar algo único en el mundo: el interior del antiguo horno con restos de arrabio y minerales que no alcanzaron a fundirse en la última operación.

Interior del Horno 3, Monterrey.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Para tener una visión del conjunto es posible pasear -con plena seguridad- por la cima de la impresionante estructura, a más de 40 metros, ascendiendo en el mismo tipo de elevadores que se usan en los Alpes Suizos, para llegar a un laberinto de acero con cédulas que lo descifran. Además se han instalado tirolesas y rapel para volar entre chimeneas, pasadizos y plataformas.

Cima del Horno 3, Monterrey.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

El gran atractivo es ver el despertar del gigante que, gracias a la tecnología de la era digital, vuelve a cobrar vida, a lanzar fuego, avenidas de lava, luciendo gracias a la iluminación y efectos como la más futurista nave espacial.

Espectáculo del Horno 3, Monterrey.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Así, Monterrey orgulloso de su cultura industrial la preserva, la comparte y la proyecta espectacularmente, transmitiendo experiencias y mensajes históricos, sociales y científicos a través de un verdadero horno de futuro.

Espectáculo del Horno 3, Monterrey.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Las pandemias son circunstanciales y temporales, el futuro de Nuevo y México están fuera de toda duda, el Horno 3 y el buen magisterio, serio y responsable de Nuevos León así nos lo transmiten.

Niños regios en la Macroplaza, Monterrey.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.
2013
03.12
In .

BALCONES Y BARANDALES EN EL GOLFO DE MÉXICO

Terrazas y barandales en Tampico, Tamaulipas.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La fisonomía del puerto de Tampico  fue determinada por su importancia económica y posición geográfica. El petróleo significó la presencia de trabajadores, técnicos y recursos económicos. La pertenencia al Golfo ligó al puerto con Luisiana, en los Estados Unidos y esto se manifestó en la adquisición de materiales de construcción y ornamentales, como la herrería, que caracterizaron a construcciones llamadas “estilo Nueva Orleans”.

La Plaza de la Libertad es la zona de Tampico donde se han preservado  construcciones cuyas terrazas y barandales dan un hermoso toque al puerto y constituyen un patrimonio a preservar.

HERMOSA ADUANA

Aduana de Tampico, Tamaulipas.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Tampico, Veracruz y hasta Progreso en Yucatán, fueron los puertos que manejaron el incremento de las exportaciones e importaciones a Europa y los Estados Unidos durante el porfiriato. Por ello Tampico fue dotado de una funcional y bella aduana, que se distingue por sus columnas metálicas y la hermosa herrería que sigue atestiguando el movimiento portuario un siglo después.

ESPLENDORES Y SOMBRAS DEL CENTENARIO

Escalera en el Palacio de Correos, Ciudad de México.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Para celebrar el centenario del inicio de la Guerra de Independencia Porfirio Díaz decidió la construcción de infraestructura, escuelas, edificios públicos y monumentos que celebraban la vida independiente y los pasos hacia una modernidad que infortunadamente no fue tan esplendorosa en lo social.

Uno de los más bellos edificios construidos fue el Palacio de Correos donde la herrería, encargada a una empresa de Florencia, cumplió no solo como elemento útil, sino además ornamental. Al igual que muchos edificios sufrió con los años terribles modificaciones y agresiones, como haber pintado su herrería de negro, haber cambiado hermosas lámparas por luz fluorescente o aplicado pintura vinílica a la yesería.

El Palacio fue restaurado en el 2002 devolviéndole la dignidad al zinc, bronce, cobre, niquel y latón de una joya patrimonio de los mexicanos que hace un siglo tuvieron mejores proyectos que los habidos en el malogrado bicentenario. Restauraciones como ésta hubieran sido más trascendentes que despilfarros multimillonarios que solo evidenciaron un momento de miseria y ausencias.

ENTRE FORTALEZAS Y GALEONES

Herrería en Campeche.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Uno de los edificios más valiosos de la ciudad de Campeche es la  Mansión Carvajal, obra del siglo XVIII construida por un poderoso hacendado que incorporó en su gran patio arcos moriscos y columnas toscanas, además de pisos de mármol de Carrara.

En el piso superior encontré una herrería con el escudo de Campeche que incluye galeones y torreones, propios de la tradición marina y del sistema de fortificaciones que la distingue.

HERRERÍA ENCANDADONADA

Herrería con candados en la ciudad de Pecs, Hungría.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Pecs en el sureste de Hungría es una ciudad universitaria donde los fetiches utilizados para la presentación de exámenes o promesas amorosas, se sellan con el cierre de candados, en algunas herrerías de la ciudad.

HOMENAJE A LAS NOCHEBUENAS

Puerta del templo de Tetela del Monte, Morelos.  Adalberto Ríos Szalay

Cuernavaca tuvo la fortuna de recibir como residente a John Spencer, un notable escultor inglés que dejó heredades a Morelos, como la restauración de La Casona y su obra en la barda atrial del templo de Tetela, en el norte de la ciudad.

Al saber que la flor de nochebuena es originaria de Morelos, Spencer decidió incorporarla en una singular pieza de herrería que da la bienvenida a los visitantes del templo.

HERRERÍA EN LA CATEDRAL DE SEVILLA

Detalle de herrería, Catedral de Sevilla, España.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El barrio de Triana en Sevilla tiene una larga historia y tradiciones; fue el punto donde se integraron tripulaciones para los viajes de exploración al Nuevo Mundo, fue sede de la negra presencia de la inquisición y la vivificante algarabía de cantaores y bailaores gitanos.

Triana desde siempre fue un lugar de virtuosos herreros que seguramente aportaron su arte a la suma de tesoros de la catedral sevillana.

ARROPADO ENTRE COLORES Y HERRERÍAS

Balcón y ventana en Tlacotalpan, Veracruz.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

A orillas del Papaloapan (río de las mariposas) hay otro caudal de colores emanado de las casas de los habitantes de Tlacotalpan.

Balcones, terrazas y fachadas ostentan un colorido que solo la audacia y el talento de los jarochos puede lograr, por ello este perrito descansa hasta ser interrumpido por un pregón y los acordes de las jaranas y arpas veracruzanas.

2013
03.06
In .

Mi amigo Luis Salazar me sugirió dedicar un Lunes de Enfoque al tema escalinatas. Me pareció una buena idea en la medida que éstas pueden agregar no solo espacio, sino belleza y dignidad a edificios que, en ocasiones, las ostentan entre sus principales atributos.

ACCESO A UNA INSTITUCIÓN DECANA

Escalinata en el Colegio de San Nicolás, Morelia, Michoacán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Colegio de San Nicolás fue fundado en Pátzcuaro por Vasco de Quiroga, el hombre que en el siglo XVI inspirado por la lectura de Utopía de Tomás Moro y el Elogio de la Locura de Erasmo de Roterdam, pensó que en México, en tierras michoacanas, podía intentarse un nuevo mundo.

La obra de Quiroga se plasmó en modelos de salud, de convivencia, de trabajo, de solidaridad y de educación que hicieron posible, entre otros logros, la fundación del Colegio de San Nicolás, origen de la Universidad Michoacana. El Colegio fue un modelo intercultural donde se intercambiaron conocimientos, lenguas y principios que formaron a generaciones que han participado en la definición de nuestro país.

El Colegio fue trasladado a la hoy Morelia, donde levantaron para sede un magnífico edificio que luce orgulloso, entre sus atributos, esta soberbia escalinata.

ORGULLO BONARENSE

Escalera de caracol del Hotel Alvear, Buenos Aires  Fotografía: Ernesto Ríos Lanz

Buenos Aires tiene un esplendido emblema del gran turismo, orgullo de la ciudad, el Hotel Alvear. Al visitarlo los directivos de tan selecto lugar nos ofrecieron un recorrido en el que incluyeron, orgullosos, su escalinata de caracol, que ha cobrado fama por su belleza.

UNA ESCALINATA QUE CUENTA HISTORIAS 

Escalinata de la gran piramide de Copán, Honduras.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Copán en Honduras es una de las urbes mayas que une la belleza y monumentalidad de sus edificios con el hermoso entorno natural, afortunadamente bien conservado.

En su momento de auge abarcó más de 250 kilómetros cuadrados y albergó a unas 20,000 personas. Copán está cerca de la frontera con Guatemala y tiene como uno de sus atractivos la majestuosa pirámide de la gran escalinata, terminada en el año de 756 después de Cristo, en la que todos y cada uno de sus escalones fueron esculpidos para relatar la vida y acciones de 16 de sus monarcas.

EN UN PALACIO PORFIRIANO

Escalinata del Palacio de Comunicaciones  Fotografía: Adalberto Rios Szalay

Porfirio Diaz decidió construir a finales del siglo XIX y principios del XX una serie de edificios que celebraran a México como un país moderno y pujante. Entre las obras realizadas destaca por su majestuosidad el Palacio de Correos.

Como en muchas de las obras porfirianas, Díaz no escatimó recursos para reunir arquitectos y artistas en busca de resultados esplendorosos, en este caso un palacio con una escalinata ecléctica, cuyas indudables cualidades infortunadamente contrastaban con los problemas sociales imperantes.

ESCALINATAS PARA DIRIGIR LA PALABRA

 Interior de la iglesia de Saint-Étienne-du-Mont, París, Francia  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La Iglesia de Saint-Étienne-du-Mont está considerada entre las más bellas París, en ella fue sepultada Santa Genoveva, patrona de la ciudad. Su  construcción comenzó en el siglo XIII  e incluye uno de los pocos jubés que permanecen en París, esas galerías aéreas utilizadas como tribunas para dar sermones.

En el templo llaman la atención sus audaces escaleras en espiral, a ambos lados de la nave, que envuelven dos pilares. La fotografía muestra una de las escalinatas de esta joya arquitectónica que increíblemente no forma parte de los recorridos turísticos.

Cubo en el Palacio Clavijero, Morelia Michoacán.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En 1660 los jesuitas comenzaron a construir en la antigua Valladolid lo que fue uno de los más importantes colegios de la Nueva España, el de San Francisco Javier. Por sus aulas pasó Miguel Hidalgo y dio clases Francisco Javier Clavijero.

Este palaciego edificio se distingue por su magno claustro y está considerado como uno de los más logrados ejemplos del barroco tablereado. Su escalinata principal fue utilizada hace pocos años para pintar un mural que unió muchas opiniones en contra, por considerársele de criticable factura; sin embargo en un lugar secundario se preserva la escalinata que muestro en la foto, que me parece de una sorprendente estética y elegante sencillez.

Escalinata del Palacio de Gobierno de Aguascalientes.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el siglo XVII el marques de Guadalupe, don José María Rincón Gallardo, mandó construir un palacio en el centro de Aguascalientes. Después fue utilizado como mesón y se convirtió desde 1856 en la sede del poder ejecutivo.

Este palacio cuenta con 111 arcos de medio punto y dos patios interiores unidos por una magna escalinata doble.

 

2013
02.04
In .

GRANDEZA

Autopista Chihuahua a Ciudad Juárez.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La semana pasada tuve la suerte de visitar Chihuahua,  grata experiencia el reencontrarse con la inmensidad, con la interminable secuencia de paisajes y de lecciones de su gente.

Con el apoyo de la Dirección de Comunicación Social del Estado salimos del aeropuerto hacia nuestro destino: Casas Grandes, tomamos la magnífica autopista y aparecieron esas prolongadas rectas del norte, con puntos de fuga que se pierden en el infinito paisaje del desierto.

PRIMER REGALO

Caballos al galope en el desierto de Chihuahua.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Apenas acostumbrábamos la vista a la  inmensidad cuando mi hijo Ernesto  nos señaló lo que creímos un espejismo: una tropilla  que galopaba sin intervención humana, hecho que otorgaba a la manada la belleza de la libertad que seguramente conocieron sus ancestros cimarrones, cuando el norte les permitió establecer un territorio soberano; los corceles avistados iban y volvían gozosamente, obsequiándonos la oportunidad de hacer fotografías poco comunes, hecho que agradecimos al desierto chihuahuense.

EL EMBELESO DEL BARRO

Zona arqueológica de Paquimé, Chihuahua.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Hace muchos años me encontré en el aeropuerto de México un cartel de la sorprenden zona arqueológica de Paquimé. En ese momento me prometí conocerla y visitarla cuantas veces la vida me llevara a Chihuahua.

Para mí Paquimé es una de las ciudades prehispánicas más hermosas y singulares de México, es de barro toda, emerge del desierto con virtuosa armonía que invita a la contemplación y deja cortos los superlativos.

Zona arqueológica de Paquimé, Chihuahua.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Con el más humilde de los materiales, el barro, los habitantes de esta ciudad construyeron más de 1700 cuartos en un conjunto que pareciera obra del más audaz de los arquitectos vanguardistas, con viviendas hasta de 4 pisos, que contaban con agua corriente y las cualidades térmicas de un material que hacía más llevadero el extremo frio del invierno y los excesos del tórrido verano.

Zona arqueológica de Paquimé, Chihuahua.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los amaneceres y atardeceres son alucinantes, como el saber que sus habitantes tenían un nicho consagrado al cuidado de guacamayas, aves del lejano sureste mexicano, que les servían para ser puente e intermediarios con las culturas aborígenes de Norte América que intercambiaban sus turquesas por tan preciados plumajes.

Zona arqueológica de Paquimé, Chihuahua.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Paquimé fue visitado por Alvear Nuñez Cabeza de Vaca, quien peregrinó desde la Florida hasta Sinaloa, el primer europeo que recorrió el norte y conoció a los descendientes de los anazasi.   Al ver las construcciones sólo acertó a llamarlas Casas Grandes, un nicho de  belleza que también fue incorporada en otro bien cultural fuera de serie: su alfarería de formas geométricas y zoomorfas de virtuosismo sorprendente.

PARA PERNOCTAR EN ARMONIA CON PAQUIME

Galeria del hotel Las Guacamayas, Paquimé, Chihuahua.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Vecino de la zona arqueológica de Paquimé está el hotel y galería Las Guacamayas, su colección de obras inspiradas en la cerámica ancestral refleja el conocimiento y buen gusto de su curadora Mayté Luján, quien además  construyó y puso en funcionamiento un hotel de 15 habitaciones conjuntando los materiales y estilo de la zona para crear un ambiente con encanto y sabor de Paquimé.

 Hotel Las Guacamayas, Paquimé, Chihuahua.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Además del agradable ambiente Las Guacamayas es un lugar donde se cumple uno de los más caros deseos del viajero: convivir con personas del lugar. En el cálido ambiente del hogar Mayté ofrece deliciosos desayunos y cenas con tortillas de harina, machaca y múltiples ocurrencias geniales hechas con afecto y sazón. Por la noche nos ofreció  su charla y unas copas sotol, el mezcal de Chihuahua que me recordó el kirsch destilado de las cerezas suizas, por lo cual imaginé un fondue con esta norteña bebida a la que hay que saborear pero, ojo, tenerle gran respeto.

MILAGRO DE LA RECREACIÓN

El maestro Juan Quezada en la Cueva de la Olla, Chihuahua.  Fotografía: Ernesto Ríos Lanz

Desde niño Juan Quezada  recorrió la serranía de Casa Grandes colectando leña y realizando tareas del campo, su interés en las piedras, los animales, las cuevas y la naturaleza en general lo llevó a recolectar guijarros y descubrir ollas de la cultura Paquimé.

Con admirable tesón aprendió por si solo a moldear el barro y, lo más sorprendente, a realizar diseños que implican una finura consumada que sólo logró con pinceles hechos con cabello humano.

Obra gráfica de Juan Quezada, Mata Ortiz, Chihuahua.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Don Juan encargó a un comerciante que recorría el norte llevar algunas de sus primeras piezas y éstas llegaron a los Estados Unidos donde un antropólogo las descubrió y de inmediato se propuso buscar al autor. Viajó a México y comenzó la búsqueda que lo llevó a Casas Grandes, conoció a Quezada y le propuso dedicarse a ello; dos años después las piezas eran exhibidas en múltiples museos norteamericanos.

Pieza de Mata Ortiz, Chihuahua.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los pedidos comenzaron a llegar y a cotizarse las obras de tal manera que don Juan pidió a sus hermanos le ayudaran a crear nuevas piezas, estos a su vez invitaron a vecinos y sucedió que aquellas manos dedicadas a las rudas tareas del campo, comenzaron a generar delicadas maravillas. Hoy más de 500 habitantes de Mata Ortiz viven de sus creaciones, alcanzando algunos, niveles magistrales.

Pieza de Mata Ortiz, Chihuahua.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Don Juan nos condujo hasta la Cueva de la Olla donde un monumental coscomate atesoró el preciado maíz para los hombres que vivieron en el Valle de las Cuevas.

Cueva de la Olla, Casas Grandes, Chihuahua.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Al retorno de la Cueva de la Olla sufrimos un infortunado accidente. Mi hijo Ernesto y yo tuvimos que quedarnos en la sierra al anochecer mientras el personal de Comunicación Social de Chihuahua actuaba con celeridad para rescatarnos. La noche llegó, el frío era intenso y la distancia que caminamos fue de interminables kilómetros. Casas Grandes se localiza muy al norte de Chihuahua y en aquella soledad los ecos de las malas noticas que proliferan crean cierta angustia, sin embargo, la lección más importante fue constatar que la bonhomía de los chihuahuenses está muy por encima del patológico alud de las notas alarmistas; los problemas existen pero la honestidad y cabalidad está muy por encima de estos.

Sierra en Casas Grandes, Chihuahua.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Vimos acercarse en la oscuridad un vehículo del que descendió gente armada que amablemente nos saludó y anunció que venía a ayudarnos, eran policías de Casas Grandes que nos llevaron a la ciudad, sumándose a la comprensión y buen trato que prevaleció durante nuestra estancia en el estado, no sólo más extenso de México, sino con uno de sus corazones más generosos. Gracias, Chihuahua.

Niña raramuri (tarahumara) Chihuahua.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cautivar los sentidos

2013
01.15
In .

Desde hace 40 años recorro mi país y otras naciones hermanas. Las maravillas y pesadillas encontradas me hicieron tomar como herramienta la cámara fotográfica para compartir lo visto al andar. El no hacerlo convertiría mis vivencias en actos egoístas y hasta frívolos.

Campesino quechua boliviano, Tiahuanaco      Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El internet y la era digital han transformado muchas cosas y abierto posibilidades extraordinarias que he tratado de explorar para comunicar hechos ejemplares que tengo la fortuna de encontrar.

Niño amarrando las agujetas de una compañerita de escuela, La Habana, Cuba     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Celebro que los jóvenes y aún los infantes utilicen los nuevos medios con sorprendente facilidad y los aprovechen para aprender.

Niños michoacanos en la escuela, Sta. Clara, Michoacán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Me pregunto como hacer para que estos instrumentos nos ayuden para conocer, amar y cuidar lo mejor de nuestra tierra y disfrutar con los hermanos de muchas latitudes lo que constituyen herencias comunes.

Tortugas golfinas recién nacidas en manos de sus protectores nahuas, Ixtapilla, Michoacán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La inmensa mayoría de los seres humanos que he conocido son buenos y trabajadores, lo mismo en la Patagonia que en las Islas del Sur o en el extremo de Alaska; siempre me encuentro con mujeres y hombres que se esfuerzan cotidianamente para cuidar de sus familias y formar futuras personas de bien. Prestar atención a estos hechos tonifica el espíritu y sirve para atemperar nuestros ojos y oídos, incesantemente bombardeados con malas noticias, lo que no significa pretender mostrar, con ramplonería, mundos color de rosa.

Padre boliviano con su hijita, Oruro, Bolivia   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay
o

Danzantes de Polinesia, Oahu, Hawai     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Gaucho del Uruguay con niña, Montevideo   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Me gustaría aprender y aprovechar el potencial de interacción que brindan los nuevos medios, saber que temas quisieran ustedes ver tratados y conocer sus sugerencias, pues los intentos de comunicación se cumplen plenamente cuando existe la retroalimentación.

Cholitas de Oruro, Bolivia   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Aspiro a que mi trabajo se enriquezca con comentarios, correcciones y críticas, porque todos tienen algo que decir y todos tenemos mucho que aprender, además la era digital ha propiciado millones de fotógrafos que, día con día, desarrollan su capacidad de observación y crítica.

Niñas en la Estatua de la LIbertad, Nueva York  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Les invito a utilizar el espacio para comentarios que aparece al final de cada entrega semanal, lo apreciaré y tomaré en cuenta con gratitud.

2012
12.18
In .

DE ESTACIONES A ESTACIONES

Amanecer en Algonquin Park, Canada     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En una horas terminará el otoño,  aunque en buena parte de América Latina aprendemos eso de las estaciones como un ejercicio meramente memorista pues, como me decía un historiador paraguayo en Asunción: “Aquí solo hay dos estaciones, el tórrido verano y la estación del ferrocarril”.

Quizás por lo anterior me entusiasmó la idea de ir a Canadá un otoño. La organización de dicho país me permitió conocer el momento preciso del espectacular fenómeno del cambio de colores en sus bosques, una de las pocas veces en que mi daltonismo me hizo percatarme seriamente de mis limitaciones, en la medida que, por primera vez, no entendía el entusiasmo de las personas ante lo que llamaban “hojas rojas, doradas y multicolores”. Casi con lazarillo pedí me instruyeran hacia donde apuntar mi cámara, pues para mi sin duda los árboles eran preciosos pero mi enfoque era hacía donde ellos decían no había nada.

THE FALLING LEAVES

Hojas en el suelo, Algonquin, Canadá  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Me permito decirles (teoricamente) que el espectáculo del suelo es excepcional, hecho que me hizo entender el porque de la hermosa melodía que cantaba a mediados del siglo pasado Nat King Cole y que tanto gustaba a mi abuelo Alberto, increíblemente sin despertar sospecha alguna de mi perspicaz abuela Enriqueta.

LAS ARGUCIAS DE NICOLÁS

Algonquin Park, Canadá   Fotografía:  Adalberto Ríos Szalay

Fui a Algonquin Park por dos razones, primera porque mi recordada y admirada amiga Shigeko Watson (eminente promotora cultural y la más morelense de las japonesas) tenía una isla en el rumbo y segundo porque su hijo Nicolás arregló todo.   Nicolas es un personaje más que temerario y embaucador, no se que les dijo a los canadienses que en Algonquin hicieron venir un helicóptero para ponerlo a mi disposición y en Niagara el director del hotel donde Marylin Monroe se hospedó para filmar “Cataratas de Pasión” nos hospedó sin cargo alguno, además de desayunos en otras partes y más prebendas que me hacían casi esconderme de la vergüenza.

UN EJEMPLO DE ECOTURISMO

Kayacs en Algonquin, Canadá    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Parque Nacional Algonquin fue considerado como tal en 1893, su superficie de 7 mil 725 kilómetros cuadrados es más grande que el estado de Morelos. En el parque nacen 5 ríos y hay miles (miles) de lagos. Su biodiversidad incluye 262 especies de aves, 45 mamíferos, como osos y renos, 30 reptiles, 50 peces, 7 mil insectos y mil especies de plantas, todo puesto en resguardo y en valor para disfrute de sus visitantes y beneficio de Canadá y el mundo; ejemplo que los mexicanos deberíamos considerar para un futuro cercano, espero, cuando la delincuencia y la corrupción sean negra historia. Baste decir que Canada tiene inmensas superficies de coníferas, pero nosotros tenemos la mayor variedad de ellas en el mundo.

Algonquin tiene una red de 1600 kilómetros navegables en canoa, todo perfectamente consignado en mapas, libros y señalamientos.

 

 

 

 

2012
12.10
In .

UNA VIRGEN CON BANDERA

Altar de la Virgen de Guadalupe, Notre Dame, Paris  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Altar de la iglesia Votiva en Viena   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La he encontrado en la Catedral de Notre Dame en París, justo donde se quitó la vida Antonieta Rivas Mercado, la he visto en grandes templos de Nueva York y Viena y lo curioso es que siempre está acompañada de nuestra bandera, a diferencia de la Señora de Lourdes que no tiene la bandera francesa o la del Pilar sin el lábaro español, porque más allá de las connotaciones religiosas, de las que soy el menos indicado para escribir, se trata de un símbolo de nuestro país.

En la catedral de San Patricio los encargados verdaderamente no saben como actuar ante la muchedumbre de paisanos que llegan cada 12 de diciembre. Maximiliano de Habsburgo mandó levantar la iglesia Votiva en Viena donde quiso expresar su devoción por la Guadalupana

SIMBOLOS MEXICANOS

La Guadalupana y mazorcas, Meseta Purépecha  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Alguna vez Guillermo Bonfil y yo charlábamos en Cuernavaca sobre los símbolos que sirven de unión a los mexicanos y coincidíamos que eran el propio nombre de México, el maíz y la Virgen de Guadalupe. Con el tiempo en una troje michoacana de la Meseta Purépecha me encontré un conjunto de mazorcas y una estampa que refrendaban lo charlado

PRIMERA MANIFESTACION EN MEXICO

Virgen de Guadalupe, Catedral de Cuernavaca  Fotografía: Adalberto Rios Szalay

Me recuerda la historiadora del arte Cecil Camil que en la Catedral de Cuernavaca está la primera manifestación artística de la Virgen de Guadalupe en nuestro pais, justo en el bajo coro del templo; esta información basada en los trabajos del Ing. Juan Dubernard, gran estudioso del patrimonio morelense.  La obra fue realizada por canteros de Xochimilco que en el siglo XVI dejaron su impronta en lo que fue convento franciscano de La Asunción.

 

CON EL COLOR DE TABASCO

Fachada del templo de Cupilco, Tabasco   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Con el colorido del trópico los vecinos de Cupilco pintan su templo dedicado a la Señora de Guadalupe. No puedo decir que por sus colores brinca en el paisaje, poque precisamente corresponde y forma parte del mismo.

LA VIRGEN Y LOS DIABLITOS

Artesana de Ocumicho, Michoacán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Ocumicho es un pueblo de alfareros realizaba imagenes religiosas, después pasó a producir simpáticos diablitos en motocicletas, en aviones, en el tráfico urbano y en las más ocurrentes formas de ejercer el relajo. De visita en el pueblo encontré a esta fornida artista orgullosa de sus obras.

PARA LA FOTO

Caballito en Otatitlán, Veracruz  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Todos sabemos de las raíces prehispánicas de los grandes santuarios mexicanos, empezando por la propia Villa de Guadalupe. Otatitlán era un lugar de tránsito donde los pochtecas, combinación de comerciantes y espias, rendían culto a Yacatecutli, deidad de los comerciantes.

Otatitlán en Veracruz, sincretizado al culto cristiano, es visitado ahora por miles de peregrinos que gustan de las fotos de recuerdo a caballo con el fondo de la patrona de México.

MADRE DE LOS MEXICANOS DE ACÁ Y DEL OTRO LADO

Mural en Los Angeles, California   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los Angeles es la segunda ciudad mexicana del mundo, los paisanos se prenden de elementos de nuestra y su cultura como de un clavo ardiente. Infinidad de obras murales representan a Zapata, Quetzalcoatl, Dolores del Río y todo aquello que fortaleza el sentimiento de pertenencia. Infaltable en dichas obras es la Guadalupana reverenciada lo mismo por migrantes recién llegados, los que han tenido éxito en los negocios o en la academia y aún algunos con sus cuernos de chivo.

DE MONTERREY

Procesión en Monterrey, N.L.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Desde tiempos prehispánicos los peregrinos acudían a visitar a La Tonantzin, “nuestra maderecita” precisamente en el cerro de La Villa, donde ahora está la basílica. Las peregrinaciones las he fotografiado desde el extremo norte hasta Yucatán.

A YUCATAN

Mayitas peregrinos, Izamal, Yucatán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

APRECIADO ORNAMENTO

Parachico, Chiapa de Corzo, Chiapas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Sayones en Tetela del Volcan, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En infinidad de celebraciones populares he visto a la virgen como elemento ornamental, lo mismo en Chiapas en la vestimenta de los Parachicos, inscritos como Patrimonio de la Humanidad, o con mis paisanos los Sayones corriendo por las faldas de otro motivo de veneración, el señor Popocatepetl

ELEMENTO AGLUTINADOR

Imagen Guadalupana, Tepoztlán, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La devoción que he visto en México, Guatemala, Costa Rica y muchos países hermanos ratifica el sentimiento de saberse de un mismo origen. La fuerza de esta imagen sorprendió al propio Simón Bolivar y fue la bandera que Hidalgo y Zapata tomaron para convocar al pueblo.

Un piloto de guerra mexicano, combatiente del Escuadrón 201 en las Filipinas, me contó como al ser alcanzado por las baterias japonesas, rodeado por las llamas de su cabina, solo atinó a fijar su vista en la estampa de la Guadalupe en su tablero. Un diplomático mexicano en Guatemala me mostró los recursos que utilizaba para situaciones extremas, ambas en su cartera: una tarjeta del ministro de la defensa y una estampa de la Lupe; bueno hasta le atribuyen a Diego Rivera autodefinirse como “comunista guadalupano”.

Dos imágenes me han dado idea de la magnitud del fenómeno: el cuadro de una pintora chicana de California donde la Virgen va corriendo con sus hermosas y mexicanas trenzas al aire, al que llamó “La Virgen LIberada” y la foto que incluyo de la obra “Coronas para una Reina” aunque la pena es que ya no nos quedan ni las corcholatas por ser ahora dicha cerveza belga.

 

 

 

 

2012
12.03
In .

ERA DE TODAS PARTES

Sepulcro y guitarra en Montparnase, Paris   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Terminé de trabajar una tarde en Oaxaca y decidí ir al cine, en la taquilla me informaron que no habría función porque se  presentaría Facundo Cabral, lo que me pareció magnífica noticia.

El evento fue esplendido, cuando iba de regreso al hotel vi a un hombre con una guitarra en la banqueta … ¡ Facundo Cabral! Me paré y le pregunté que hacía, “esperando un taxi”,  por lo que le invité a subir al auto.

Así disfruté el privilegio de su charla, que encontró rumbo y estímulo cuando le conté que acababa de estar fotografiando en Ushuia, Tierra de Fuego; “Esa fue la ciudad de mi infancia”, me dijo.

Me sentí afortunado de haber conocido a un hombre bueno, un gran artista que murió victima de la irracional violencia de nuestros países.

Con mi gran amigo Santiago Funes visité el cementerio de Montparnase en París, ahí encontramos un sepulcro en el que reposaba una guitarra que me hizo evocar a Cabral.

MILAGROS DE LA LUNA

Monument Valley, Arizona  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Viajaba por territorios de los pueblos aborígenes norteamericanos en Arizona con un grupo de periodistas y fotógrafos de Canadá, EEUU, Inglaterra y Alemania. Con el confort de un moderno hotel disfrutábamos de una cena al aire libre en el desierto,  cuando sorpresivamente llegó una joven bajita y muy bella que se sentó con nosotros. Como ví que todos se sorprendieron mucho les pregunté quien era  y me dijeron “es Shania Twain, la estrella del country”.

Shania nos contó que se sentía muy ligada a los indígenas norteamericanos pues su padrastro era un aborigen canadiense. Yo pregunté si iba a cantar y todos dijeron “como crees”, pero ella me dijo ¿cuál quieres que cante? al no tener la menor idea le dije Blue Moon, (pensando anacrónicamente en Doris Day) ¿Blue Moon Over Kentucky? preguntó, .. desde luego, le dije. “Me has tocado el corazón , tu si sabes”, comentó y comenzó a  cantar bellísimamente a capela.

LA MADRE DE AMERICA LATINA

Niña peruana,  Fotografía: Ernesto Ríos Lanz

Recibí en Cuernavaca a un joven de Israel que emocionado me contó había asistido a un concierto donde una mujer cantó maravillosamente y emocionó al público de tal manera que el se preguntó ¿quien es?  De pronto arengó con su potente voz:  ¡ Bolivia, Guatemala, Cuba, México, Argentina, etc.!  “entonces entendí que era la madre de América”, me dijo el joven que se refería a Mercedes Sosa.

El relato me emocionó de tal manera que decidí ir al encuentro de la gran tucumana y hablé al teatro de mi ciudad donde me dijeron se había ido a Querétaro, inmediatamente salí para allá.

Al terminar su concierto salió, evidentemente agotada, a contestar preguntas de los periodistas. Le dije que realizaba un trabajo sobre América Latina y le quería mostrar algo, me invitó a su hotel, donde le pedí pasara a mi habitación (al lado de la suya) donde ya tenía listos proyectores y bocinas. Entró y eché a andar su maravillosa versión de “Canción Con Todos” acompañada con fotos mías de Brasil, Chile, etc. Ella me pidió parar y llamó a todo su equipo. Cuando terminó estaba feliz y acarició las fotografías de indígenas, negros y mestizos que le mostré.  Pidió algo de cenar, pero solo se consiguió un plato de sopa, que compartimos; después pidió su guitarra y… amaneció.

SEÑORA DESCONOCIDA

Silvio Rodriguez    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Me encontré con Silvio Rodríguez en una reunión en el D.F. y le pedí aceptara una invitación a Cuernavaca para platicar con calma. El me dijo “si voy, pero a esa señora no la conozco”.

Charlamos y me habló con entusiasmo de su nueva canción Por Quién Merece Amor. ”Todo mundo creé que se la compuse a una mujer, pero la hice para Nicaragua” y agregó bromeando: “Durante mucho tiempo tuve en mente la canción El Breve Espacio En Que No Está, pero me la ganó el descarado de Pablo”.

Por cierto nunca olvidaré una ocasión que escuché a Pablo Milanes, cantando para los jóvenes de una secundaria en el campo cubano. Los muchachos en total silencio lo escuchaban, hasta que estallaron en aplausos cuando llegó a la parte que dice “No comparte una reunión, más le gusta la canción que comprometa su pensar”, eso me emocionó tanto como cuando escuché en Montevideo a una multitud cantando su himno nacional, porque al llegar a la estrofa que dice “tiranos temblad” elevaban notoriamente sus voces.

DELIRIO

Cesar Portillo de la Luz, La Habana   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Trabajaba en la oficina de mi amiga Nisia Agüero en la Habana cuando llegó Cesar Portillo de la Luz y se sentó en el balcón con su guitarra. Le hice una foto prometiéndole que le regalaría una impresión.

Meses después volví a Cuba y fui al Bar Pico Turquino con Nisia, entramos en la penumbra mientras el gran músico que estaba en el escenario dijo “hace tiempo conocí a un fotógrafo mexicano y me prometió una foto que nunca ví”, para contestar la broma levanté la ampliación y para mi alegría nos dedicó dos de sus canciones: Delirio y Contigo a la Distancia”

HIMNO DE LATINOAMERICA

Tumba de Carlos Gardel, Chacarita, Buenos Aires  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Mi hermano Sergio me pidió tomara una llamada de su amigo Raúl Di Blasio quién bromeando me dijo: “espero sepas más de música que tu hermano, dime si la Habanera Tu tiene letra porque la presentaré en un concierto”. Le pedí una hora y hablé a La Habana donde me resolvieron la duda.

Cuando recibió la letra me dijo ¿cómo te lo puedo agradecer?, regalándome el disco donde grabaste El Día Que Me Quieras, (la inmortal canción con música de Carlos Gardel), respondí.  Espera me dijo, colocó su teléfono en el piano y tocó la melodía que yo considero un himno de América Latina. Agradecí a Di Blasio el detalle y el haberme dado la primera serenata de mi vida.

2012
11.26
In .

LA CULTURA NO ES DESECHABLE

Detalles en el interior de la Alhambra, Granada   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En 1492 Colón viajó a Granada para verse, en sus afueras con Isabel la Católica, la reina preparaba en aquel entonces el ataque a la ciudad y fue cuando triunfa que se dan las condiciones para apoyar el famoso viaje.

Lo anterior no solo es un detalle anecdótico en la medida que el vigor cultural del Islam no terminaría con una batalla, al igual que sucedió un poquito después con expresiones culturales Mesoaméricas.

Para fortuna de la humanidad en la Península las aportaciones islámicas se conservaron en la arquitectura, la lengua, el canto, la literatura, la geografía, el álgebra y una larga relación de etcéteras que se recrearon  bajo el término “mudéjar” y que se embarcaron rumbo a tierras americanas, donde diestras manos y talentos andaluces lo transmitieron a los no menos sensibles indígenas.

ASI EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

Artesonado en la Catedral de Tlaxcala   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Mientras los españoles se esforzaban en acercar a a la pila bautismal a los señores de Tlaxcala y multitudes eran bautizadas por aspersión en las plazas, práctica denunciada por Vasco de Quiroga, los maestros conversos ponían las estrellas mudéjares en los techos y los indígenas empotraban sus deidades en los altares.

Me imagino que en andamios y talleres coincidieron tlacuilos indígenas y alarifes andaluces dando lugar, me atrevo a decir, casi seguramente, a obras conjuntas.

PRIMERAS OBRAS DE MESTIZAJE

Capilla abierta mudéjar, Tlaxcala   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las capillas abiertas, una de las primeras innovaciones arquitectónicas en el continente, combinaban un espacio techado para el altar que daba a amplios espacios abiertos, como lo acostumbraban las ceremonias indígenas.  Tlaxcala conserva esta bellísima capilla donde se mezcla lo mudéjar con lo medieval, para atender una práctica mesoamericana.

EL LUJO DE LAS BOVEDAS

Decorado de bóveda, convento de Atlatlauhcan, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos SLanz

El convento de Atlatlauhcan conserva en sus bóvedas el sello del arte mudéjar que, en este caso, no se limitó a la riqueza de sus trazos, sino quiso enfatizarlos aplicando oro. Es Atlatlauhcan una de las joyas de la Ruta de los Conventos, Patrimonio de la Humanidad, por la singularidad de hechos culturales como este.

Decorados mudéjares, convento de Atlatlauhcan  Fotografías: Adalberto Ríos Lanz

Estrellas mudéjares,convento de Atlatlauhcan  Fotografías: Adalberto Ríos Lanz
MONUMENTO HISTORICO

Arcadas Convento de la Merced, Ciudad de México  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Según el INAH El Convento de la Merced de la ciudad de México es uno de los pocos ejemplos de construcciones coloniales de estilo mudéjar. El espléndido lugar estuvo a punto de ser demolido cuando fue abandonado, después de ser promulgadas las leyes de Reforma, su salvador fue el Dr. Atl quién lo tomó como refugio y nido de amor, proponiéndolo más tarde para sede del Museo de Arte Colonial.

El convento fue cuartel, bodega y pulquería, obviamente elegantísima. Posteriormente se convirtió en la sede de la escuela niños y obreros escultores, que dio origen a La Esmeralda.

MUDÉJARES CONTEMPORANEOS

Kiosco de Santa María la Ribera, Ciudad de México   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El gusto por lo mudéjar o lo morisco no terminó con el virreinato, se continuó y se continúa. Por ejemplo el pabellón de México en las ferias de la Exposición Universal de 1884 y de la Feria de San Luis de Missouri de 1904 se instaló en un kiosco morisco de hierro diseñado por el ingeniero mexicano José Ramón Ibarrola.

Después de sus giras internacionales el kiosco se instaló en el lugar que hoy ocupa el Hemiciclo a Juárez, cuando este se construyó los vecinos de la colonia Santa María pidieron se les asignará y desde entonces se convirtió en su símbolo.

LO MUDEJAR EN EL SURESTE

Entrada a mansión meridana, Yucatán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

A finales del siglo XIX y principios del XX comenzaron a llegar libaneses a Yucatán, personas trabajadoras que se fueron convirtiendo en empresarios que manifestaron sus triunfos y raíces en hermosas mansiones que fueron del gusto de los yucatecos, que levantaron mansiones, por ejemplo en el Paseo Montejo, mezclando lo francés, en boga, con lo morisco.

CASA DEL MINARETE

Mansión en el Paseo Montejo, Mérida, Yucatán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

TEATRO EN TORREÓN

Teatro Isauro Martinez, Torreón, Coahuila    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El empresario Isauro Martinez inauguró en 1930 su teatro mezcla de varios estilos, incluyendo lo morisco. La decoración la encargó al pintor español Salvador Tarazona que también incursionó y dejó obras en Cuernavaca.

El teatro estuvo en peligro de desaparecer pero fue rescatado por un comite que lo revitalizó.

MINARETE EN LA LINEA

Minarete, Tijuana, B.C.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Minarete es un icono de Tijuana, se trata de una construcción estilo mudejar que se levantó en el sitio ocupado anteriormente por el Casino Agua Caliente, hoy convertido en centro escolar. Cuando las cosas cambien tal vez sirva como punto de observación para evitar el cruce de ilegales norteamericanos por la frontera de México.

 

 

 

 

 

 

 

2012
11.20
In .

CATEDRAL DEL AZUCAR

Hacienda de Coahuixtla, Morelos    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En las goteras de Cuautla se localiza una colosal construcción que pareciera fortaleza medieval con edificios hasta de 6 pisos, es Coahuixtla, hacienda morelense que en el siglo XVI comenzó a producir azúcar, uno de los pilares de la economía novohispana.

Producía mieles y aguardiente y en 1874 se incorporó a la revolución industrial, a la era del vapor, con la maquinaria mas moderna de la época, llegando a producir hasta 3 mil toneladas de azúcar al año, contribuyendo así que Morelos fuera considerado el estado industrial más importante de México y el tercer productor de azúcar en el mundo.

La infraestructura de Coahuixtla incluyó 22,627 hectáreas y 5 kms de vías férreas que la conectaban al Ferrocarril Interoceánico. Infortunadamente sus logros productivos contrastaban con las injustas condiciones de trabajo, el propio Emiliano Zapata trabajó en esta hacienda.

La revolución vio en las haciendas el símbolo de la opresión y  las destruyó. Faltó una conducción de vanguardia revolucionara que encabezara la supresión del injusto sistema social, preservando las capacidades productivas. Se crearon 12 ejidos con sus tierras y nunca más Morelos recuperó su liderazgo productivo.  Cuando visito sus ruinas evoco a las manos morenas, negras y blancas que trabajaron durante siglos edificando este país y reafirmo mi convicción que un acto mínimo de lealtad es impedir su destrucción total.

Muros de la hacienda Coahuixtla, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

LA ULTIMA HACIENDA DE MORELOS

Hacienda de Chinameca, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Chinameca fue la última hacienda edificada en el estado de Morelos, en su construcción participó Zapata como transportista de materiales. Fue el lugar donde fue asesinado y hasta 2011 permaneció en el abandono. Hoy es sede del Museo del Agrarismo, recobrando su dignidad.

Cuando la veo revitalizada celebro que este bien cultural haya sido recuperado, hecho conveniente desde todos los puntos de vista. No me imagino que en el Ministerio de Cultura de Francia se haya discutido alguna vez ¿que hacemos con los castillos de la Loira?  ¿Dejamos que se caiga uno este año o todos a la vez?

Después de haber padecido absurdos desfiles y  “estelas de luz” ¿no hubiera sido mejor que el dinero del bicentenario se empleara en revitalizar, por ejemplo el Santuario de Atotonilco, Guanajuato donde Hidalgo tomó el estandarte de la Guadalupana y la Hacienda de Coahuixtla?

MANANTIAL PULQUERO

Hacienda de Ixtafiayuca, Tlaxcala  Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

Recuerdo de niño haber visto por la ciudad de México camiones cargados con barriles de pulque, dejando la estela de su peculiar aroma. Hidalgo y Tlaxcala surtían a pulquerías como “La Hija de la Tempestad” o “La Victoria de los Aztecas sobre los Romanos” con el producto de agaves hidalguenses y tlaxcaltecas.

La Hacienda de Ixtafiayuca con sus 3500 hectáreas de magueyes enviaba por ferrocarril 62,500 litros diarios de la bebida que muchos decían que “estaba a un grado de la carne”.  En 1950 la hacienda fue expropiada y sus tierras reducidas a 25 hectáreas. Hoy recibe en sus habitaciones a turistas que gustan de conocer estos sitios históricos y ver algo sobre la vida agropecuaria, incluida la producción del famosos neutle.

BODEGUITA DE HACIENDA YUCATECA

Hacienda de Yaxcopoil, Yucatán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Yucatán vivió a finales del siglo XIX y principios del XX el auge de la producción henequenera, al surtir de cordeles a la novedosa maquinaria agrícola , fruto de la revolución industrial, que recogía cosechas que debían ser amarradas. Para visualizar algo de su esplendor basta ver una de sus bodegas, logrado ejemplo de construcción neoclásica, que más bien pareciera templo, biblioteca o sede de institución académica.

Yaxcopoil fue un emporio ganadero y henequenero que vio reducir sus 11 mil hectáreas a un 3% de las mismas. Hoy es un parador con un pequeño museo y sobre todo la magnificencia de una arquitectura industrial, que aún vejada, grita su antigua gloria.

RECUPERANDO LA GRANDEZA

Terraza de la Hacienda Temozón, Yucatán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el siglo XVII un pariente del conquistador Francisco Montejo fundó el enclave ganadero de Temozón. Cuando llegó la época del henequen el sitio se reconvirtió y cuando este terminó se transformó en un espléndido hotel donde hasta Clinton ha llegado (sin la Mónica).

Yucatán es un ejemplo de la puesta en valor de las haciendas, hoy convertidas en hoteles, restaurantes y otras actividades productivas.

JOYA DE PLATA

Mina de Guadalupe, Guanajuato   Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

El barón Alexander von Humboldt describió las técnicas y profundidad alcanzada por la mina de Guadalupe que fue explotada en paralelo a La Valenciana por el Marques de Rayas. Sus peculiares contrafuertes que semejan colosales trompas fueron la causa que la población la conozca como Mina del Elefante.

Sus mineros participaron en la guerra de independencia y en movimientos obreros del siglo XX. Hoy es un club de golf.

ECOS DE LAS HACIENDAS

Mansion Carvajal, Campeche  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Cuando se visita la Peninsula de Yucatán es ocasión para palpar la riqueza generada por las haciendas, lo mismo en el Paseo Montejo de Mérida que en Campeche donde se conserva la Mansión Carvajal con su arquería de inspiración mudejar, tan socorrida en las haciendas peninsulares.

La mansión fue construida en el siglo XVIII por Rafael Carvajal Iturralde dueño de la hacienda Huayamon, la más grande de la península.

ANTES DEL FORBES

Hacienda de San Miguel Regla, Hidalgo  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La Hacienda de San Miguel Regla hoy es un atractivo hotel, antes fue un sitio para procesar minerales aprovechando la fuerza hidráulica de sus ríos y la abundancia de madera de sus bosques. Las haciendas fueron centros de innovación tecnológica y nidos de inmensas fortunas, en este caso de Pedro Romero de Terreros, el hombre más rico del mundo en su tiempo, antes del Forbes, al igual que lo fue el hacendado Iñigo Noriega a principios del siglo pasado.

FINCAS DEL SOCONUSCO

Finca Santo Domingo, Soconusco, Chiapas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Con el auge cafetalero Chiapas vio llegar migrantes alemanes que se dedicaron a la producción del demandado grano, creando fincas de evidente sello alemán, tanto por el estilo de las construcciones, como sus propios nombres, por ejemplo: Finca Hamburgo, Germania, Prusia, Hannover o Bismarck.

Hoy quedan algunas de esas construcciones en el precioso Soconusco donde proliferan las personas de indudables rasgos germánicos.

TRABAJANDO EN EL DESIERTO

Hacienda del Muerto, Mina, Nuevo León  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el desierto neoleonés he visitado la Hacienda del Muerto, donde el trabajo tenaz logró producir maíz, frijol, calabaza y !caña de azucar!

El uso del adobe y el manejo del agua en aljibes, con técnicas semejantes a las árabes, permitió la sobrevivencia en las duras condiciones del desierto.

Esperemos la revitalización llegué antes que la erosión terminé, aún cuando bellamente, con el edificio o el vandalismo masacre esta y otras herencias patrimoniales. Recordemos que una de las acepciones de hacienda está ligada precisamente a los bienes patrimoniales, a las herencias.

 

 

 

 

2012
11.13
In .

COLORES DE LAS MIL Y UNA NOCHES

Bazar de Estambul  Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

Los bazares de los países musulmanes tienen múltiples encantos, desde el lúdico ejercicio del regateo, la habilidad como negociantes de los mercaderes y los colores de la infinita variedad de su oferta, como este muestrario de frutos secos y nueces en Turqiía.

CODICE CROMATICO

Tejedora guatemalteca, Atitlán, Guatemala  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las mujeres mayas de Chiapas y Guatemala son virtuosas artífices de textiles que identifican los parajes a los que pertenecen. Su maestría con el ancestral telar de cintura produce huipiles, manteles y otras obras que les representan un complemento a su economía, como a la maestra que vi asomarse desde su ventana de colores cerca del lago Atitlán.

¿INSTRUMENTOS PRIMITIVOS?

Boomerangs en el mercado Reina Victoria, Melbourne, Australia   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El mercado Reina Victoria es el más importante de Melbourne, visitarlo es un encuentro con inusuales productos, como el salami de canguro y obras de los aborígenes australianos, grupo que fue considerado por leyes racistas hasta el siglo pasado  como “especie de la fauna”  y “pueblo muy primitivo”, sin embargo no haberse quedado en lanzar piedras con hondas, como otras culturas, sino diseñado un instrumento que va y regresa al lanzador, ciertamente es una demostración de inteligencia.

En el mercado también hay obras pictóricas de los aborígenes y ropa con sus diseños de hermosas formas y colores.

QUE LINDO ES MICHOACAN

Rebozos purépechas, Uruapan, Michoacán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los diferentes grupos culturales de México se distinguen por sus sombreros, esto mientras las cachuchas no acaben por convertir a toda la población rural masculina en un mazacote anodino. Las mujeres, más persistentes defensoras de sus identidades, se siguen distinguiendo por rebozos que caracterizan cada región del país. Dentro de estos están los hermosos mantos azules de la región lacustre y la Meseta Purépecha que, ofrecidos en sus mercados son un derroche de belleza.

Piñas de Patamban, Michoacan   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Una de las ferias artesanales más importantes de México es la del Domingo de Ramos en la Plaza de Armas y la Huatápera de Uruapan, ocasión para regocijarse con el derroche de talento de un pueblo de creadores excepcionales. Se puede caminar por horas viendo obras como las piñas de Patamban, tejidos de fibras naturales, muebles, maque, etc., etc.

DONDE COMIENZA EL NORTE

Botas vaqueras, Zacatecas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Zacatecas es frontera con el extenso norte, sus mercados ofrecen artículos propios de una región de trabajo esforzado y noble, con peculiaridades como las botas vaqueras hechas con tal colorido y recurrencia al exotismo que resulta difícil creer que desde el primer metro serán sometidas a un rudo trato.

AUNQUE ME ESPINE LA MANO

Tunas, Valparaiso, Zacatecas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Caminar al lugar de nacimiento del maestro Manuel Felguérez, estimulado por su virtuosa palabra, me significó el encuentro con un paisaje donde las reses bravas encontraron un sitio propicio para vivir y donde las tunas crecen generosamente. El maestro Rafael Coronel me había advertido: ” Ahí aparece el fruto del desierto, aunque estés en la soledad absoluta, si tienes la imaginación la saboreas a la distancia, esa fruta que nace milagrosamente resulta también un milagro en el sabor; las tienes blancas, cardonas, amarillas .. ! Son manjares!”

HORTALIZAS AUSTRIACAS

Hortalizas, Salzburgo, Austria    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En una plaza de Salzburgo me encontré un mercado que, como todo lo ajeno, puede dar motivos de admiración. Vi unas hortalizas bicolores que para mi resultaron desconocidas, haber preguntado su nombre me hubiera significado un término en alemán motivo de doble búsqueda. ¿Alguien las reconoce?

HORTALIZAS ORNAMENTALES

Coliflores, Quebec, Canada  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En un mercado de Quebec me encontré este conjunto de coliflores que fueron demasiado para mi daltonismo, supongo que las pintaron y francamente no se si en México se acostumbre hacerlo. ¿Alguien me puede orientar?

LA EXPANSION DE ORIENTE

Mercado chino, Vancouver, Canada   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Vancouver es una ciudad pluricultural con una notable presencia asiática. En su barrio chino el mercado ofrece un panorama de productos conocidos y otros que resultan un misterio digno de aclararse en la mesa.

OBSEQUIO DE TEMPORADA

Flores secas, Yecapixtla, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Pronto llegará el estiaje, época durante la cuál algunas flores se deshidratan adquiriendo nueva belleza y prolongada presencia. Cada año me gusta adquirir esta flores sencillas, cuyo colorido me atrae y me gusta fotografiar, como lo hice en esta ocasión en el mercado de Yecapixtla.

 

 

 

 

2012
11.05
In .

RECREANDO LA TRADICION

Calaveras de Quintana Roo, Xcaret   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La celebración del día de muertos se asocia invariablemente con Janitizio y Mixquic, pero en todas las regiones del país y en cada pueblo existen particularidades que integran la gran unidad de la diversidad mexicana. Yo no había tenido oportunidad de estar en día de muertos en Quintana Roo, donde Xcaret se significa como un potente complejo de ecoturismo y turismo cultural que impulsa vigorosamente expresiones culturales de todo el país y actúa como un nucleo promotor de una sociedad que reconoce sus raíces mayas, recreándolas con elementos presentes y de futuro. Me llamaron la atención las calaveras hechas a partir de los cocos de la región, con veladoras y flores de cempoalxochitl, como en todo el país, pero con el fondo de la palma de guano,  Sabal yapa, especie de múltiples usos en la cultura maya, lo mismo para techar sus casas, que para preparar el pibipollo.

TAMAL DE MUERTOS

Colocando los pibipollos, Xcaret, Quintana Roo   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El pibipollo es un tamal ritual para agasajar a los difuntos y a los que sobreviven, se acostumbra en Campeche y toda la península. Se prepara con masa de maíz mezclada con axiote, pollo, cerdo, epazote, manteca, cebollin, chile habanero y se envuelve en hoja de platano para después cocinarlo bajo la tierra con el calor de piedras al rojo. Esto se hace en las comunidades pero Xcaret las invita a venir y compartir con miles de visitantes que de esta manera experimentan una inolvidable experiencia de turismo cultural.

MUSICA, DANZA, CANTO Y TEATRO

Musico maya con instrumentos prehispánicos, Xcaret   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las actividades culturales son realizadas con el soporte de investigaciones académicas sólidas, desde la búsqueda en codices, a la tarea conjunta con universidades; así el visitante experimenta escuchar desde música compuesta con instrumentos prehispánicos, por maestros como el purépecha Andrés Campos,  a coreografías de danza contemporanea sobre la muerte, el canto de Lila Downs, grupos de teatro de diferentes partes del país o las jaraneras emblematicas de la Península.

La seriedad y calidad de los espectáculos constituyen sin duda la puesta en práctica de una ejemplar política cultural que da respuesta a la tan buscada “creación de públicos”, preocupación del propio CONACULTA.

Xcaret merece el reconocimiento por su compromiso con expresiones culturales de nuestro país y por la mejor de las respuestas: el éxito. Así el dos de noviembre pasado Xcaret rompió su record de visitantes: 14,900 personas atraídas por eventos culturales, con el marco paradisiaco del Caribe Mexicano

LUGAR DE CREACIÓN

Concierto de jaranas, Xcaret, Q.R.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Cuando la cultura se hace presente, la creación florece. Un ejemplo es el cementerio levantado en Xcaret, obra del arquitecto Miguel Quintana Pali, hombre talentoso que, con su sensibilidad de artista, creó una obra  con 365 sepulcros, 7 niveles y la jerárquica presencia de 4 ceibas. Conjunto de color, epitafios, humor y raigambre sobre las costumbres peninsulares y de otras regiones mexicanas. En el dia de muertos cada tumba complementó su plasticidad con ofrendas propias de Quintana Roo.

Ofrenda maya en sepulcro, Xcaret   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Cruz maya en sepultura, Xcaret   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Tumba con Casa Maya a Escala, Xcaret   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Altar de una comunidad maya   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Un buen espacio de Xcaret, junto a su cuidada zona arqueológica, fue dedicado a altares instalados por miembros de comunidades vecinas, oportunidad para interactuar con ellos y aprender de sus simbolismos, como sus arcos de cempoalxochitl que cobijan a jicaras, chiles habaneros, pibipollos, y figuras de arcilla.

Altar maya, Xcaret   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

HACIENDO SUYO EL LEGADO

Mujer y niña maquilladas, Xcaret   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Muchachas maquilladas, Xcaret, Q.R. Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Lo más importante de la celebración del día de muertos en Xcaret es la conjunción de tradición y actualidad, por ejemplo hay varios puntos donde se ofrecen las facilidades para maquillarse y la gente acude gustosa. Lo bueno es que no recurren a maquillajes truculentos sino, por ejemplo, a la representación de la dualidad mesoamericana de vida y muerte, tema central de la propuesta de Xcaret.

La cultura es un hecho dinámico por excelencia, la tradición no puede reducirse a la nostalgia, requiere revitalizarse con el talento y amor de cada generación, nada más alentador que ver a jóvenes y niños disfrutando con elementos de su cultura. En un entorno donde las malas noticias prevalecen tengo que festejar y cacaraquear las buenas acciones como las de Xcaret, !Felicidades!

 

 

 

 

 

2012
10.29
In .

HORA VICTORIANA

 

Centro Comercial Reina Victoria, Sydney, Australia  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La ciudad de Sydney no se reduce a un espectacular teatro de la opera, tiene además magníficas construcciones victorianas, como el conjunto Reina Victoria levantado para biblioteca, oficinas y conciertos a finales del siglo XIX.

En 1984 el espacio del  fue reconvertido en un centro comercial, con más de 200 tiendas, además de cafés y restaurantes. Hoy su monumental reloj sigue marcando las horas de un país de trabajo y de futuro.

 

LAS HORAS DE MOZART

Reloj del antiguo ayuntamiento de Salzburgo, Austria  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El antiguo ayuntamiento de Salzburgo tiene una torre que sirvió para vigilar y proteger a la ciudad natal de Mozart y que resulta un magnífico remate visual para la concurrida y comercial calle Getreidegasse.

Un reloj cuyo mecanismo es considerado como el más antiguo de Austria, sigue dando las horas a visitantes y habitantes, de la misma manera que marcó las horas de Amadeus, el niño prodigio y genial músico.

LA DIGNA HORA DEL CENTENARIO

El reloj de Pachuca  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El centenario de la Independencia de México fue celebrado de manera más digna e inteligente que el bicentenario. Al menos quedaron obras de calidad que ahora son motivo de orgullo en diferentes partes del país, por ejemplo el reloj de Pachuca levantado con el apoyo de empresas mineras e inaugurado el 15 de septiembre de 1910 a las 11 en punto de la noche.

El mecanismo del reloj se encargó a la empresa inglesa fabricante del Big Ben y su torre ecléctica de 40 metros de cantera de Tezoantla fue obra del arquitecto Tomás Cordero.

PUERTAS DE AMSTERDAM

Una de las torres de la Estación de Ferrocarril de Amsterdam, Holanda  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Miles de viajeros llegan a la capital holandesa a través de la Estación Central de trenes, un edifico neorenacentista que, como muchos proyectos holandeses, partió de ganar terreno al mar construyendo 3 islas artificiales necesarias para su edificación.  Fue la primera estación de trenes construida por arquitectos y no ingenieros, por ello de su esmerada funcionalidad y estética, por ejemplo de sus dos torres que dan la hora a los cuatro puntos cardinales.

La otra puerta de Amsterdam es su concurrido aeropuerto de Schiphol que atiende más de 50 millones de viajeros al año, lo que lo hace el quinto aeropuerto de Europa.

40% de sus usuarios son viajeros internacionales, por ello Schiphol es el tercer aeropuerto del mundo por lo que refiere a trotamundos.

 

Aeropuerto de Schipoll, Amsterdam   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

ART DECO EN NUEVA YORK

Reloj en el Rockefeller Center, Nueva York   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En la decada de los 20 las artes decorativas, como la arquitectura, el diseño gráfico, el diseño interior y aún el industrial, vivieron el gran momento del art decó; la escultura, la pintura y el cine también se nutrieron de sus influencias.

La época de auge del art decó coincide con la edificación de grandes rascacielos en Nueva York, como el conjunto de casi 9 hectáreas del Rockefeller Center, cuya ornamentación patentiza la referida influencia, por ejemplo la del reloj vecino de la fuente de Prometeo, donde cada invierno los patinadores acuden a su pista de hielo.

DE MARCAR LA SALIDA DE TRENES A MUSEO

Reloj en el Museo de Orsay, Paris, Francia   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

París inició el siglo veinte celebrando la gran Exposición Universal, evento que incluyó no solo la construcción de la Torre Eiffel, sino obras como la estación de ferrocarril de Orsay que operó durante 39 años.

En la decada de los 70s la antigua estación estuvo a punto de ser demolida pero, afortunadamente, surgió el proyecto del Museo de Orsay que la revitalizó, como sede especializada en el impresionismo. Hoy su reloj luce como una pieza estelar de tan logrado espacio.

REGALO DE FRANCIA

Reloj obsequiado por Francia a Puebla  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Puebla no se iba a quedar atrás en las fiestas del centenario. Si la ciudad de México marcó la hora de la celebración con un reloj obsequiado por la colonia china, la Ciudad de los Angeles recibió otro reloj, regalo de los franceses residentes en la industriosa Puebla.

RELOJ DE VAPOR

Reloj de vapor Gastown, Vancouver, Canada  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el centro de Vancouver hay una curiosa pieza de relojería creada por el canadiense Raymond Saunderes en 1977, aún cuando pareciera una obra antigua. Utiliza el vapor con el que se calentaban las oficinas del centro de la ciudad. Hoy otras ciudades canadienses del Japón y los Estados Unidos han solicitado piezas similares.

ATRAS DE LAS MANECILLAS

Mecanismo de reloj virreinal en Morelia  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el obispado de Morelia está el mecanismo de un reloj virreinal que invita a reflexionar sobre la complejidad de tales aparatos y la habilidad de quienes los construyeron. En el palacio de Cortés en Cuernavaca se exhibe el mecanismo de un reloj obsequiado por Carlos V a la catedral de la ciudad.

 

 

 

 

2012
10.22
In .

VIENTO Y ARENA

Dunas de Samalayuca, Chihuahua    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

A 50 kms de Ciudad Juarez, Chihuahua están los Medanos de Samalayuca que podrían ser considerados el corazón del desierto de Chihuahua. Como todos los desiertos desmiente aquello de ser “zonas sin vida”; Samalayuca es el habitat de 248 plantas diferentes y 154 especies de la fauna, por lo cuál sus 63 mil hectáreas han sido decretadas como Area Protegida.

El viento da lugar al movimiento de la arena y a sus sugerentes diseños, en ocasiones es tal la fuerza de sus vendavales que impiden la visión a corta distancia. Cuando hice esta foto el viento comenzaba y mi pobre cámara crujía cuando la limpié en el hotel, sin embargo valió la pena llenarnos de arena para registrar la varita que atestiguaba la presencia de la vida

LA REGION MAS ARIDA DEL MUNDO

Desierto de Atacama, Chile   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El desierto de Atacama es considerado la zona más árida del planeta donde pueden transcurrir cuatro años sin lluvia. El lugar es de una belleza sobrecogedora y reúne lo mismo salares con la presencia de flamencos que geisers y desde luego dunas, como las del Valle de la Luna, sitios todos que han sido aprovechados por los chilenos con proyectos de ecoturismo, como las caminatas en el atardecer en la colosal Gran Duna para disfrutar del ocaso.

La Gran Duna, Desierto de Atacama, Chile   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

CAPRICHOSAS DUNAS EN COAHUILA

Dunas de Bilbao, Coahuila   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Coahuila es un estado lleno de sorpresas que van desde las sorprendentes lagunas de Cuatro Ciénegas, en pleno desierto, a las dunas de Bilabao a 65 kms de Torreón. En ellas me tocó apreciar no solo el capricho del viento y de la arena sino también del sol.

Resulta que al llegar el cielo estaba blancuzco, lechoso y por ende de lo más inapropiado para resaltar la belleza de las dunas. Obstinadamente decidí esperar y después de más de una hora, de improviso, aparecieron los rayos del sol por unos instantes que aproveché jubilosa y agradecidamente para fotografiar.

MONUMENT VALLEY

Dunas en el Monument Valley, Arizona   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Monument Valley en Arizona es una gran zona protegida manejada por los Navajo; desde luego tiene como gran atractivo sus colosales formaciones, las pinturas rupestres y la belleza de dunas con el marco de las agudas esculturas creadas por la naturaleza.

Dunas en el Monument Valley, Arizona   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

EN UN SANTUARIO DE BALLENAS

Dunas en Guerrero Negro, Baja California Sur  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Guerrero Negro reúne la maravillosa presencia de ballenas en temporada, con la salina más grande del mundo y blancas dunas donde aves marinas concurren para convertir el lugar en un sitio de observación para quienes practican tan sedante y emocionante afición.

EN EL GOLFO DE MEXICO

Dunas en la laguna de Pajapan, Veracruz    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el sur de Veracruz, en las inmediaciones del volcán de San Martin, en la región nahua donde se localiza la laguna de Pajapan, grandes extensiones de arena movidas constantemente por el viento crean un espacio dominado por las dunas .

 

Dunas en el Pinacate, desierto de Sonora  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Pinacate fue una de las primeras reservas de la biosfera de México (1993) es parte del inmenso desierto de Sonora-Arizona, así que en ambos lados de la frontera se comparten cualidades, sin embargo en Sonora hay peculiaridades, como la red de cráteres volcánicos, inexistentes en el lado americano y que fueron aprovechados por la NASA para probar su vehículo lunar, según atestigua placa en el lugar.

En Puerto Peñasco se puede contactar a las autoridades y guías para visitar la hermosa zona de dunas, la más grande de norteamérica, no es conveniente intentarlo por cuenta propia, pués una vez dentro extraviarse es de lo más común.

El Pinacate es uno de los desiertos del mundo con más rica biodiversidad que comprende 540 especies de plantas vasculares, 40 especies de mamíferos, 200 de aves y 40 de reptiles. Al tomar estas fotos encontré un campamento de científicos rusos que me ayudaron a localizar serpientes de cascabel con cuernitos.

2012
10.08
In .

UNIENDO DOS CIUDADES

Puente de las Cadenas, Budapest, Hungría    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En 1849 se inauguró el puente más famoso del Danubio que unió, e hizo una, a las ciudades de Buda y Pest. Su construcción duró 20 años y libró a los habitantes de la capital húngara de cruzar el río congelado en los inviernos.

El Puente de las Cadenas fue uno de los más largos del mundo en su época. Durante la segunda guerra mundial fue destruido y vuelto a levantar en 1949, como uno de los símbolos de Budapest.

ADIOS A LAS PANGAS

Puente Coatzacoalcos, Veracruz  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Hasta bien entrado el siglo XX viajar al sureste significaba cruzar por múltiples ríos y otros cuerpos de agua con pangas en las que autos, camiones y pasajeros se apretujaban.

Los puentes como el elegante Coatzacoalcos II, sobre el río del mismo nombre, de 1170 mts de largo y cuatro carriles dan continuidad al camino y ahorran largas horas a los viajeros y los 20 mil vehículos que lo cruzan diariamente.

PUENTE AL OTRO MEXICO

Padre e hijo, Costa Michoacana,  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El municipio de Aquila en la costa michoacana es un territorio indígena nahua. Infortunadamente, como sucede con frecuencia, marginado, aislado y ahora víctima de la criminalidad. Al adentrarme por sus montañas vi un puente colgante sobre un río, en el momento en que un nahua cruzaba con su niño. El pequeñito, viva imagen de la bondad y la inocencia, tenía que resistir largas caminatas acompañando a su padre. ¿Quién le puede dar razones a este infante de su situación de desventaja frente a otros niños del país y sobre todo de sus inequitativas expectativas de futuro?

PUENTE SOLO PARA TRANSEUNTES

Puente Peatonal, Villa Hermosa, Tabasco   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Hay puentes levantados con el noble fin de permitir el paso solo de peatones, como el famoso Puente de Carlos en Praga. Villahermosa no se iba a quedar atrás y en 1993 levantó el Puente Solidaridad que cruza 70 mts del río Grijalva en el propio corazón de la ciudad. Parece ser que tan moderna construcción infortunadamente ha caído en el abandono.

 

DOBLE FORTUNA

Catedral de Notre Dame, Paris, Francia   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Caminaba por la orilla del Sena en una tarde en que se alternaba la lluvia con los rayos del sol, situación ideal para la aparición de arcoíris. De improviso justo atrás del puente Saint-Michel, la catedral de Nuestra Señora de París,  en un generoso derroche, se coronó no con uno sino con dos arcos multicolores (sin photoshop).

PUENTES DE DOS TIEMPOS

Puentes sobre el río Guadiana, Mérida, España   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La ciudad de Mérida en Extremadura reúne un patrimonio monumental herencia de la presencia árabe, romana y visigoda. Una muestra de ello es el magnífico puente romano de 62 arcos y 755 mts de longitud.

Mérida es sede del más importante museo romano de España que reúne, en una moderna edificación, tesoros extraordinarios de dos momentos de la historia española, al igual que sucede en el río Guadiana donde los arcos, obra de romanos, comparten con el estilizado perfil del puente Lusitania de Santiago Calatrava.

UN PUENTE CON ANTECEDENTES

Puente Richmond, Tasmania, Australia   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El puente de Richmond en Tasmania es conocido como la ultima constancia del trabajo de convictos, muy ligado a la historia de Australia, poblada con hombres llegados encadenados y que, con el paso del tiempo crearon una gran nación, lo que habla de la capacidad de regeneración del trabajo y la potencialidad de los seres humanos.

Los arcos del puente son de piedra arenisca y se terminó en 1825. Anualmente lo visitan 2oo mil personas  y está inscrito en la lista del Patrimonio Nacional de Australia.

CIUDAD DE PUENTES, CANALES Y BICIS

Puentes y canales en Amsterdam, Holanda  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Hace 750 años Amsterdam comenzó a construir sus canales y puentes que actualmente suman cerca de 1300. Navegar por sus aguas, cambiadas cada 72 horas gracias a su sistema de esclusas, es oportunidad de entrar en contacto con tan hermoso sitio declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en 2010, pletórico de bellas edificaciones, puentecitos, canales y miles de bicicletas.

UN PUENTE CUSTODIADO POR ANGELES

Puente Sant´Angelo, Roma, Italia  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Este puente fue construido por el emperador Adriano como un modesto camino a su mausoleo, hoy llamado Castillo de Sant´Angelo. Como muchas obras romanas fue asimilado por el cristianismo y así se convirtió en via fundamental para los peregrinos que llegaban a la Basílica de San Pedro. En el siglo XVI fue utilizado para exponer los cuerpos de ejecutados.

Cruzar por el puente tenía un costo para los peregrinos, el Papa Clemente VII destinó algo de lo recolectado para iniciar un poblamiento escultórico que comenzó con esculturas de San Pedro y San Pablo, hasta continuar con la serie de ángeles que lo resguardan y lo hacen un puente excepcional.

UN GRAN GIGANTE

Puente Golden Gate, San Francisco, EEUU   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El estrecho del Golden Gate se distingue por su neblina constante y por una obra del hombre extraordinaria: un puente de 2.7 kms de longitud, 20 mts de ancho y 227 mts de altura abierto en 1937.

El Golden Gate es un emblema de San Francisco, cruzado diariamente por 120,000 vehículos. Se dice es el puente más fotografiado del mundo y ocupa el primer lugar como sitio de suicidios en el mundo.

 

2012
10.01
In .

LOS HOMBRES DE ROSTRO VERDADERO

Don José Reyes y sus máscaras, Tepetitla, Tlaxcala  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Decían los antiguos mexicanos que los hombres de rostro verdadero eran los que sabían dialogar con su propio corazón. Lo anterior era precisamente lo que entendían como Toltecas, término aplicado selectivamente y con gran respeto a quienes lograban un nivel de perfección en su vida y oficio.

Los herederos de los toltecas son los grandes maestros del arte mexicano como don José Reyes, artífice de máscaras extraordinarias para la celebración del carnaval tlaxcalteca.

CARNAVAL EN TLAXCALA

Carnaval en Tlaxcala   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

He tenido la desgracia de ver algunos de los más “famosos” carnavales comerciales de México algunos verdaderos eventos patéticos, promovidos por firmas alcoholeras, con muchachas con poca ropa y séquitos de personajes de dar pena. Afortunadamente existen carnavales como el de Tlaxcala, con una impresionante participación comunitaria, que sigue preservando su tradición e incorporando las entendibles y necesarias innovaciones que impone el tiempo.

UN MUNDO DE MÁSCARAS

Máscaras en el mercado de Chichicastenango, Guatemala   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El mercado de Chichicastenango en Guatemala se localiza entre dos cabeceras marcadas por sendos templos católicos, sobrepuestos sobre lo que evidentemente fueron pirámides mayas. Tan amplio espacio es un colorido muestrario de los extraordinarios textiles guatemaltecos y otros objetos, como sus máscaras de madera representando personajes de la vida cotidiana.

REAFIRMANDO LA PERTENENCIA

Máscaras de luchadores en la Olvera Street, Los Angeles, California   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La calle Olvera, la placita y la iglesia de nuestra Señora de los Angeles, marcan el sitio de nacimiento de la ciudad mexicana de los Angeles, hoy una de las más importantes de los Estados Unidos.

La comida, el mural de la Virgen de Guadalupe y el permanente eco de los hispanoparlantes reafirma el origen del lugar y lo vivo de sus raíces. Entre la cantidad de productos mexicanos a la venta no podían faltar las máscaras de luchadores, modernos gladiadores míticos en busca de una justicia también mítica.

PARA AHUYENTAR EL INVIERNO

Máscaras en Sopron, Hungría   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El invierno húngaro es realmente severo, por ello la llegada de la primavera requiere de la alianza de los busó, personajes que ahuyentan el frio invierno cubiertos con pieles de ovejas y máscaras con su cornamenta.

La ciudad de Mohacs celebra su carnaval con desfiles de busós que, además de espantar el frio, están asociados con la fertilidad. Un grupo de busós cruza en bote el Danubio simbolizando el cambio de estaciones.

Estas máscaras de busós las encontré en la ciudad de Sopron, la cuna del gran compositor Franz Liszt.

LOS PARACHICOS

Parachicos, Chiapa de Corzo, Chiapas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Cada inicio de año, entre el 15 y 23 de enero se celebra la Fiesta grande Chiapa de Corzo. Como muchos de los grandes acontecimientos populares no requiere ni “de la creación de públicos”, ni de grandes esfuerzos para la participación multitudinaria de protagonistas, se calcula que el 50% de la población actúa como Parachico, personaje ataviado con un sarape de Saltillo, mascadas y un hermoso tocado.

Los Parachicos van a los diferentes templos a venerar a los santos, danzando acompañados por la melodiosa combinación de flautas de carrizo y tambores. En 2010 la UNESCO inscribió a los Parachicos, con orígenes en el siglo XVII, en la lista de Patrimonio Mundial.

UNA TRADICIÓN EXPANSIVA

Chinelos en Tlayacapan, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Brinco del Chinelo es una danza morelense, nacida en Tlayacapan, que se acompaña de bandas de viento que ejecutan una melodía sencilla y repetitiva que, al igual que la sardana de los catalanes tiene la propiedad de convocar a multitudes que se unen en un hecho comunitario, lo que la hace especialmente poderosa y razón por la cuál, en el caso catalán, fue prohibida por Francisco Franco.

En nuestro caso lo singular es que lo que comenzó en un pequeño pueblo terminó por danzarse en todo el estado de Morelos y hoy aparece en las celebraciones de  Guerrero, Puebla, D.F., estado de México y aún en Nueva York, el día de la hispanidad.

MÁSCARA DE LOS ABORÍGENES CANADIENSES

Máscara Iroquesa, Columbia Británica, Canada  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Entrar en contacto con los indígenas tanto de los EEUU como Canadá es una experiencia singular, al constatar la cantidad de elementos culturales que nos unen y sus hermosas expresiones artísticas.

Cerca de la ciudad de Vancouver tuve la oportunidad de conocer iroqueses que tallan la madera con gran maestría, no solo sus monumentales totems, sino máscaras como la que les comparto.

INICIACION

Familia de Tetela del Volcán, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En las faldas del Popocatepetl, en Tetela del Volcan, Morelos, se conserva cada día con mayor vigencia, la figura de los Sayones, personajes que participan en las ceremonias de Semana Santa.

Sorprende ver a cientos de jóvenes reafirmando sus costumbres, desde la hechura de sus trajes, máscaras y un tocado de papel de china que ha ido creciendo con los años y que al recorrer el atrio de la iglesia es blanco del lanzamiento de cerillos prendidos, que hacen desaparecer, en instantes, lo que llevo tanto tiempo elaborar.

La juventud participa con entusiasmo y los propios bebés son incorporados a la celebración.

Sayón, Tetela del Volcán, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 LA DIABLADA

La Diablada, Oruro, Bolivia  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Uno de los carnavales más impresionantes que  haya visto es el de Oruro en Bolivia. Participan infinidad de grupos como la Morenada o los Caporales, pero destaca la Diablada con sus enormes máscaras de figuras mitológicas, como dragones.

La Diablada ha influenciado a múltiples celebraciones del continente, pues con frecuencia viajan para presentarse junto con sus poderosas bandas de viento que verdaderamente llevan aires andinoss.

 

2012
09.24
In .

PRIMERA HUELLAS DE UN INTERMINABLE CAMINO

Tortugas golfinas recién nacidas rumbo al mar, Aquila, Costa Michoacana   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

De las 11 especies de tortugas que hay en el mundo, 10 llegan a playas mexicanas y 9 desovan en ellas. En la costa michoacana se da el maravilloso fenómeno del desove y el nacimiento de miles de tortuguitas que al dirigirse por primera vez al mar dejan preciosas huella, dándose el prodigio que volverán, cuando adultas, exactamente al mismo lugar para perpetuar su especie.

Tan alentador como lo anterior son las medidas protectoras tomadas por México y en especial por las comunidades indígenas nahuas, como la de Ixtapilla, que se han convertido en guardianes de los huevos depositados, haciéndose cargo las mujeres y niños por el día y los hombres por la noche.

ESTAMPIDA DE HACE 6 MIL AÑOS

Huellas humanas y animales en Acahualinca, Nicaragua  Fotgrafía: Adalberto Ríos Szalay

Hace seis mil años un grupo de unas 15 personas hacían su vida a orillas del lago Managua, cuando la telúrica naturaleza centroamericana se manifestó en una gran explosión de uno de tantos de sus volcanes. Las personas huyeron dejando sus huellas impresas en la arena, acompañados por animales que también escapaban.

Las cenizas cubrieron el terreno y así las huellas se conservaron hasta 1874 cuando fueron descubiertas. Se trata de uno de los testimonios más antiguos de la presencia humana en Nicaragua y transmiten una especial sensación de cercanía y solidaridad con seres que nos precedieron.

LAS HUELLAS DE UN PEQUEÑO GIGANTE

Un pinacate avanza en las dunas del desierto Sonora-Arizona  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El desierto de Sonora cuenta con una notable extensión de dunas, al recorrerlas se descubre que en las bellas ondulaciones de arena aparecen preciosas pinceladas dejadas por aves, serpientes e insectos, como el pinacate que, al recorrer sus dominios deja huellas de admirable diseño y desmienten aquello de que “en el desierto no hay vida”.

Este peculiar animalito da nombre a la reserva de la biosfera mexicana creada para proteger al desierto.

HUELLA PREHISTÓRICA

Huella dejada por la piel de un dinosaurio, Rincón Colorado, Coahuila  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

A 35 kms. de Saltillo se localiza Rincón Colorado, también conocido como Valle de los Dinosaurios, un lugar fuera de lo común famoso por su abundancia de fósiles, de donde se extrajo el esqueleto de Isauria, primer dinosaurio colectado y reconstruido en México.

En el lugar hay un interesante museo y una reserva paleonteológica donde aparecen más y más fósiles, incluyendo de tiranosaurio rex y una roca donde se supone dejó su huella uno de estas enormes especies.

HUELLAS DE UNA TRAICIÓN

Huellas de balas en la entrada de la Hacienda de Chinameca, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El dintel de la entrada a la hacienda de Chinameca en Morelos conserva las huellas de la cobarde andanada dirigida a un solo hombre: Emiliano Zapata.

Chinameca fue la última hacienda construida en el estado de Morelos e ironicamente en su edificación participó el propio Zapata llevando materiales. Hoy ha sido restaurada, forma parte de la Ruta Zapata y da albergue al Museo del Agrarismo.

EMERITA PISADA

Huella de una sandalia romana, Mérida, Extremadura   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Mérida en Extremadura es una ciudad española saturada de historia, desde el puente romano de arcos que atraviesa el río Guadiana, ahora acompañado a la distancia por una moderna construcción similar, su acueducto, un enorme circo, un grandioso teatro romano sede de un festival anual, vestigios de templos y mansiones que hablan de la importancia de esta gran ciudad que ahora alberga el más importante museo de cultura romana en España.

Además de las construcciones colosales son los detalles los que transmiten emociones especiales, como esta huella de sandalia en una de las calzadas por donde pasaron cónsules, actores y gladiadores de la ciudad llamada Augusta Emérita por los romanos, al ser destinada para el retiro de sus más distinguidos guerreros.

CONTABILIDAD PARA LA LIBERTAD

Muro en antigua celda en Pátzcuaro, Michoacán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Pátzcuaro fue la capital de Michoacán decidida por Vasco de Quiroga para intentar un admirable modelo utópico. Ahí fundo el Colegio de San Nicolás, antecedente de la Universidad Michoacana, cuyo edificio vale la pena visitar.

En el Colegio aún se distingue un basamento prehispánico y los muros de lo que fuera una carcel, donde los presidiarios contaban, con puntos y cruces, los días de la condena purgada y la proximidad o lejanía de la ansiada libertad.

HUELLA O CICATRIZ ECOCIDA

Montaña arrasada en la selva Lacandona  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

México al igual que un buen número de países tropicales pierde anualmente enormes extensiones de selva alta siempre verde. Las cifras adquieren su real dimensión de tragedia cuando se tiene la desgraciada experiencia de verlo directamente.

A pesar de la vigorosa presencia de las selvas tropicales se trata sistemas frágiles. Destruirlas para introducir ganado u otros cultivos es la peor de las decisiones, porque se esta cambiando la potencialidad de ecosistemas, cuya riqueza muchas veces ni siquiera hemos conocido, por ilusorias posibilidades que rapidamente demuestran su fracaso y el impacto sobre la totalidad del globo.

 

 

 

 

 

2012
09.10
In .

Durante las últimas dos semanas los efectos de una cirugía mayor me impidieron escribir en este blog. Realmente no podía redactar Lunes de Enfoque por encontrarme absolutamente desenfocado. Lo retomo ahora y espero que la fuerza no me abandone.  Saludos a todos

Adalberto

—————————————————————

GIGANTE HIBERNANDO

Cascada de Montmorency, Quebec, Canada   Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

En el norte de nuestro continente no solo hibernan los osos sino también las cascadas. Cuando se visita Quebec uno de los atractivos es conocer el salto de Montmorency.  A mi me ha tocado verla en verano, cuando uno de los atractivos es cruzar el puente que la atraviesa para tener un panorama desde lo alto.

A mis hijos Adalberto y Ernesto les invitaron en invierno para conocerla inmóvil, estado que guarda hasta la llegada de la primavera.

LAGRIMEO VITAL

Goteo del deshielo, desfiladero de los Beyos, Principado de Asturias, España   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Cruzábamos por el desfiladero de los Beyos, en Asturias en una carretera flanqueada por colosales paredes de rocas de los Picos de Europa y en paralelo a un río de deshielo.

A mi me parecieron una belleza las estalactitas de hielo pendientes de las rocas y aún de la vegetación, fuente de las corrientes que corren hacia el mar. Desde luego a los acompañantes europeos les pareció que fotografiarlas era una ocurrencia de sus parientes y amigos tropicales.

UN MANANTIAL QUE LE ENCANTA TRANSFORMARSE EN CASCADAS 

Manantial de la Rodilla del Diablo, Uruapan, Michoacán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Nunca olvidaré que la maestra Rivera, profesora de geografía en primero de secundaria nos dijo que la lengua purépecha, propia de Michoacán, se había formado con sonidos provenientes del canto de los pájaros, del viento, de la lluvia, por eso al visitar el nacimiento del río Cupatitzio (río que canta) encontré la concordancia. El agua aflora y de inmediato, a los pocos metros, crea el primer diminuto salto, más adelante da lugar a la espectacularidad de las cascadas de La Tzararacua (cedazo)

LA TZARARACUA

La Tzararacua, Michoacán   Fotografía: Ernesto Ríos Lanz

AGUA BENDITA

Saut d´Eau, Mirebalais, Haiti   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Haití es un país mártir donde el ecocidio ha llevado a la pérdida de antiguos bosques, especies y a la tristeza de un mar empobrecido (además de generaciones de nefastos politiqueros). Ante un futuro incierto los haitianos realizan actos rituales en su hermosa cascada, algo de lo poco queda de una isla antes paradisiaca.

 MISHOL HA

Tras la cortina de agua de Mishol Ha, Chiapas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Al igual que Saut d´Eau, Mishol Ha significa caída o salto de agua, solo que este vocablo es en maya y se refiere a un sitio precioso en la selva, a 20 minutos de la zona arqueológica de Palenque, que se ha convertido en un núcleo de ecoturismo manejado por habitantes del lugar.

Esta cascada fue escenario de uno de los bodrios de Schwarzenegger, película  que, en un acto de involuntaria honradez, fue bautizada como “Depredador”.

LA MADRE DE TODAS LAS CASCADAS

Salto de Kerepakupai-merú, Parque Nacional Canaima, Venezuela  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Venezuela tiene en la Gran Sabana una serie de maravillas naturales extraordinarias, al igual que la presencia de culturas como la de los Pemones, con quién tuve el privilegio de permanecer dos días.

El territorio incluye singulares elevaciones coronadas con inmensas mesas a las que llaman tepuyes, donde el agua corre y vuela al vacío desde alturas increíbles.

El más grande de los saltos del mundo les pertenece y tiene una altura de casi 980 metros,  su nombre de Kerapakupai-merú, pero resulta que, como pasó en Machu Pichu, el sitio no fue reconocido hasta que un blanco lo vio y se autonombró “descubridor”, o sea que las innumerables generaciones de indígenas que los conocieron no contaron en lo más mínimo y ahora resulta que se le conoce como “Salto Ángel” dado que el gringo que lo sobrevoló guiado por indígenas se llamaba:  Jimmy Angel

CANAIMA

Laguna Canaima y una de sus cascadas, Venezuela  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Vecino del llamado Salto Angel se encuentra la maravillosa laguna Canaima con 4 cascadas y tepuyes que le sirven de fondo. Afortunadamente todo con su nombre original.

Es uno de los escenarios naturales más bellos y del mundo y fue aprovechado por el Indio Fernández para filmar su laureada película “Canaima”

IGUAZÚ

Cataratas de Iguazú, Argentina y Brasil  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Todo uso del superlativo se queda corto ante la magnificencia de Iguazú: 275 saltos de agua con alturas cercanas a los 100 mts. Con un caudal de 1700 metros cúbicos por segundo, cinco veces mas grande que las cataratas del Niagara, con tonalidades que varían, conforme a la época del año.

Iguazú, parte de la cuenca del rio Paraná, corresponde a la zona de selva alta siempre verde limítrofe entre Argentina, Paraguay y Brasil.

Las cataratas se pueden visitar en bote, en helicóptero y a través de senderos, incluido uno de madera sobre las aguas.

¿QUÉ DIRÍA MARYLIN?

Cataratas del Niagara, Canada, Estados Unidos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Recuerdo haber visto de niño la película “Cataratas de Pasíon” con Marylin Monroe, y el cartel donde ella recostada daba lugar a las cataratas del Niagara, desde luego más sinuosas.

Llegué a lugar donde ella se hospedó y la vista de las cataratas me pareció soberbia. Desgraciadamente por la noche las “iluminan” lo cuál me parece una falta de respeto, pues me pareció que usan colores y texturas como de algodón azucarado del  zoológico de Chapultepec. Espero que lo anterior sea consecuencia de mi daltonismo y los demás las vean preciosas.

Desde luego el paseo en bote y caminar atrás de las caídas resulta extraordinario.

2012
08.27
In .

MANOS VIRTUOSAS

Manos de doña María Meza, Tenejapa, Chiapas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Doña María Meza fue una tejedora excepcional, heredó de su madre el arte del hilado y el uso del ancestral telar de cintura para manufacturar los maravillosos trajes masculinos y huipiles que distinguen a las tzeltales chiapanecas que, junto a tzotziles, tojolabales o los hermanos quichés o cackchiqueles de Guatemala lucen majestuosos.

Esta fotografía la amplifiqué y la llevé como obsequio a doña María que, dada su visión integral, preguntó a través de un interprete: ¿y donde está mi cabeza?

México ha tenido la sabiduría de incluir el arte indígena como un renglón a considerar para el Premio Nacional de las Artes. Doña María fue galardonada con tal distinción, como integrante de Sna Jolobil (La Casa de las Tejedoras)

 

MANOS POLICRÓMICAS

Manos de artesano zapoteco con cochinilla, Valles Centrales, Oaxaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los Zapotecos cuidan que los tapetes y jorongos (ponchos) que tejen no solo preserven los diseños ancestrales y sus nuevos motivos, fruto de la recreación, sino que los materiales utilizados sean los correctos, como los tintes naturales, entre los que destaca la grana cochinilla, un pequeño parásito que vive en los nopales (cactus) y que permiten generar una sorprendente gama, como el rojo que tanto gustó en Europa e hizo de la grana uno de los principales productos de exportación del México Novohispano.

SOLO LAS DELICADAS MANOS FEMENINAS

Manos chinantecas polinizando la orquídea de la vainilla, Selva Chinanteca, Oaxaca  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La vainilla, al igual que el chocolate, fue un regalo de las culturas del Golfo de México para el mundo. Gracias a mi amigo chinanteco Elías García pude presenciar una actividad reservada solo para las mujeres.

Resulta que la orquídea de la vainilla requiere ser polinizada en fechas y momentos precisos, lo cuál requiere de una operación diestra, fina y paciente que solo saben hacer bien estas mujeres oaxaqueñas.

MANOS BEATIFICADORAS

Manos de maestra artesana manufacturando una imagen, Pátzcuaro, Michoacán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los antiguos mexicanos acostumbraban llevar imágenes de sus dioses a las batallas, como estas figuras eran generalmente esculpidas en piedra idearon un material más ligero a partir de pasta de cañas de maíz. Eran tan logradas sus obras que provocaron dos reacciones de los conquistadores: la más intolerante que prohibió no solo las imágenes sino la pasta de caña por considerarla “diabólica”. Personajes renacentistas más lúcidos como Vasco de Quiroga consideraron que tal oficio debería ser continuado para fabricar imágenes católicas.

El resultado sigue siendo motivo de admiración y veneración, como sucede con el Cristo de pasta de Caña de Maíz de la Catedral de Morelia.

Los artesanos de Pátzcuaro, Michoacán han retomado el oficio creando maravillas.

MANOS EN PLEGARIA

Manos quichés en plegaria, Atitlán, Guatemala   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Con investigadores de la Universidad de Morelos hice una serie sobre la relación entre biodiversidad y pluralidad cultural. Para ello solicité una cita con la Premio Nobel Rigoberta Menchú quién no solo nos ofreció un lúcida entrevista sino, además, nos invitó a una celebración a orillas del hermoso Lago Atitlán

Dada la elevada espiritualidad de los pueblos mayas, la ceremonia comenzó con una ceremonia donde se mezclaron flores, copal y alabanzas.

HASTA EL DIABLO PIDE PAZ

Mano amistosa de demonio de Tasmania, Australia    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Se tiene la nefasta costumbre de aplicar sobrenombres a diversas especies que lo único que hacen es ejercer como parte de las cadenas alimenticias.  Así oímos hablar de “ballenas asesinas” o animales “diseñados para matar”.

Al visitar la isla de Tasmania, además de conocer múltiples maravillas, no podíamos dejar de pasar por alto que es el hogar del ornitorrinco y de ese simpático personaje que pareciera mezcla entre oso y castor, injustamente bautizado por los europeos como “demonio de Tasmania”, pues les impresionaron sus gruñidos al comer, sinceramente no más intimidatorios que algunas cervecerías del viejo continente.

Tuve la suerte de ver un pequeño letrero en la carretera, cercana a las montañas Cradle, anunciando un centro dedicado al animalito. Mi hijo Ernesto habló con una investigadora que nos invitó a pasar, ver, saludar, acariciar y chocar manos, de acuerdo a la petición del anfitrión.

MANOS SOLIDARIAS

Manos mixtecas en tequio o trabajo colectivo, Mixteca, Oaxaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Una muestra de la refinada civilización indígena es el trabajo colectivo, por el cuál, sin pago alguno y solo por la liga comunitaria, hombres, mujeres y niños participan activa y esforzadamente cuando se requiere, por ejemplo, reparar la escuela, el camino, los canales de agua o el templo.

Estando en la Sierra Mixteca me tocó ser testigo del llamado, como hace mil años, con el ronco sonido de un caracol convocando a la faena necesaria; empezaron a salir de sus casas jóvenes, viejos, infantes o mujeres, cada uno con una pala o pico, para reunirse en el sitio acostumbrado y solo para saber que se requería para comenzar la labor que terminó con un convivio entusiasta.

A PROPÓSITO DE FIESTA

Manos purépechas tomando corundas de maíz, Michoacán  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

No hay fiesta michoacana donde falten las corundas, esa especie de tamal purépecha, que hace suspirar a nuestros paisanos migrantes en el norte. Si todos colaboran en las labores agrícolas, si todos participan en el cocina, nada más lógico que participar colectivamente tambien en la comilona.

CHIAPANECAS

Detalle de mujeres de Chiapa de Corzo, Chiapas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Si hay un lugar en México donde la flora es un lujo, ese es Chiapas, por eso no es de extrañar que si le toca estar en día de fiesta en Chiapa de Corzo vea los vestidos de las mujeres como un catálogo de flores, además de las que lleven en el pelo o los motivos florales de sus xicalpextles o jícaras laqueadas, que a su vez serán llenados con flores.

Ahí las manos ensortijadas son complemento de las celebraciones.

 

 

2012
08.13
In .

VISTO Y ANDADO

Adalberto Ríos Szalay, Dzibichaltun, Yucatán   Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

Algunos de los primeros exploradores europeos de América, después de realizar periplos formidables, llegaron a  redactar valiosos documentos sobre lo “visto y andado”, como El Rudo Ensayo de Sonora del siglo XVIII.

Estimulado por las bondades de mi tierra: Morelos, México y la patria grande latinoamericana, comencé a ver, andar, fotografiar y grabar testimonios desde hace más de 40 años, lo cuál ha sido mi mejor escuela.

He tenido la fortuna que buena parte de mis recorridos y rudos ensayos los he realizado con mis hijos Adalberto y Ernesto, como el caminar por el sacbé (camino blanco en maya) rumbo al Templo de las Muñecas, bautizado así por nuestra amiga y maestra la restauradora Teresita Loera.

CUANDO LAS PIERNAS ESTAN BUENAS

Pareja de tango en San Thelmo, Buenos Aires  Fotografía: Ernesto Ríos Lanz

Cuando se es joven y se tiene la dicha (a veces no palpable) de la plenitud de facultades físicas, todo va sobre ruedas, se suele actuar como si tales dones fuesen eternos y  no hubiese meta imposible de alcanzar.

Tuve el primer derrame de liquido senovial al fotografiar a entusiastas jóvenes de la Secundaria Básica en el Campo Che Guevara, en Cuba, me dirigí a un gran hospital (sin recomendación alguna) y me encontré con médicos doctos y generosos que me advirtieron de la deformación en mis rodillas y la necesidad de operarme “yo no se quién tu eres, pero te operamos sin costo y te quedas en el hospital dos meses”.

Mi rodilla lucía como un melón y les pregunté si no se trataba de un embarazo extrauterino, pero después a solas me dije: “no me voy a quedar inmóvil, me voy a recorrer todo el continente” y lo he hecho desde Alaska hasta la Antártida, sin recursos, pero con la complicidad de locos, como el catalán Juan Carlos Luna y Mamen  y el encuentro de hermanos, como Nacho Velez que en Buenos Aires  me llevaría a conocer el mundo del tango y desde luego en Cuba, donde todavía me encuentro con aquellos jóvenes de la secundaria, hoy aportando como profesionales, por ejemplo, para que La Habana Vieja sea un modelo de turismo cultural de excepción, con vecinos que mueven como pocos sus piernas, bailando con zancos por sus calles.

Comparsa en La Habana Vieja   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

AL ENCUENTRO DE TONANTZIN (NUESTRA MADRECITA)

Procesión en Querétaro, rumbo a la Villa de Guadalupe   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

A los mexicanos les ha gustado caminar y procesionar desde siempre, quizás fueron los inventores del turismo cultural. Viajan cientos de kilómetros para olvidar la monotonía, convivir, ver otros paisajes y participar en el rito.

Por lo anterior los españoles diseñaron grandes atrios, levantando en sus esquinas capillas posas para realizar procesiones con un nuevo santoral sincrético.

A los peregrinos me los encuentro por todos los caminos de México y Centro América, rumbo a santuarios consagrados desde tiempos prehispánicos, como Chalma, La Villa o Esquipulas.

Viajando por el sureste con el gran pintor cubano Tomás Sánchez le pregunté que le sugerían esos caminantes enarbolando la Guadalupana y me dijo:  “Si una imagen es llevada en andas por todo un pueblo …existe.

OBLIGADO MARATON

Jalando a tracción humana racimos de plátanos, Chiapas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En una empacadora de plátano del Soconusco fui testigo de la manera en que se trasladan pesados racimos de plátanos desde los campos de cultivo; se cuelgan en una estructura metálica y son jalados por medio de una cuerda amarrada a la cintura de un trabajador, quién haciendo un agotador esfuerzo corre kilómetros por la calurosa plantación, hasta el distante sitio de empaque, esfuerzo enorme por la cantidad de kilómetros, más el peso muerto a trasladar, operación que repite varias veces al día.

Por lo anterior cuando en una capital del norte de Europa me preguntaban porque mis fotos mostraban hombres, mujeres y niños que lucían hermosos y no imágenes más dramáticas, les contesté que no estaba dispuesto a pagar la cuota fácil de patetismo que los países ricos nos exigen, porque al fin y al cabo, lo feo, lo grotesco no estaba en nuestros pueblos, sino los sistemas y precios que los centros económicos imponen para pagar por estos productos.

SIGUIENDO (CON LA CAMARA) A ALBERTO CORIA

Alberto Coria escalando en Potrero Chico, Nuevo León   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Mientras pude hice todo tipo de locuras, excepto esquiar en nieve y escalar. Con mi amigo Alberto Coria fui a Nuevo León para fotografiar, entre otras cosas, su imponente orografía, oportunidad que aprovechó Alberto para trepar como araña, gracias a sus poderosas extremidades.

LA GRACIA DEL BAILE

Baile en el Palacio Imperial, Viena    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El baile nunca se me dio y conforme avanzaba mi enfermedad menos, de la misma manera que fue aumentando mi admiración por quienes tienen la gracia de hacerlo bien, como en la temporada invernal de bailes en Viena, a donde fui invitado y obligado a ponerme de pingüino y a solo beber champagne.

La ministra con la que fui vio mi entusiasmo ante el virtuosismo de sus orquestas, las obras de los Strauss y el cariño de los jóvenes abriendo con valses, para pasar después a lo contemporáneo, por lo que me preguntó ¿qué te parece? “Estoy tan emocionado como cuando veo danzar a los navajos, piel rojas, la diablada boliviana , el danzón de los jarochos o la danza de los viejitos de los purépechas,   ¡Claro! me dijo …. Son nuestras culturas, nuestros patrimonios, lo que nos distingue y a la vez no une”

Niños purépechas, danza de los viejitos, Pátzcuaro   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Bailando la jota en Cangas de Onís, Asturias   Fotografía:  Ernesto Ríos Lanz

Fandango veracruzano   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los purépechas usan instrumentos de cuerdas y zapatean con huaraches de madera, los asturianos mezclan los aires de las gaitas con castañuelas, los jarochos, herederos de andaluces y negros, zapatean como pocos, acompañados por las arpas que dieron lugar a la bendita bamba. Todos me conmueven por su sensibilidad y por la admiración de quienes saben sacar sano provecho de sus cuerpos.

Ballet Teatro del Espacio, México  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Como el dolor me acompaña desde los 8 años, cuando la artritris me dejó sin caminar, tuve que buscar la manera de no  hacerle caso, enfocándome en las maravillas de la naturaleza y las obras de la sensibilidad humana; el impulso ha sido el aprender y la herramienta el fotografiar.

Hace unos meses tuve que hacer uno de mis últimos trabajos ya en silla de ruedas, gracias a Carlos Serrano y Carlos Villaseñor en Xcaret, después trabajé en la selva chinanteca apoyándome en mi amigo de siempre Alfonso Roqueñí y mi admirado Elías García, pero ya no pude más, me caí de la nube en que andaba y las radiografías no encontraron meniscos, ni cartílagos, sino hueso contra hueso erosionándose en cada paso.

Gracias a mi amiga Cecille Abe pude ser intervenido en el Hospital Magdalena de las Salinas, del Instituto Mexicano del Seguro Social, por un excelente médico boliviano el Dr. Alejandro Reyes quién  me colocó hace una semana una prótesis de rodilla, oportunidad para recordar que México cuenta con excelentes instituciones y profesionales, obra de un pueblo muy valioso y que no todo es tan malo como no los quieren vender los politiqueros que solo desean su coronación, ni tan impoluto como nos lo quisieron hacer creer anteriormente.

Perdonen tantas líneas, les prometo intentar volver a escribir sucinto y centrarme en las imágenes, pero me gana lo sucedido y me hace admirar más que nunca a mi amigo Luis Quintana Villamichel y a Frida Kahlo de quién descubrí grabado en su lecho de dolor:  “piernas “pa” qué las quiero si tengo alas para volar”

HOMENAJE A FRIDA

Bailarina mexicana y bailarines cubanos en el Jardín Borda de Cuernavaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

 

 

2012
08.06
In .

UN MADRIGAL CON LIGAS MEXICANAS

Madrigal de las Altas Torres    Fotografía:  Adalberto Ríos Szalay

Es un pequeñísimo pueblo de Castilla, cuenta apenas con 1500 habitantes y lleva el poético nombre de Madrigal de las Altas Torres.

A pesar de la brevedad de su territorio, abrazado por los trigales y sufortificación medieval, Madrigal tiene un nicho ganado en la historia por haber sido cuna de Isabel la Católica y de Vasco de Quiroga, el hombre que intentó un nuevo mundo en tierras michoacanas, inspirado en la utopía de Tomás Moro.

A Madrigal debe irse con el ánimo de encontrar claves y reconocer referencias, como el escudo de la casa familiar de don Vasco, origen del blasón de la Universidad Michoacana, al igual que el templo de San Nicolás de hermosísimo artesón o sus patios con columnatas de madera que parecieran ser propios de Pátzcuaro o Uruapan.

MEDELLIN

Medellín, Extremadura   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Va uno por la carretera que va de Mérida a Trujillo en Extremadura cuando aparece el río Guadiana con un enorme puente del 1600 que lo cruza de arco en arco; al fondo encaramado en una colina que todo domina aparece un castillo medieval y a sus pies la pequeña ciudad de Medellín, cuna de Hernán Cortés.

Medellín nació como ciudad romana unos 80 años antes de Cristo y acaban de descubrir en ella los vestigios de un teatro romano. Desde luego tuvo presencia musulmana y su fortificación denota influencia tanto de los romanos como de los árabes.

La plaza del pueblo lleva el nombre de Cortés y un monolito señala el sitio donde estuvo su casa. La gente del pueblo celebró con hospitalidad el saber que éramos mexicanos.

MEDINA DEL CAMPO

Castillo de la Mota, Medina del Campo   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Si alguien me preguntara que libros me han gustado más en mi vida, sin duda incluiría entre ellos a la Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, obra que habré leído unas tres veces, dado que su relato me refiere a una de las primeras impresiones que causó, a un europeo, la naturaleza mexicana y la naturaleza de los mexicanos, que como dijera su autor, Bernal Díaz del Castillo, parecíanle “obras como de encantamiento”.

Por lo anterior me interesé en conocer Medina del Campo, pueblo castellano donde nació Bernal y donde me impresionó el Castillo de la Mota donde alguna vez estuvo Isabel la Católica.

 TRUJILLO

Trujillo, Extremadura   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Extremadura fue cuna de exploradores y conquistadores de tierras americanas, Trujillo es un hermoso pueblo cuna de Francisco Pizarro, primo de Hernán Cortés, personajes que después de sus aventuras se reunieron para hablar de la conveniencia de establecer ligas comerciales entre México y el Perú y que llevó a Cortés a fundar una naviera para tal efecto.

En la plaza principal de Trujillo una construcción de cuatro niveles con descomunal escudo testimonia que la ambición no se saciaba con el oro del Perú, sino con el reconocimiento y adulación.

GUADALUPE

Convento de Guadalupe, Extremadura   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Llegué a Guadalupe en Extremadura encontrándome una construcción parecida a lo que conocemos en Cuernavaca como el chapitel del Calvario, dedicado a la Guadalupana, después apareció en el valle el pueblo de Guadalupe con su colosal convento donde, desde finales del 1200, se venera una pequeña imagen de la Virgen de Guadalupe de la cuál eran fervientes devotos tanto Cortés como Pizarro.

En Guadalupe visitó Colón a los reyes católicos para solicitar su apoyo y desde ahí se dieron las ordenes para darle dos carabelas. Colón se encomendó a la imagen y en honor de ella bautizó una isla del Caribe. A su regreso fue al lugar para que fueran bautizados dos indígenas antillanos.

El lugar es obra cumbre del gótico mudéjar y sitio visitado, a través de los siglos,  por los reyes católicos, Carlos V, Miguel de Cervantes, Unamuno, Lope de Vega y muchos otros 

BETIS DE MONROY

Convento de san Francisco en Belvis de Monroy, Extremadura   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Belvis de Monroy es un pequeño poblado extremeño con los vestigios de un gran castillo y la presencia intimidante, en su pequeña plaza, de una horca o picota.

En 1509 se fundó en una de sus colinas el convento de San Francisco destinado a la oración y el recogimiento austero.

Llama la atención que la avenida que lleva al lugar ostenta el nombre de Huejotzingo y aparezcan columnas con nombres conocidos como Fray Toribio de Benavente (Motolinia).

Resulta que en este lugar se concentraron los primeros doce misioneros franciscanos que viajaron a México en 1524 solicitados por Hernán Cortés.

ZUMARRAGA

Monumento a Legaspi en Zumarraga, País Vasco  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Zumarraga es una pequeña ciudad en el País Vasco cuna de Miguel López de Legazpi que fuera alcalde de la ciudad de México y posteriormente fundador de Manila y administrador de las Filipinas. Cercana a esta población se localiza Durango, cuna de Fray Juan de Zumarraga, primer obispo de la ciudad de México.

2012
07.30
In .

Según me ilustra mi buen amigo el antropólogo Víctor Hugo Valencia, Delegado del INAH en Morelos, México tiene registrados 44 mil sitios arqueológicos, cifra que crece constantemente dado los trabajos de los arqueólogos mexicanos.

Mi maestro Eduardo Matos Moctezuma dijo alguna vez que sería mejor decir que en México hay un solo sitio arqueológico: todo el país.

EL NORTE DEBE INCLUIRSE

Zona arqueológica de Paquimé, Chihuahua   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Ante la magnitud de las ciudades mesoamericanas se suele omitir al norte del país, que también tiene sitios arqueológicos de gran importancia, como Paquimé, en Casas Grandes, Chihuahua, ya muy cerca de la frontera con los EEUU.

Paquimé emerge en armonía  con el desierto,  sus construcciones de adobe parecieran obra de arquitectos vanguardistas, que incluyeron un inesperado aviario para recibir guacamayas traídas del trópico mexicano, a fin de intercambiar sus plumas por las preciadas turquesas de las culturas norteamericanas.

Paquimé pertenece a la cultura de los Indios Pueblo y por ende a sus ancestros Anazazi.

UNA INSTALACION CENTENARIA

Petroglifos en Boca de Potrerillos, Nuevo León  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En medio del desierto de Nuevo León, Boca de Potrerillos conjunta una serie de petroglifos dispuestos, a la manera de las modernas instalaciones, que el visitante descubre al recorrer sus senderos.

Como sucede con estos mensajes del pasado se pueden distinguir representaciones del sol, cometas y seguramente claves para la cacería.

Petroglifo en el Ejido la Mula, Nuevo León   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

No puedo dejar de incluir esta magnífica obra de los primitivos habitantes del desierto mexicano, en la que el artista de hace siglos conjuntó puntas de flecha y lo que pareciera el recuento de algún evento.  A ello la naturaleza generosamente agrega el toque de  hermosos nopales.

LA QUEMADA

La Quemada, Zacatecas    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 La zona arqueológica de La Quemada está a 50 kms de la capital zacatecana. Sus constructores realizaron hace más de mil años un formidable trabajo para terracear la montaña, donde colocaron pirámides, columnas y una muralla de 800 mts de largo.

IMPRONTA DE LA CULTURA MADRE EN MORELOS

Zona arqueológica de Chalcatzingo, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Gracias al trabajo y dirección del arqueólogo Mario Córdova dos zonas arqueológicas olmecas, la cultura madre mesoamericana, son visitables en Morelos.

Chalcatzingo entre colosales peñascos permite ver su juego de pelota y otras construcciones, pero especialmente sus magníficos relieves, entre ellos la recién descubierta Triada de Jaguares.

La Segunda zona trabajada por Córdova es Chimalacatlán que permite apreciar ahora su real dimensión, como sitio estratégico entre el Pacífico y el Altiplano.

Zona arqueológica de Chimalacatlán, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

UN GRAN PALACIO MAYA

 

Zona Arqueológica de Sayil, Yucatán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La mayoría de los viajeros que tienen la dicha de viajar a Yucatán se concentran en Chichen y Uxmal. Sin embargo el mundo maya es mucho más que eso.

Chichen es muy famosa pero, por cierto, es la ciudad maya menos maya, a mí me impresiona de manera especial Sayil una espléndida ciudad con un palacio donde alternan columnas, salones, galerías y pórticos que dan, como pocos lugares idea del esplendor y grandeza maya.

En el lugar hay un gran sacbé (camino blanco maya) que comunica con otra maravilla: la puerta de Labna, verdadero arco del triunfo maya.

Puerta de Labná, Yucatán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

LA MAS GRANDE DE LAS METROPOLIS MAYAS

Calakmul, Campeche    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Hace años leí sobre la magnificencia de Calakmul, me fui manejando a Campeche pero la selva impedía entrar en un auto normal, una unidad del ejercito me ofreció ayuda pero tomaba buen tiempo. Con los años regresé, encontré una espléndida carretera, un entorno ambiental donde se puede dar la maravillosa experiencia de encontrarse con especies de la fauna, como alguno de sus 90 mamíferos o 253 especies de aves y desde luego la más grande de las ciudades mayas: 6250 estructuras, una muralla de 6 mts de alto, una compleja red hidráulica, estelas y monumentos.

Calakmul conjunta este extraordinario patrimonio construido con la mayor extensión de selva tropical protegida del hemisferio norte de América (723 mil hectáreas).

Calakmul, Campeche    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

SEÑORES DE LOS ATARDECERES

Kohulinch, Quintana Roo   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Normalmente los turistas que llegan a Quintana Roo se limitan a visitar Cancún, las islas y la Riviera Maya. Al sur del estado también hay muchas cosas que ver, como la hermosísima laguna de Bacalar, el fantástico Cenote Azul o Kohunlich a 65 kms de Chetumal.

Kohunlich fue una ciudad maya de la cual queda mucho por explorar, sin embargo su edificio A-1 es célebre ya por sus cinco grandes mascarones de estuco que observan el ocaso  y despiden al sol en su viaje al inframundo, otorgando una solemnidad y carácter especial, especialmente cuando estuvieron pintados de rojo.

Toniná, Chiapas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Toniná dista 85 kms de San Cristobal de las Casas, construido en siete plataformas, a la manera de las montañas sagradas, que comprende juego de pelota, altares, el singular Palacio del Inframundo y sobre todo el monumental códice mural de los Cuatro Soles, obra en estuco donde se refiere las eras cosmogónicas de nuestro planeta.

Si la visita a estos sitios se incrementara, como lo merece su importancia, seguramente Toniná tendría especial significado en este 2012.

 

 

 

 

 

 

 

 

2012
07.23
In .

VIGENCIA DE LA POESIA Y LA VIEJA PALABRA

Natalio Hernandez, poeta nahua   Foto tomada del internet

Natalio Hernández, nahua veracruzano, es un distinguido poeta, educador e impulsor de la literatura indígena. Desde su primer libro Xochicoscatl, collar de flores, me conmovió. Les comparto la traducción de Na noquia ni tlacatl,  uno de sus poemas:

Yo también soy un ser humano

tengo mi pensamiento

mi propia vida;

desde hace mucho estoy en la tierra,

desde hace mucho habito en esta tierra,

nací aquí mismo,

aquí vi la claridad

Algunos blancos dicen que soy animal

que es inútil mi existencia

es una opinión equivocada:

tengo mi propia sabiduría,

mi propia vida:

vale mi palabra, mi palabra es bella.

Mujer nahua, Atzompa, Veracruz   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Natalio ha promovido la literatura actual de los pueblos zapotecos, nahuas, mayas, totonacos, purépechas y otros. Demostración, como nos los hacía ver Carlos Montemayor en el doctorado en antropología, la vitalidad y vigencia de la poesía mesoamericana, de la flor y el canto, como se dice en náhuatl: In xochitl in cuicatl.

Quisiera reencontrarme con Natalio para volver a trabajar juntos, de momento dejo una foto de su hijo  y su niña, la pequeña Citlalmina, la flechadora de estrellas.

Los niños de Natalio Hernández    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

EN LA MORADA DE LOS COLIBRIES

Selva Chinanteca, Oaxaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Hace muchos años, cuando trabajaba como asesor del director general de CONACYT, recibí la visita de los hermanos García, dos jóvenes chinantecos querían ser profesionistas para ayudar a su pueblo. Me comentaron que venían de Usila, la Morada de los Colibríes, a orillas de un afluente del Río de las Mariposas (el Papaloapan)

Antes las carencias Elías y Humberto se habían jugado en un volado para decidir quién trabajaba para sostener los estudios del otro; Elías perdió y mantuvo a su hermano. Al conocerlos el ganador había terminado ingeniera y  se le apoyó con una beca a Italia.

Elías estudió posteriormente y al recibirse trabajó como investigador en el Instituto de Investigaciones Eléctricas.

Elías García a la izq. Y su hermano Humberto, Usila, Oaxaca  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Retomando sus intereses ingresó a la Dirección de Culturas Populares, donde manejó el programa de Lenguas Indígenas a nivel nacional y para realizar sus sueños volvió a su pueblo, donde después de largos años de esfuerzos puso en funcionamiento Baluarte de la Vainilla, una organización que incluyendo mujeres, niños, viejos y hombres, logró domesticar una espléndida variedad de vainilla que, con gran visión, logró introducir en los mercados europeos que practican el comercio justo y el respeto a la diversidad cultural.  Así estos chinantecos están haciendo realidad el discurso de muchos: el cuidado de la biodiversidad y la reafirmación cultural.

Productos de la Chinantla, Oaxaca   Fotografia: Adalberto Ríos Szalay

Elías me hizo ver el absurdo de un sistema educativo que poco se compromete con nuestro entorno natural y cultural, la valía y complejidad del trabajo comunitario y el como una organización indígena se maneja con visionarios paradigmas del siglo XXI, como el desarrollo sustentable, la equidad de genero y la participación democrática.

Elías García a la izq. y su vainilla de exportación, selva chinanteca, Oaxaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

UN INCANSABLE PROFESIONAL

Medardo Méndez, antes y después, Zacán, Mich.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Medardo Méndez como buen purépecha nació en una troje de madera toda y armada sin un solo clavo, en Zacán, Meseta Purépecha, pueblo vecino de mi compañero de generación el volcán Paricutin. Zacán  como Xochimilco y Tepoztlán Morelos se distingue por la cantidad de sus habitantes que han hecho estudios universitarios.

Troje en Angahuan, Mich.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Medardo estudió Ciencias de la Comunicación, hizo un posgrado en Italia, fue diputado y subsecretario de turismo de su estado, donde lo vi trabajar incansablemente al lado del Dr. Genovevo Figueroa, colocando a Michoacán en la vanguardia de proyectos turísticos en beneficio de su gente.

Medardo fue pieza clave para que la cocina mexicana fuera reconocida como Patrimonio de la Humanidad, al haber coordinado un trabajo en 20 comunidades purépechas que le dieron sentido y consistencia a la petición de inscripción, de ahí que el nombramiento de la UNESCO consigna, abajo del nombre de nuestro país: El Paradigma Michoacano.

Mesa en Tarerio, Mich.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Medardo tuvo importante participación en el diseño de la Ruta de don Vasco y el nombramiento de comunidades michoacanas como Pueblos Mágicos; llevó a buen término la propuesta de incorporar como Patrimonio Mundial al dulce canto de la Pirecua Michoacana. Lo que si no le perdono es haberme puesto a fotografiar en una calle de su pueblo un juego de uarhukukua en el que fui arrollado por los belicosos jugadores y que no me ha dado aún mi membrecía del Club de Zacán, del que hablaré en fecha posterior.

Jugadores de uarhukukua, Zacán, Mich.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Cecia Chuk Uk

Cecia Chuk Uk, Campeche          Fotografía:  Adalberto Ríos Szalay

Cecia nació en Becal, Campeche, a donde me llevó para conocer las cuevas donde se tejen los sombreros de jipijapa. Estudió antropología con compañeros que veían con cierto recelo que una maya formara parte de la generación.

Me transmitió muchos conceptos de su admirable cultura, me hizo aprender palabras en maya y se reía de como pronunciaba Holbox. Recuerdo en especial cuando me invitó a una choza donde practicó el ritual del Hetzmec, por el cual un bebé es cargado por primera vez en horcajadas, a la usanza maya, momento que aprovechan para hablarle de sus obligaciones que tendrá al crecer, mientras lo llevan por la casa y el campo.

Niña maya, Quintana Roo   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Lo inolvidable es que  la ceremonia que me invito era para una pequeña niña, pidiendo la madre que, además de mostrarle el fogón, el corral de las aves y el bejuco para elaborar cestería, le dieran un lápiz y un libro “para que algún día pudiera estudiar”

EN LOS ALTOS DE CHIAPAS

Pedro Meza, San Cristobal de las Casas, Chiapas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Pedro Meza es un promotor tzotzil ganador del Premio Nacional de la Juventud. Además de ser un profundo conocedor de los textiles de los Altos de Chiapas organizó una cooperativa de 800 mujeres virtuosas en ese oficio, bajo la denominación Sna Jolobil, La Casa de las Tejedoras.

Pedro ha creado una excelsa colección de huipiles rituales que ha presentado en diversos museos de México y el extranjero, detecta a tejedoras excepcionales, organiza cursos y ha organizado una tienda cooperativa donde se han fijado precios justos para un trabajo en el que se impulsa la autenticidad así como la calidad en el diseño y en los materiales utilizados, elementos que les valió ganar el Premio Nacional de Ciencias y Artes.

Tejedoras de Sna Jolobil, Chipas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Pedro me ha conducido por muy diversos parajes de Chiapas y ambos fuimos invitados a un evento organizado por la Universidad de Chile, en paralelo a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de estado de 1996. Nunca olvidaré que cuando  nos presentaron a los participantes de distintas naciones latinoamericanas, al mencionar que Pedro era un indígena de Chiapas, el pleno del auditorio que llenaba el  aula magna de la universidad chilena se puso de pie y lo ovacionaron por más de dos minutos.

A todos estos queridos y admirados amigos he tenido el privilegio de atenderlos, como una lluvia de flores, en mi casa, la casa de ustedes. Sus charlas y obras han sido gran escuela y su presencia motivo de admiración y emulación que he compartido a mis hijos.

 

 

 

2012
07.16
In .

EL PRINCIPIO DE LA VIDA Y DE LA MUSICA

Percusionista sinfónico   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La Haus der Musik en Viena es un museo interactivo que incluye desde un encuentro virtual con Mozart, a experimentar dirigir ¡la Filarmónica de Viena! cuyos músicos en una gran pantalla siguen la dirección del que lo intenta y generalmente termina con silbidos y reclamaciones de los propios ejecutantes.

Pero todo comienza en la primera sala donde una enigmática esfera en el centro irradia luz y emite una armónica percusión que nos lleva a reconocer el primer sonido que escuchamos: el corazón materno.

EN MEDIO DEL OCEANO

Tambor Nafa de Toga, Oahu, Hawai  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Centro Cultural Polinésico de la isla Oahu es un complejo donde se puede disfrutar de la música, la danza, la escultura o las viviendas de todo ese conjunto de islas esparcidas en el inmensidad del océano como Samoa, Nueva Zelanda, Isla de Pascua, Hawai o Tahiti, que se antojan sinónimo de paraísos.

En la entrada del enorme lugar el primer encuentro es con los tambores Nafa de Tonga, cuyos diestros ejecutantes invitan a los visitantes a intentar tocar con ellos, juguetona experiencia que termina por aumentar la admiración por los percusionistas polinésicos.

PARA EMPRENDER EL VUELO 

Músico totonaco con flauta y tamborcillo  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los totonacos que representan a las guacamayas sagradas que descienden para fertilizar la tierra, realizan su ritual aéreo con el dulce sonido de la flauta y el ritmo marcado con un pequeño tambor que acompañará su majestuoso e intrépido vuelo.

EN LA TIERRA DE LA SIDRA 

Percusionista de banda de gaitas, Cangas de Onís, España   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En Cangas de Onís, Asturias, tierra del afamado queso Cabrales, la sidra y la fabada, las gaitas, acompañadas por bombos y castañuelas,dan paso a las celebraciones y a la danza.

LLEVANDO AMERICA LATINA POR EL MUNDO

Músico latinoamericano en Auckland, Nueva Zelanda  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Caminando por los muelles de Auckland me encontré con un grupo de latinoamericanos que daban rienda suelta al ritmo y alegría de la música tropical de nuestros países; no es la primera vez que encuentro este tipo de embajadores culturales que logran que jóvenes, en este caso neozelandeses, bailen como lo haría cualquier colombiano, cubano o venezolano.

Desde luego es ocasión de saludar a los hermanos e intercambiar muestras de afecto en tierras lejanas.

TRINIDAD Y TOBAGO EN LA GRAN MANZANA

Músico de Trinidad en Nueva York   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Una larga cola de turistas del mundo entero esperan subir al ferry que les llevará a los pies de la Estatua de la Libertad. Mientras tanto un músico de Tobago hace cantar, con metálica voz, a su steeldrum agregando un acento caribeño a la impaciente espera. 

HASTA LOS HIPERBLANCOS LE DAN AL BONGO

Bongocero neoyorquino   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En Manhattan el barrio de Greenwich Village ha sido centro de reunión de bohemios, artistas y estudiantes.  Justo en el Washington Square Park encontré un grupo musical donde un blanco trataba de tocar el bongó como lo hacen otros de piel mas quemadita.

EN LOS TOROS Y LAS PROCESIONES

Músicos tlaxcaltecas, Tlaxcala    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay  

En Tlaxcala se conservan muchos rasgos del México prehispánico, por ejemplo en el uso de apellidos nahuas o la vigencia de instrumentos como la chirimía y teponaxtle usados en las procesiones o en las corridas de toros, incluyendo plazas en ciudades fuera del estado donde se presentan diestros tlaxcaltecas.

POR FALTA DE TAMBORES NO PARAN

Espectáculo callejero, Nueva York   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Estos jóvenes saltimbanquis del primer mundo, a diferencia de sus colegas de otras partes, disponen de toda una batería percusiva para animar sus presentaciones.

 TAMBORES DE LARGO ALIENTO

Tarahumaras en Semana Santa, Norogachi, Chihuahua  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Quienes asisten a la Semana Santa Rarámuri en la Sierra Tarahumara guardarán en su memoria la danza, ritos y sobre todo el ininterrumpido sonar que durante largos días, y más largas noches, aportan los tambores tarahumaras

 TOQUE DE SANTO

Santero con tambor, Santiago de Cuba   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Pasé una temporada en Tanzania, Africa Oriental, donde me permitieron asistir a celebraciones en Ngombezi y Kibaranga, en ellas desde los niños a los ancianos tocaban los tambores de manera virtuosa. Después de dos o tres horas a las percusiones magistrales comenzaba a unirse el latir del propio corazón y ocurría el milagro: yo que soy ambizurdo para el baile era invitado a incorporarme con la recordada comunidad bantú con la que vivía.

 

Niña habanera, Sábado de la Rumba, La Habana  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Después he visto a los tataranietos de esos africanos en Puerto Rico, la Dominicana o Cuba donde conservan elementos de sus lenguas originales, música, danza y cultos, como la Santería, donde los tambores batá y otros siguen convocando a sus dioses mestizados; sino que lo diga Santa Barbara convertida en Changó, San Lázaro en Babalú Ayé  o la Virgen de las Mercedes en Obatalá.

 

 
2012
07.08
In .

ODA A LA ARMONIA

Jaguar olfateando una flor, Museo Regional de Antropología de Yucatán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Los sabios mayas representaron al señor jaguar embelesado ante una flor del Mayab; así el virtuoso escultor generó una alabanza, donde la flora y la fauna fueron unidas por la mano sensible de un hombre y una civilización que, sin duda, buscaban una holística armonía.

Esta obra expuesta en el Museo Regional de Antropología de Yucatán, en el Palacio Cantón de Mérida, es una de mis favoritas del arte mesoamericano.

EL SEÑOR EN SU TERRITORIO

Jaguar melánico,  Xcaret, Quintana Roo   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El jaguar es el felino más grande América y el tercero del mundo. Me ha tocado fotografiar leones africanos en Tanzania y Kenia, pero encontrarme jaguares en Chiapas o Quintana Roo solo puedo equipararlo a mi vivencia ante quetzales en libertad, ahí he reconocido la sabiduría de nuestros ancestros al reverenciarlos.

Celebro que Xcaret se ocupe de estos felinos, de esta enamorada pareja, donde la dama viste el tradicional diseño en amarillo con aplicaciones en negro, mientras su compañero, de etiqueta rigurosa, se asume como pantera americana.

Pareja de jaguares, Xcaret Quintana Roo    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

LOS JAGUARES Y LA CULTURA MADRE

Altar 4 del Parque de la Venta, Villahermosa, Tabasco  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Desde los primeros monumentos de la cultura madre mesoamericana, la olmeca, el jaguar aparece reiteradamente, como niños con rasgos del felino, hasta en esculturas monumentales. Esto tuve la suerte de aprenderlo directamente del gran olmecólogo Román Piña Chan.

En La Venta hay monolitos lo mismo de un bebe jaguar, que un hermoso mosaico del felino y el gran altar 4 donde un personaje sale de una oquedad bajo el cobijo de una faz de jaguar.

DESCENDIENTES DEL SEÑOR JAGUAR

Jaguar con dignatarios, San Lorenzo Tenochtitlan, Veracruz  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En San Lorenzo Tenochtitlan, Veracruz, los olmecas consideraron que los hombres descendían del jaguar.

Llegué al lugar cuando se había descubierto un conjunto escultórico en el que dignatarios olmecas respetuosamente parecen conferenciar con un jaguar.

Después vi tan singular reunión en un ambientación museográfica con cuidada iluminación. Yo la conocí en el piso de tierra entre la penumbra de una choza. En ambas situaciones me pareció hermosísima.

EN MI TIERRA

Jaguar en Chalcatzingo, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Morelos fue también hogar de la cultura madre, en las faldas de los empinados cerros de Chalcatzingo hay una verdadera instalación escultórica, donde espero algún día poder volver a subir, para conocer los hallazgos y trabajos de Mario Cordova como el trio de felinos de hace 2800 años, recién descubierto, que engrandece el patrimonio de Morelos y de México.

ELEGANTE JAGUAR EN LA CASA DE LAS FLORES

Figura de jaguar, Xochicalco, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Esta escultura modelada en barro se descubrió a la entrada de los templos de Xochicalco, durante las exploraciones llevadas a cabo por Norberto González y Silvia Garza Tarazona. El jaguar actuaba como elegante custodio con corbata de moño.

ENTRADA AL MUNDO JAGUAR

Portal de la estructura II, Chicanna, Campeche   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La Ruta Puuc lo lleva a uno de sorpresa en sorpresa, entre las distintas zonas arqueológicas separadas a veces por unos cuantos kilómetros. Uno de esos sitios es Chicanná donde en la fachada de uno de sus edificios se abre una entrada, reservada a los sacerdotes y dedicada a Itzamná, el creador, relacionado al jaguar, por lo cual  no es de extrañar la faz del felino con sus fauces abiertas.

CABALLEROS JAGUAR

Jaguares listos para el combate, Zitlala, Guerrero   Fotografías: Adalberto Ríos Szalay

 Los aztecas tuvieron dentro de sus tropas de élite a los caballeros jaguar. En Zitlala, en la Montaña de Guerrero, nahuas con atuendos de jaguar celebran combates rituales, propiciatorios de lluvias y fertilidad, .

Del fragor de las batallas dependerán las lluvias y cosechas, así que estos guerreros armados de cuartas, una especie de macanas de gruesa cuerda nueva, se fustigan ofreciendo el sufrimiento y su sangre a la madre tierra.  La celebración es justo antes de que llegue la temporada de lluvias.

ADMIRANDO EL CASTILLO DESDE SU TEMPLO

Templo del Jaguar, Chichen Itza, Yucatán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los jaguares, como los fotógrafos, gustan de las primera horas de la mañana y las últimas de la tarde, cuando son más activos. Desde su templo en Chichen Itzá el jaguar observa la famosa pirámide de El Castillo iluminada con la suave luz de las horas adecuadas.

 

2012
07.02
In .

CONTINUIDAD FLORIDA

Niño tlaxcalteca y su abuelo, Huamantla  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En una ejemplar lección de organización y pertenencia comunitaria los habitantes de Huamantla salen al atardecer y en menos de una hora alfombran, efímeramente, buena parte de sus calles con flores y hermosos diseños de aserrín, sobre ellos pasarán las procesiones y comenzará lo que llaman “La Noche en que Nadie Duerme”.

Los niños huamantlecos participan con los viejos y jóvenes que les transmiten tan hermosa tradición y se reconocen como parte de una cultura que los acoge y da sentido.

DOLOROSA TRANSMISION

Niño tzotzil, Soyaló, Chiapas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Como sucede en cada una de las más de 50 etnias mexicanas los tzotziles niños participan, como parte esencial de su educación, en las faenas agrícolas y en el aprovechamiento de sus recursos, como la fibra de agave conocida como ixtle con la que fabrican cordeles. Todo lo anterior es admirable, pero el problema es que también comienzan a palpar la injusticia que padecen sus padres y culturas, por el mero hecho de ser indígenas.

VIGOR CULTURAL DEL NACIMIENTO A LA MUERTE

Niños nahuas de Ocotepec, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Abrevan de su cultura el respeto a la tierra y aprenden que la muerte es tan natural como la vida; asi los he visto participando en la hechura de altares para los difuntos, en este caso sus abuelos, formando su cuerpo con frutas, calaveras de azúcar y ajuareándolos con vestidos, sombrero, rebozo y calzado nuevo, mientras “hablan” con ellos utilizando frases cariñosas. El rito une y alegra a todos.

APORTE AL SOSTEN FAMILIAR

Niña zacatecana de Pánfilo Natera, Zacatecas    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Iniciaba la larga jornada de manejar desde el desierto zacatecano hasta Cuernavaca, paré en Pánfilo Nateras a cargar gasolina y me atendió una pequeñita de dulce sonrisa. Según las leyes mexicanas no debería estar trabajando y menos manejando combustibles, sin embargo la dura e injusta realidad no respeta edades e impone que todo miembro de una familia es un soporte más, conforme a sus fuerzas.

EN MEDIO DE LA SELVA

Niño maya lacandón,  Selva Lacandona, Chiapas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los lacandones son el grupo maya más aislado, viven en la selva que conocen y aprovechan como nadie; sus largas túnicas y pelo los caracterizan, al igual que su lengua, habilidad para la caza, la pesca, la recolección y expresiones artísticas como la música o la talla de figuras de madera.

EN EL TROPICO

Niña de la Chinantla, Oaxaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En Tuxtepec, Oaxaca comienza la Chinantla, un entorno selvático de pueblos trabajadores que cultivan la vainilla, la piña, los mangos, plátanos, el café y una larga lista de productos.

Los niños participan en múltiples tareas, como esta pequeña vendedora de sabrosos plátanos machos que forman parte de platillos deliciosos.

Niño del Real de Asientos, Aguascalientes   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Real de Asientos fue una enclave minero en la Ruta de Tierra Adentro, un hermoso pueblo que me sorprendió al ver como se organizaban para aprovechar su patrimonio y aprovechar el reconocimiento que la Secretaría de Turismo les otorgó como Pueblo Mágico.  Conozco la mayoría de los Pueblos Mágicos y la totalidad de los sitios declarados Patrimonio de la Humanidad en México, pero pocos con la decisión de poner en valor y aprovechar su patrimonio como Real de Asientos.

 CAMINITO DE LA ESCUELA

Niñas nahuas de la Costa Michoacana   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Por desgracia la maravillosa costa michoacana padece problemas que inhiben a muchos viajar y conocerlas; imaginen entonces que pasa con la sierra que comienza a partir de esas hermosas playas. Se trata de un territorio nahua que ha sido lacerado y agraviado por la delincuencia. Ascendiendo por esos caminos vi una hilerita de niñas rumbo a la escuela, a diferencia de compañeritas de su edad de las zonas urbanas, ellas tienen que caminar kilómetros, pero lo hacen con alegría, por ser la educación posibilidad esperanzadora.

Niña purépecha, Santa Clara del Cobre, Michoacán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Dentro de un ambiente encapotado es una alegría ver a los niños indígenas en las aulas, México ha hecho, desde hace muchos años, esfuerzos como la educación en lenguas indígenas. La inteligencia, destreza y sensibilidad de estos niños es una riqueza de México.

Niños chiapanecos, Tuxtla Gutiérrez   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el jardín botánico de la capital chiapaneca me encontré a un grupo de escolares gozando en la mejor de las aulas:  senderos entre plantas de su maravillosa geografía.  Como sucede en gran parte de América Latina era un conjunto multicultural que, sin los prejuicios de los mayores, convivía y disfrutaba plenamente.

 

 

2012
06.25
In .

LUSITANIA, EN EL CONFIN DEL IMPERIO

Columnas deL templo romano de Evora, Portugal  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las columnas de un antiguo templo romano coronan dóricamente el centro de Evora en Portugal, ocupan el corazón de la encantadora ciudad y son su emblema. No se sabe a quien estaba dedicado pero por su data se piensa que tal vez se levantó en honor del emperador Cesar Augusto, sin embargo a un sacerdote portugués del 1600 se le ocurrió llamarle Templo de Diana, la diosa romana de la luna, la caza y la castidad, no se si pensando en la luna o en la caza.

EGOMETRO

Columna de Trajano, Roma   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Por lo visto el emperador Trajano no tenía ningún problema de autoestima, (el poder realmente desquicia), así es que sin ningún pudor se mando levantar una columna de 30 metros integrada por 18 bloques de mármol de Carrara, cada uno de 4 metros de diámetro y 40 toneladas de peso, para contar sus hazañas bélicas a través de un friso esculpido que da 23 vueltas ascendentes a la columna, donde aparecen 2500 seres humanos y solo 59 veces el emperador.Originalmente la columna estaba coronada por una águila, después por una escultura del modesto Trajano, hasta que el papa Sixto V hizo un enroque y mandó hasta arriba a San Pedro.

SUSTENTANDO EL BARROCO

Columnas en la fachada de la catedral de Zacatecas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Sin duda Zacatecas es una de las más hermosas ciudades de México y es la fachada de su catedral una de las joyas del barroco novohispano.

Cuando se dio la llegada de los españoles a América tuvimos la suerte que comenzaba el barroco, ese movimiento libérrimo que convocaba al talento para crear formas estéticas, como sucedió con las aportaciones indígenas en México, Guatemala o el Ecuador.

BARROCO QUITEÑO

Columnas salomónicas en el Templo de la Compañía, Quito  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Ecuador y Perú son centros del barroco en América del Sur. Los jesuitas levantaron su templo en el centro de Quito, reconociéndose su fachada como una obra maestra del barroco. El interior deslumbra por las coloridas yeserías mudéjares y sus retablos de fina factura, sus imágenes y columnas salomónicas estofadas con pan de oro.

NIÑA DE GUATEMALA

Detalle de la fachada del templo de la Merced, Antigua Guatemala   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

De cuerpo robusto y bajo, como lo exige la telúrica dinámica de Guatemala, el templo de la Merced es una maravilla del barroco americano. Su color amarillo y los finos y elegantes decorados en blanco hablan del florecimiento que el barroco, sublimado por la mano indígena, alcanzó como una forma de expresión latinoamericana, en este caso, compartida con Chiapas.

LAS OBSERVACIONES DE UN CUSTODIO

Columnas prehispánicas en Alta Vista, Zacatecas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Alta Vista, cerca de Sombrerete, Zacatecas es una zona arqueológica asociada a fenómenos astronómicos. Fue una ciudad frontera de Mesoamérica con la gran Chichimeca.

Su salón de las columnas resulta sorprendente por la presencia de pequeñas columnas que no repiten un patrón, sino por el contrario, hay un decidido diseño para crear diversidad de sus formas cilíndricas, cónicas o ahogadas por cuerpos  cúbicos o circulares.

Un custodio de la zona me comentaba que en alguna ocasión un grupo de arqueólogos norteamericanos discutían el porqué de ese conjunto. “Yo les pregunté:  ¿ya las contaron? …. Son 28 ¿tendrán algo que ver con la luna?”

UN MONASTERIO CELEBRANDO LAS EXPLORACIONES

Detalle de columnas en el claustro del Convento de los Jerónimos, Lisboa   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Para celebrar el regreso de Vasco da Gama de su viaje a la India se levantó en Lisboa el Convento de los Jerónimos. El claustro es uno de los orgullos de Lisboa y corresponde en buena parte al estilo llamado Manuelino.

FILIGRANA DEL ISLAM

Columnas en Medina Azahara, Córdoba, España   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Si el mar de columnas de la mezquita de Córdoba quita el aliento, muy cerca de esa ciudad hay una zona arqueológica que encierra maravillas: Medina Azahara. Se trata de una deslumbrante ciudad palatina o palacio levantada  por el califa Abderramán III para demostrar su poderío con obras de gran gusto y valor.  El esplendor duro menos de 100 años pues las turbas de una guerra civil destrozaron el lugar.

LA COLUMNA REBELDE

Columnas en claustro del Real Monasterio de Santo Tomás, Avila, España  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La columna es asociada a estructura y verticalidad. Normalmente muestran uniformidad o una clara diversidad, pero que una sola se niegue a seguir los patrones es motivo más que suficiente para fotografiarla.

LA CIUDAD DE LAS COLUMNAS

Portales en la Plaza Vieja de la Habana    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Alejo Carpentier escribió un pequeño ensayo de dimensiones infinitas: La Ciudad de las Columnas, donde mezcla sabrosamente la vida, los pregones, los colores y la algarabía de La Habana, dentro del remanso creado por columnas de todo tipo.

El juego de sombras obsequiado por los portales habaneros con sus columnatas, decía don Alejo, sirven para “jugar al escondite con el sol”, a los que había que agregar los vitrales de colores conocidos como medio puntos cubanos de los que dijo Carpentier: “para entablar un diálogo con el sol, hay que brindarle los espejuelos adecuados”.

 

2012
06.18
In .

AMANECER EN NUEVO ORLEANS

Clarinetista frente a la Catedral de Nuevo Orleans  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El sol apenas aparece, casi no hay personas pero el clarinetista toca por que es su gusto, en esa tierra de virtuosos del jazz que es Nuevo Orleans este músico en la calle complementa el ambiente para disfrutar de la ciudad, que sin la música no se entendería.

MUSICOS POR NOTA

Estudiantes de música tocando en el Barrio Gótico de Barcelona  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En los países desarrollados es frecuente encontrar en las calles a estudiantes de los conservatorios que ejecutan hermosas obras para obtener un poco dinero, como sucede con estos jóvenes atentos a su partitura mientras un ángel lo celebra con fanfarrias.

EN LA PLAZA NAVONA

Orquesta de gitanos en Roma   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Llegué a la Plaza Navona para fotografiar sus hermosas fuentes cuando se presentó un grupo de músicos gitanos, comenzaron a tocar sus alegres melodías y de inmediato una joven madre les dio unas monedas.

La escena se completó cuando un grupo de jovencitas no resistieron a los aires gitanos y comenzaron a danzar.

Jovencitas italianas bailando en Roma   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

¿DE DONDE SON LOS CANTANTES?

Cantando en la Habana Vieja a dúo,  La Habana   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En una esquina de la renovada Habana Vieja este dúo se gana la vida cantando las contagiosas melodías, como el Son de la Loma.

INVASION ACOMPASADA

Grupo de gaiteros en Alcalá de Henares, España     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Acudí a una Feria de Medieval en la pequeña ciudad donde nació Cervantes, de repente aparecieron un grupo de gaiteros de apariencia tan intimidante como una barra brava o los famosos hooligans; este grupo por el contrario era más que amigable, pero sus vestimentas y pinturas me hicieron pensar que así deben haber sido las invasiones de tiempos idos.

UN ESCOCES QUE NO AHORRA EN PIERNAS

Músico escocés en puente parisino  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Una tarde lluviosa encontré en un puente de París a un músico con atuendo escocés tocando con gran seriedad su gaita, mientras se mantenía firme y sin moverse gracias a su inusual tripié.

ENTRE LOS MUSICOS MAS ANTIGUOS

Músicos aborígenes australianos en Sydney   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los aborígenes australianos sufrieron, como muchos otros pueblos, la incomprensión e intolerancia de colonizadores, su derecho votar fue reconocido hasta 1965, sin embargo su cultura tiene rasgos únicos desarrollados en las muy difíciles condiciones de su continente.  Los australianos aborígenes diseñaron el boomerang, tienen formas pictóricas admirables y usan instrumentos originales como el didgeridoo de cimbrantes sonidos que escuché de músicos en un muelle de Sydney.

GLOBALIZACION MUSICAL

Músicos en una calle de Barcelona    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Tocaban en una calle de Barcelona, charlé con ellos y me dijeron que su grupo incluía una japonesa, un brasileño, dos catalanes y un mexicano.

EN LA REPÚBLICA DE LA BOCA

Pintura en el barrio de La Boca, Buenos Aires   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Entre los relinchones colores de las casa de La Boca, un gaucho pintado observa la calle. No hubo que caminar mucho, por el rumbo de Caminito, para encontrar el primer grupo de músicos y cantores de tango, ese maravilloso género que volvió con gran fuerza por todo el mundo y que cultivan jóvenes y viejos.

Músicos y cantante en Caminito, Buenos Aires  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Cantante de tango y guitarrista, Buenos Aires   Fotografía: Ernesto Ríos Lanz

Pareja de bailarines en La Boca, Buenos Aires   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

2012
06.11
In .

HABITANTES DE UN SOLO CONTINENTE……… EL NUESTRO

Cactáceas coronadas para efectos nupciales, Tepoztlán, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Dedico este ramillete a mi compañera Patricia Castillo que la semana pasada me llamó para comentarme su nostalgia, arraigo y preocupación por nuestra tierra morelense, falleciendo dos días después.

América es la patria de las cactáceas, desde el confín de la Patagonia, donde se inicia nuestro continente, hasta el desierto Sonora-Arizona o las planicies canadienses. Fuera de América solo hay unas cuantas especies en Africa del Norte o Ceilán.

México es la cuna del mayor número de cactáceas en el mundo y por ende sitio ideal para disfrutar cuando se engalanan con flores para preservar sus especies.

ARGUCIAS PARA LOGRAR VASTAGOS 

Flor de cactus  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las cactáceas nacen, viven y se reproducen en condiciones extremas. Son propias de lugares donde suele faltar el agua y en climas que varían entre el frio y el calor excesivo; vivir en el yermo obliga a desarrollar recursos defensivos como las espinas, aprovechar y conservar hasta las menudas gotas del rocío y desplegar bellísimas flores para atraer coquetamente, a veces solo por unas horas, a los insectos o aves polinizadoras que colaboran en su reproducción.

Flor de cactus  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Flores de cactus  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Durante largos años he tenido la suerte de trabajar al lado de notables biólogos y se la complejidad que en ocasiones representa la identificación de especies de la flora y fauna, tarea en la que son especialmente cuidadosos. Por lo anterior pido disculpas por adelantado a mis amigos biólogos y me limito a compartir la belleza de estas flores sin atreverme a tratar de identificarlas, como la siguiente suculenta de un corto reinado que abre solo por las noches y primerísimas horas de la mañana.

REINA POR UNA NOCHE

Floración en Cuernavaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Flor en Tetela del Volcán, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay 

Flor de cactus  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Abeja visitando la flor de un Saguaro, desierto de Sonora   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el desierto Sonora-Arizona habita su majestad el saguaro, el cactus rey que representa el más grande desmentido a aquello de que “en el desierto no hay vida”. Lo correcto sería decir que en él hay innumerables formas heroicas formas de sobrevivencia. El saguaro extiende sus raíces hasta un radio de treinta metros, es capaz de absorber en un día hasta 750 litros, cuando se presentan inusitados chaparrones, mismos que le servirán para un año.

Saguaro, Reserva del Pinacate, desierto de Sonora Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

El saguaro crece 6 milímetros su primer año de vida, a los 15 años alcanzará 30 cms, a los 75 años, le saldrá su primer brazo y tendrá sus primeras flores, produciendo 40 millones de semilla durante su vida, de las cuales solo una sobrevivirá para convertirse en un saguaro que puede llegar a los 200 años, alcanzar hasta 15 mts de altura, 10 de toneladas de peso con un 80% de su cuerpo en forma de agua.

Saguaro en floración, Reserva del Pinacate, desierto de Sonora  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Para atraer y conquistar a los insectos que colaboran en la polinización los saguaros utilizan atractivas flores blancas que los impregnan de polen.

BELLEZA TAMAULIPECA

Floración en Miquihuana, Tamaulipas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el Instituto de Biología de la UNAM me hablaron de la espectacular floración de cactáceas en el desierto de Miquihuana, entre Tamaulipas y Nuevo León, por lo que no dude en dirigirme a tan remoto sitio.

Por cierto en el lugar una colega se acercó a fotografiar un hermoso cactus justo en el momento en que el viento hizo volar minúsculas espinas que entraron en su ojo. Afortunadamente encontramos unos sabios campesinos a los que consultamos ¿que hacer?; preguntaron ¿traen chicles? afortunadamente así era y dijeron: “masquen uno”, después lo tomaron abrieron el ojo y con notable destreza extrajeron las espinas.

Flor de nopal con abejas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Estas abejas desmienten aquello de que “al nopal no solo se le visita cuando tiene tunas”.

Las últimas flores de una biznaga, desierto de Nuevo León  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Al cruzar por el desierto de Nuevo León y admirar sus biznagas floreando, me pareció estar en una escena submarina ante un hermoso coral.

 

 

2012
06.04
In .

Tzitzik (mujer o flor) torteando con comal y metate, Michoacan   Foto: Adalberto Ríos Szalay

El más modesto de los tacos, pero no por ello el menos sabroso, ni muchos menos poco apreciado, lo constituye una tortilla recién salida del comal con un poquito de sal. Esto, por profundas razones, nos da tal placer y alegría a los mexicanos como el entusiasmo, tan difícil de explicar, que nos significa ver el momento en que se inflan las tortillas al cocerse.

ELEMENTOS PARA UN TACO

Tortillas, frijolitos y chiles, Orizaba, Veracruz  Foto: Adalberto Ríos Szalay

Quizás el taco más consumido en el medio rural mexicano, dada la precariedad, es el de frijoles y chile. Ante la injusticia y pobreza la sabiduría del pueblo ha diseñado una balanceada respuesta para la sobrevivencia.

ORIGENES

Tacos tlaxcaltecas, Huamantla, Tlaxc  Foto: Adalberto Ríos Lanz

Tlaxcala es una reserva y custodia de mexicanidad, desde sus apellidos como Xochitiotzin, al uso de instrumentos como el teponaxtle y desde luego su cocina con elementos de la tierra,  como lo muestran estos tacos dorados de seso de maguey, centro del agave pulquero, usado a la manera del palmito, con flores de mamaxtli y cacayas

TACOS VIVOS

Taco de jumiles,  Cuernavaca    Foto: Adalberto Ríos Szalay

Fray Bernardino de Sahagún contó 96 insectos comestibles en México y se quedó corto. En el estado de Morelos y en Taxco, al fin y al cabo la misma región cultural, las personas esperan y celebran la llegada de la temporada de los jumiles, esos insectos ricos en yodo muy apreciados por los aztecas que peregrinaban ritualmente para su colecta.  Lo singular es que se comen vivos, así es que además de hacerlos en taco se requiere especial habilidad para evitar su escape.

DELICIAS YUCATECAS

Taco de cochinita pibil, Hecelchakán, Campeche   Foto: Adalberto Ríos Lanz

En la Península de Yucatán la riqueza culinaria tiene como una de sus joyas la cochinita pibil, especialmente cuando se prepara en un hoyo que le da un sabor único derivada de su hechura subterránea.

Además sus salsas acompañantes, donde no puede faltar el chile habanero, uno de los más picosos de México, y la cebollita morada, agregan color al sabroso taco.

Chile habanero y cebolla morada   Foto: Adalberto Ríos Lanz

Tacos de cohinita, chiles habaneros, limas y lek para las tortillas.  Hecelchakán, Campeche   Foto: Adalberto Ríos Lanz

INNOVADORES CHILANGOS

Parrilla de El Farolito    Foto: Adalberto Ríos Szalay

A principios de los 60s nacieron los tacos al carbón en la ciudad de México en la taquería El Farolito, donde en un parrilla alimentada con carbón comenzaron a preparase tacos de bistec y chuleta acompañados por cebollitas de Cambray.

El Farolito ha crecido y ahora ofrece, además, tacos de carnitas y al pastor.

 UN CLASICO DE LOS TACOS

Carmelo y sus tacos de carnitas, Quiroga, Michoacán  Foto Adalberto Ríos Szalay

Vasco de Quiroga promovió los cazos de cobre en Santa Clara y ahí comenzó a freírse la carne de cerdo para dar lugar a las deliciosas carnitas michoacanas que, como las paletas La Michoacana se encuentran desde Chetmual a Tijuana.

Carmelo fue un taquero de abolengo en Quiroga, Michoacán, hoy sus hijos y parientes continúan la tradición y aparecen lo mismo en Morelia que en Pátzcuaro, todos conocidos como: Carmelo.

Cuando uno camina entre ellos obsequian raciones como para hacer 3 tacos en el D.F., después a pedir tus tacos y aderezarlos con sus múltiples salsas, como la de chile manzano.

Salsa de chiles manzanos, Quiroga, Michoacán   Foto: Adalberto Ríos Szalay

Preparando las carnitas,  Santa Clara del Cobre   Foto: Adalberto Ríos Szalay

CUERITOS

Cueritos, salsas, limones, sal, tequila y tortillas en Santa Clara del Cobre  Foto: Adalberto Ríos Szalay

Cuando salen las carnitas en Michoacán es costumbre, casi ritual,  es servir cueritos y degustarlos en taquitos acompañados con tequila. Buena idea ¿no?

¿Y EN EL MAR?

Tacos de camarón y pescado El Bismarquito, La Paz, B.C.  Foto: Adalberto Ríos Lanz

Una de las máximas delicias taqueras de México son los tacos de camarón y otras especies marinas, como mantarraya, marlin o pulo. Si bien existen restaurantes que lo prepararan como en la foto, una experiencia extraordinaria es acercarse a los puestos, como El Estadio, recomendado por sabios taxistas de La Paz.

TACOS DESCOMUNALES

Tortillas sobaqueras, Hermosillo, Sonora  Foto: Adalberto Ríos Szalay

Una versión de tacos sonorenses se puede conocer en las afueras de Hermosillo, donde mujeres preparan deliciosos guisados para hacer mayúsculos tacos de tortillas de harina de trigo, que al ser extendidas abarcan desde la mano hasta el final del brazo por lo que, en broma, los sonorenses las llaman “sobaqueras”.

Si hacer las tortillas resulta espectacular, hacer el taco con múltiples y precisos dobleces constituye un arte.

Tacos sonorenses, Hermosillo   Foto Adalberto Ríos Szalay

TACOS ENVENENADOS

Preparando el elixir  Foto: Adalberto Ríos Lanz

Nos dice el investigador zacatecano, Dr. José Román que para atender a sencillos viajeros que usaban el tren en Zacatecas, a principios de los 60s, se inventaron los “tacos envenados” a base de papa cocida, frijoles, a veces chorizo y chiles guajillo y puya. Dos tacos, dicen los expertos, eran suficiente para llegar a los destinos.

 TACOS DE GRAN CALADO

Tacos acorazados, Cuernavaca    Foto:Adalberto Ríos Szalay

También de origen ferrocarrilero, surgidos cuando el tren llegaba a Cuautla y una mujer preparaba tacos que llevaba en su canasta.  Los tacos son toda una comida porque en dos tortillas se coloca arroz, un guisado que puede ser un chile relleno, milanesa y otros, acompañado con papas y chiles realmente picosos. Hoy se ofrecen en muchas esquinas de Cuernavaca.

 ASESOR

Adalberto Ríos Lanz en Quiroga  Foto: Adalberto Ríos Szalay

Afortunadamente mis hijos realizan su trabajo en conexión al mío, cada uno con su propia temática y estilo, y cada día con mayor calidad y contenido.  Adalberto trabaja se ha especializado en periodismo gastronómico. Agradezco su apoyo en este tema.  Ernesto me apoya en temas culturales y artísticos, aún cuando se encuentre en Australia.

 

 

 

2012
05.28
In .

AZ-ZULAIY

Detalle de pared en la Alhambra, Granada  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Se sabe que los azulejos, esas piezas de cerámica vidriada de una de sus partes, eran ya utilizados por los asirios de quienes los tomaron los árabes como préstamo cultural, bautizándolos como az-zulaiy, para llevarlos posteriormente a España que los incorpora como primorosa herencia para engalanar sus mezquitas y palacios, sumándolos a la exquisita talla de madera y yeserías.

Detalles en la Alhambra, Granada  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

RECREACIONES LUSITANAS DE UN ARTE CENTENARIO

Artesanos portugueses             Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

Al igual que España Portugal recibió la herencia de la cultura árabe; los azulejos se siguen produciendo en la ciudad española de Talavera y los maestros portugueses mantienen y recrean la tradición que incorporan en sus pueblos y ciudades, además de  exportarla.

Ventanas de una casa, Evora, Alentejo, Portugal    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

BRINCANDO EL CHARCO

Fachada del templo de San Francisco, Acatepec, Puebla   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Cuando los españoles llegaron a México portaban elementos de su cultura que se mezclaron con las formas mesoamericanas, para dar lugar a la Nueva España y el México Mestizo.

Dentro de los bienes culturales llegados estuvieron herencias mudéjares, como los azulejos, que fueron apreciados e incorporados por los artistas indígenas en obras excelsas como el templo de Acatepec, Puebla, considerado la máxima representación del barroco talavaresco y  vecino de la joya de Tonanzintla.

MAGNIFICOS ALUMNOS

Azulejos en la Capilla del Rosario, Puebla    Fotografía:  Adalberto Ríos Szalay

Los poblanos hicieron suya la producción de azulejos al estilo de Talavera, al igual que los tlaxcaltecas, dando un rasgo distintivo a muchos de sus edificios, como el de los muñecos, que se convirtieron en emblemáticos de la Ciudad de los Ángeles.

DETALLE DE UNA CASA DE AZULEJOS

Detalle de la Casa de los Azulejos, Ciudad de México     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Durante el virreinato la ciudad de México se llenó de palacios, como la Casa de los Azulejos, residencia de los condes del Valle de Orizaba, quienes cubriendo el edificio con azulejos de talavera poblana crearon uno de los más hermosos edificios novohispanos.

NO IMPORTA QUE NADIE LOS VEA

Bóveda de la Catedral de Oaxaca       Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Además de sus usos decorativos los azulejos han sido utilizados como recubrimiento contra la humedad de baños, cocinas y hasta techos, como es el caso de las bóvedas de grandes templos, como la catedral de Oaxaca y el templo del Convento de Guadalupe en Zacatecas, un centro estratégico para la evangelización y hoy sede de un importante museo de arte colonial. Lo extraordinario es que en ambos caso casi nadie puede ver la belleza de los azulejos, salvo sacristanes y fotógrafos curiosos, sin embargo los perfeccionistas albañiles mexicanos los colocaron con especial cuidado y gusto.

Bóveda del templo del convento de Guadalupe, Guadalupe, Zacatecas    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

RECUERDOS DE MI PUEBLO

Azulejos en la fuente del templo de Tepetates, Cuernavaca   Fotografía:  Adalberto Ríos Szalay

Tepetates era un callejuela hermosa por su empedrado y sobre todo por la perspectiva que remataba en su pequeño templo con sus dos cipreses centinelas.

Actualmente es un mugrero por los cables que la atraviesan y desangran y por la lacra del llamado “comercio informal”. Solo los azulejos de su fuente no recuerdan de su dignidad y belleza.

 LA HERENCIA DE UN ESPÍRITU SENSIBLE

Detalle de la cocina en la casa museo de Robert Brady, Cuernavaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El coleccionista y artista Rober Brady llegó a Cuernavaca y se enamoró de la ciudad y de los azulejos, adquiriendo y adaptando parte de lo que fuera el obispado para crear un espacio de mexicanidad universal.

Los azulejos brillan por todas partes y crean un ambiente único, por ejemplo en la cocina, protegida y vigilada por San Juan Baylón, patrono de los fogones y ahora anfitrión de sus visitantes en el centro de Cuernavaca.

 

2012
05.21
In .

Arquitecto Carlos Constandse, Cancún 1986     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En 1986, en el recién nacido Cancún, entrevisté al empresario Carlos Constandse. Además de hablar del fenómeno urbanístico que significó crear una ciudad desde los cimientos, el arquitecto Constandse me comentó que a él y a muchos pioneros, llegados de diferentes latitudes de México, se les manifestó la necesidad de atender un asunto que antes les hubieran parecido tema de sociólogos o antropólogos: la necesidad de definir y promover valores fundacionales que dieran consistencia a la nueva comunidad, es decir trabajar en favor de un proceso identitario que reforzará su cohesión y pertenencia a Quintana Roo y a México.

Carlos Constandse con Elizabeth Lugo a la derecha y Lizeth Alvarez a la izquierda en 2012

Le preocupaba a Constandse que los niños tuvieran como referencia al dólar y a Miami, por ello junto con sus hermanos y la visión del arquitecto Miguel Quintana Pali iniciaron una serie de proyectos de ecoturismo y turismo cultural, como Xcaret, Xel Ha y Xplore, que se han significado por el cuidado al medio ambiente, la relación respetuosa a las comunidades, el desarrollo sustentable, la participación femenina y los resultados que aparecen en los innovadores reportes anuales que dan cuenta de lo social, ambiental y financiero.

Xcaret   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Xel Ha    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Gruta visitada en Xplore   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Estas empresas mexicanas han creado modelos exitosos que conjuntan la buena gestión económica con aspectos culturales, ecológicos, educacionales y sociales, experiencia que merece ser conocida en un momento en que, dados los graves problemas que vivimos, todo aquel que aporte trabajo y soluciones debe ser escuchado y reconocido, más allá de tabús, dogmas y sofismas que determinaron monopolios para el desarrollo cultural y comunitario, o al menos discursos en nombre de éstos.

Mercado maya, mujer con cera y miel   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

No se trata de decir que ahora la iniciativa privada debe dirigir los aspectos ambientales y culturales, sino que pueden ser útiles los esfuerzos serios y responsables en los que pueda aportar. La participación de los que formamos la sociedad en asuntos que nos afectan a la totalidad es la mejor manera de enriquecerla e impulsar y exigir el cumplimiento que corresponde los mecanismos públicos que deben actuar como servidores de los procesos sociales.

TRAVESIA SAGRADA MAYA

Travesía Sagrada Maya     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Acabo de fotografiar la llamada Travesía Sagrada Maya organizada por Xcaret en colaboración con los municipios de Solidaridad, Cozumel y el respaldo de la Secretaría de Marina.  La Travesía reúne a remeros de Playa del Carmen, Cozumel, Cancún y otros poblados.

Xcaret al amanecer     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Se trata de rememorar el cruce que en épocas prehispánicas se realizaba a Cozumel, donde había un santuario consagrado a Ixchel para efectos rituales propiciatorios. Lo primero que sorprende es la capacidad de convocatoria y respuesta de miles de personas que se hacen presentes, por ejemplo, a las 5 de la mañana en la caleta de Xcaret para despedir a los canoeros.

Salida de los canoeros      Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Sorprende gratamente que todos los participantes portan vestimentas sacadas de los códices y la vigorosa participación de mujeres.

Travesía entre Xcaret y Cozumel    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Es emocionante ver como un evento centrado en el esfuerzo, el trabajo de equipo y la solidaridad reúne a una multitud entusiasta y emocionada hasta las lagrimas, por un evento que no premia a los primeros que llegan, por no ser una carrera, sino a la participación de todos.

El arribo a playa    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

DESPUES DE REMAR 8 HORAS

Poderosas manos femeninas después de la travesía    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Grupo Xipe Tótec, Playa del Carmen    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Da gusto escuchar la música con instrumentos mayas, ver coreografías inspiradas en los movimientos representados en esculturas o piezas de cerámica maya en versiones contemporáneas que impulsan a grupos jóvenes a integrarse en lo que ya son industrias culturales, proceso al que se han sumado conjuntos artísticos de las comunidades que han hecho suyo el evento.

Músico maya con ocarina   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Pero lo mejor es ver que no hay rivalidad sino franca colaboración en un hecho unitario que dejará satisfecha parte de las preocupaciones externadas hace 26 años por Carlos Constandse. Me dio gusto ver la discreta participación de Carlos, su sobrino Marcos y Miguel Quintana Pali que se ruboriza ante las cámaras y las multitudes que lo ven como un amigo más, parte de su comunidad.

NEOQUINTANARROENSES

Canoeros y Miguel Quintana Pali        Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los remeros son parte de las comunidades mayas, hijos de los pioneros de Cancún y recién llegados que integran una pujante sociedad que, acorde a los tiempos, suma a yucatecos, chilangos, argentinos, belgas o ingleses como neoquintanarroenses; en este caso con prestamos culturales mayas que los convierten en uno, hecho que me hizo asociarlo con lo relatado por Bernal Díaz del Castillo en el siglo XVI cuando los habitantes de Cozumel pidieron a Cortés que esperara algo que vendría de la costa repitiendo la palabra Caxtelan.   Lo que llegó fue un grupo de canoas, cuyos remeros al arribar a la playa se alinearon en cuclillas, de acuerdo a la usanza maya. Cuando Cortés fue invitado a caminar entre ellos, sin saber de que se trataba, escuchó de repente un “Ave María Purísima”, dicho por uno de los canoeros cuyo color tostado, taparrabos y peinado lo asimilaban perfectamente al grupo maya; todos sabemos que se trataba de Jerónimo de Aguilar que había naufragado y se había convertido en maya, junto con Gonzalo Guerrero que ahí se quedó.

Canoeras de Argentina, México y Bélgica    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Canoeros de Inglaterra y México       Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Que maravilla ver esta sana muestra de participación que culmina un domingo para reiniciar el lunes de trabajo en actividades productivas y de servicios que generan riqueza y divisas para México y que por un rato lo alejan a uno de “debates” y diretes.

¿SE VA A ACABAR EL MUNDO?

Niños en Playa del Carmen    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Lista para la travesía de 2013   

Joven en Polé Fotografía: Adalberto Ríos Szalay
2012
05.14
In .

TEMPORADA DE GRILLOS

Grillo, Sierra de Huautla, Morelos       Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Aún cuando la palabra grillo ha sido asignada a los politiqueros, los pobres chapulines son seres dignos y hermosos, además de buenos cantantes.

Se dice que su canto prenupcial es una petición de lluvias, por ello resultan tan apreciados que un querido personaje mexicano, Cri Cri, adoptó tan musical nombre.

PREHISTORIA EN ESCALA

Reptil, Cuernavaca, Morelos           Fotografía: Adalberto Ríos Szalay.

Fotografiábamos una cascabel, un coralillo y un monstruo de Gila en el campus de la Universidad de Morelos, cuando de improviso apareció, entre las rocas, un reptil que también demandaba atención y cuyo tamaño no superaba un meñique.

Me acerqué y me permitió hacerle un retrato, como para un pasaporte del mezosoico y además me hizo recordar que la naturaleza nos ofrece no solo múltiples especies, sino lo que parecieran versiones en diferentes escalas.

SUPERSTICIONES NOCTURNAS

Mariposa nocturna, Sierra de Huautla, Morelos     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las mariposas nocturnas no suelen ser tan apreciadas como las diurnas de brillantes y vistosos colores; es más algunos las consideran de mal agüero y un tanto desagradables por la presencia de vello, un polvillo que dejan al tocarlas y sus colores más bien serios.

El número de mariposas nocturnas supera a las diurnas; si se hacen a un lado las aprehensiones se podrán apreciar sus elaborados diseños. En eso estaba al encontrar una en la pared de la Estación Biológica El Limón, de la Universidad de Morelos, cuando me percaté que estaba resguardando 13 huevecillos, para colmo de los supersticiosos.

EL VERDADERO BIG BROTHER

Ojo de ballena gris, Laguna de San Ignacio, B.C.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La experiencia de encontrarse a centímetros con uno de los seres vivos más grande del planeta, es un privilegio que la madre naturaleza otorgó a las lagunas de Baja California.

Una de las más emocionantes vivencias que se puede experimentar es poder localizar el ojo y la mirada de ese prodigio; tener la suerte y puntería de fotografiarlo es algo que debe agradecerse: el pequeño detalle de un coloso.

Ser visto con la curiosidad y bondad de tan admirable ser nos lleva a reconocer la interrelación con quién podría ser identificado como un hermano mayor, al que resulta inadmisible seguir masacrando, al igual que sucede con otras especies.

ALHELÍ  AGRADECIDA

Alhelí, Jiutepec, Morelos    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

A la entrada  del hotel Hacienda de Cortés en Jiutepec, Morelos, comienza el cuidado jardín que reúne flores propias del lugar y otras latitudes. Lógicamente son regadas diariamente y por ello de las gotas en el aire.

MADRE AMOROSA

Alacrán hembra y sus crías, Huautla, Morelos     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En una incursión nocturna guiada por el biólogo Topiltzin Contreras en la Sierra de Huautla, Morelos, localizó bajo una roca a una serpiente acompañada por gran cantidad de alacranes, entre ellos una madre que llevaba sus crías sobre el cuerpo. Con una luz especial llevada también por Topiltzin fue posible hacer fotos para mostrar los detalles.

Las mejores fotos las hizo mi hijo Adalberto, pero les comparto esta de mi autoría.

NAVEGANDO POR LA RED

Arañas en telaraña. Sierra de Huautla, Morelos    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Dentro de su red dos arañas avanzan; la que lleva la delantera luce un llamativo diseño sobre su cuerpo y al frente una especie de máscara que semeja una calavera.

 LIBELULAS

Libélulas, Cuernavaca, Mor.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En una de las múltiples barrancas de Cuernavaca, que son plenas de vida y una de las razones del privilegiado clima de la ciudad, encontré, con el fondo oscuro de las sombras, una varita utilizada por dos libélulas en un momento de reposo que mucho agradecí.

2012
05.07
In .

CAMINANDO POR EL COLOR

Niña de Copainalá, Chiapas     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los primeros pasos de los niños mexicanos se dan en un mundo de color, como el de los modestos pisos azules o rojos de cemento pulido en los que aparecen grietas que formarán  parte de la decoración.

Si se vive en Chiapas o Veracruz no es de sorprender que el contacto con la jugosa vegetación, las nubes que pasan del blanco al negro, previo a la descarga de chaparrones, o la presencia de aves multicolores va creando un espectro de colores que naturalmente se verá correspondido en los muros de las viviendas, en armonía con su entorno.

TUNELES DE COLORES

Portales en Tlacotalpan, Veracruz        Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La vida de Tlacotalpan transcurre en portales que invitan a protegerse del sol a través de viajes que van de color en color.

Agustín Lara decidió que su cuna era tlacotalpeña y jarocha, ahí conocí a don Guillermo Cházaro Lagos, tío Guillo,  maestro decimero jarocho al que tuve el gusto de escuchar declamar sus encendidos versos ligados al color, como este fragmento con el que casi escucho los colores del arpa y la jarana:

Papaloapan-Mariposa
de las alas de obsidiana,
penetrando la sabana
de tierra maravillosa.
Donde Chalchiutlicue diosa
con la saya de esmeralda,
sacudíase la falda
de peces multicolores
para estampar los colores
del verdiazul hasta el gualda.

DENTRO DE UNA CASA JAROCHA

Casa del arquitecto Aguirre Tinoco   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En Tlacotalpan conocí al arquitecto Humberto Aguirre Tinoco, impulsor del son jarocho, gran promotor cultural ligado a la pintura, a la arquitectura y la música. Visitamos su jarochísima casa donde los colores y las pinturas daban especial cobijo a un bar, muestra fehaciente que los colores no son solo en las fachadas.

PATIO CAMPECHANO

Patio del Antiguo Colegio Jesuita      Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Campeche esta más hermosa que nunca gracias los trabajos que le han devuelto el color a sus muros y resaltado la belleza de sus mosaicos y azulejos. Una muestra es el Antiguo Colegio Jesuita, hoy Ilustre Instituto Campechano.

ESCENOGRAFÍA CAMPECHANA

Casonas frente al Teatro Francisco de Paula Toro  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Entre la columnas del Teatro Francisco de Paula Toro aparece una inesperada escenografía exterior, gracias a los portones, yesería, balcones y colores de casonas campechanas.

TAMBIEN EL NORTE

Puertas de Linares, N.L.     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Algunas lecciones de viajar por Nuevo León es percatarse de la belleza del desierto, saber que Nuevo León no solo es Monterrey y que los jarochos no son dueños del monopolio del color.

En pueblos como Allende, San Nicolás o San Pedro encontré múltiples muestras de la arquitectura popular neoleonesa y su colorido, como esta casona en la que su fiero guardián  agrega un detalle más al uso del color.

CORROBORANDO LA BELLEZA

Puerta de Linares, N.L.     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Al ser daltónico con frecuencia me pregunto si lo que para mi resulta hermoso ¿es percibido de igual manera por otros?.  Por ejemplo esta antigua puerta de Linares que a mi me pareció bella por su sencillez y colorido.

EN ZACUALPAN DE AMILPAS

Tienda la Mexicana, Zacualpan de Amilpas, Morelos     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Limpiar, quitar cables y pintar equivale a cambiar y dignificar una casa, un pueblo, una ciudad.  Me ha pasado en Comitán, en La Habana o en Zacualpan, donde algunos sitios me pasaban desapercibidos o me desagradaban por su descuido, celebro verles revitalizados cuando la pintura es el comienzo de procesos de aprecio, trabajo y renovadas acciones.

 

 

 

 

2012
04.29
In .

INESPERADO ESPECTÁCULO

El Salto, Zaragoza, Nuevo León   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Cuando se piensa en Nuevo León generalmente se le asocia con áreas desérticas, con ausencia de agua; sin embargo la geografía neoleonesa, además del desierto, comprende colosales formaciones orográficas y bosques templados, donde surgen corrientes que se abren paso cincelando el paisaje.

Puerto Genovevo, Cañón El Salto, Santiago, Nuevo Leon     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En Nuevo León hay empresas de ecoturismo que llevan a caídas de agua tan hermosas como El Chipitín y desde luego la muy visitada Cola de Caballo.

Cola de Caballo, Santiago, Nuevo León    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

LA ALEGRÍA DEL AGUA

Manantial de Matzinga, Orizaba, Veracruz    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Además de que “el agua y el clima de Orizaba” sean apreciados elementos para la producción de cerveza, una serie de cascadas comprueban, una vez más, la sabiduría de la toponimia náhuatl. Orizaba tiene como origen el vocablo náhuatl  Ahauializapan, que se puede tomar como “en el agua de la alegría”.

INSPIRACION MITOLÓGICA

Salto de Eyipantla, Catemaco, Veracruz   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Lira en mano hay quienes imaginan que Quetzalcoatl nació en Amatlán, Morelos. Los jarochos no se quedan atrás al afirmar que Tlaloc gobernó en Los Tuxtlas y tuvo como casa el Salto de Eyipantla.

Sería difícil tarea comprobar los domicilios de las deidades, pero lo que estaría fuera de duda es su buen gusto al elegir tan hermosos lugares.

TRIBUTO AL AMACUZÁC

Los Manantiales, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En Tlaquiltenango, Morelos se localizan dos balnearios naturales a orillas del río Amacuzac: Las Huertas y los Manantiales. Además de sus fuentes en medio del bosque, sus pequeños arroyos tributan al caudal del río más grande de Morelos que corre a unos cuantos metros; al hacerlo se deslizan entre rocas empapadas y afelpadas por el musgo, creando un escenario apropiado para la contemplación.

MONUMENTO A LAS CASCADAS

Cascada petrificada, Hierve el Agua, Oaxaca    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Cuando se visita la zona arqueológica de Mitla en Oaxaca se tiene la oportunidad de conocer un inusual paraje a 22 kilómetros hacia la cordillera. Se trata de un lugar donde afloran múltiples manantiales de agua caliente rica en carbonato de calcio.  Lo anterior provoca la formación de pozas, muros y cascadas petrificadas.

Los arqueólogos han encontrado en Hierve el Agua vestigios de un sistema de riego para una red de terrazas que data de hace 2500 años.

 LA HERMANA MAYOR

Cascada de Basaseachi, Chihuahua     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En la escarpada Sierra Tarahumara no solo hay una colosal orografía con cañones como el del Cobre o la Sinforosa, sino además tiene la caída de agua más grande de México, en Basaseachi, con una altura de 246 mts enmarcada por los peñascos y bosques de pino encino.

CATARATAS DE AGUA AZUL

Cascadas de Agua Azul, Chiapas    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las cascadas de Agua Azul son área protegida en Chiapas, sus aguas varían del verde al azul, según el mes en que se visiten.

EL AGUACERO

Cascada El Aguacero, Ocozocuautla, Chiapas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 La geografía chiapaneca conjunta cañones, selvas, costa, planicies, manglares y bosques donde abunda el agua. Las cascadas abundan en el cañón del Sumidero, alrededor de Palenque, o el cañón del río la Venta en Ocozocuautla donde, dependiendo la época del agua la cascada de El Aguacero brinda la brisa de una lluvia fina o la fuerza de un chaparrón.

 EN ESPERA DE MEJORES DIAS

Salto de San Antón, Cuernavaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Salto de San Antón fue un paseo preferido por los habitantes y visitantes de la antigua Cuauhnahuac, su caída de 40 metros y sus prismas basáltico fueron siempre motivos de admiración.

La presión demográfica, el crecimiento desordenado y el mal uso de las barrancas como vertederos ha ocasionado un deplorable deterioro del sitio. Habitantes de San Antón, científicos y ciudadanos responsables se esfuerzan para devolver la salud a este emblemático paraje que inspiró a Guillermo Prieto para escribir:

Vive ¡oh cascada!, vive; y tu belleza,

Joya hermosa, del sur forme el encanto

de los que vierten a sus solas llanto

cual las gotas que vierten tus raudales

y tus columnas de basalto embeben

 

 

 

2012
04.23
In .

EL PERFUMADO SUELO DEL BOSQUE DE CONIFERAS 

SUELO  DEL BOQUE DE TOTOLAPAN, MORELOS   FOTOGRAFIA: ADALBERTO RIOS SZALAY

Fotografiando en el extremo sur de la Patagonia chilena con dos biólogos catalanes observé que, además de registrar panoramas o especies de la flora y la fauna, ponían especial interés en fotografiar los suelos. A partir de entonces hago lo mismo.

La superficie de los bosques de coníferas es de lo más atractiva y perfumada. Un día de muertos en los Altos de Chiapas unos amigos tzeltales me invitaron a compartir con ellos en su casa, al entrar me llamó la atención lo mullido del piso y el aroma de pino, pues acostumbran cubrir sus suelos con ese regalo del bosque, en forma de madejas, que llaman juncia.

CUESTION DE ENFOQUES

HOJAS DE BUGAMBILIA EN UNA BANQUETA DE CUERNAVACA   FOTOGRAFIA: ADALBERTO RIOS SZALAY

Con frecuencia escucho a personas que se quejan de que determinados árboles “tiran mucha basura” y he conocido vecinos, recién llegados a Cuernavaca, que incluso me han propuesto tirarlos. A mi me parece un privilegio que las banquetas de mi ciudad nos obsequien conjuntos como el fotografiado.

COYOTE NORTEÑO

Huellas de coyote en Cerro Prieto, Baja California   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Uno de los días que más calor seco he sentido en mi vida fue en Cerro Prieto, cerca de Mexicali. El termómetro marcaba 50 grados, pero además me encontraba en el campo geotérmico donde emana vapor de la tierra que es convertido en electricidad,

En una laguna seca y cuarteada encontré las huellas de un coyote bueno, o sea que no estafaba paisanos migrantes.  Poco después por el entusiasmo de fotografiar los pequeños cráteres de donde sale el agua y el vapor, me hundí en el lodo y sufrí quemaduras de segundo grado.

ALFOMBRA DE MARIPOSAS

Mariposas Monarcas en el suelo, El Rosario, Mich.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay 

Indescriptible sensación es ver, entre octubre y marzo, los racimos de mariposas pendientes de los árboles en los bosques de Michoacán y el Estado de México; inenarrable resulta sentirse cubierto de mariposas cuando temprano, al despertar de su letargo, se prenden del pelo y la ropa del visitante y paralizante cuando al voltear al suelo no hay espacio disponible para avanzar. Afortunadamente las medidas de protección y el celo de los campesinos responsables establecen áreas desde donde es posible disfrutar del espectáculo sin dañarlas.

ACUERDATE DE ACAPULCO

Conchas en Celestun, Yuc.   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En los 50s las familias no viajaban como ahora, recuerdo que en una de las excepcionales salidas estuve de niño en Acapulco, en Caleta, con mi hermana recolectando conchitas en la playa; es más Agustín Lara le compuso a la Doña aquello de:

“acuérdate que en la playa

con tus manitas las estrellitas

las enjuagabas”

Me temo que ahora habrá  mucho que enjuagarse pero pocos caracoles, conchitas y estrellitas que colectar.

La fotografía corresponde a la playa de Celestún, Yucatán,  donde abundan las conchitas y hacen artesanías con las mismas, por cierto, como excepción de las extraordinarias artesanías mexicanas, ¿por qué todo lo hecho con conchitas luce más cursi que las fotos de político en campaña?

UN PINACATE MUY IMPORTANTE

Pinacate en las dunas del desierto de Sonora    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Una de las primeras reservas de la biosfera decretadas por nuestro país es la del Desierto del Pinacate, lugar enorme con dunas, volcanes, sahuaros y formidables avenidas de lava.

La belleza de las dunas con sus caprichosos diseños se complementa, contra lo que normalmente se creé, con numerosas especies de la fauna que dejan huellas, como las cascabeles de cuernitos, aves e insectos, como el pinacate que ha dado nombre a la reserva y que deja su singular huella como de tractor.

 CICLO DE VIDA

Restos de hojas de nopal, Tlalnepantla, Morelos  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Dicen los campesinos de Tlalnepantla, Morelos que no hay mejor abono para el cultivo de nopal que los restos de sus hojas. Así se confirma lo dicho por Motolinia en el sentido que el nopal era “el árbol de las maravillas” dados los múltiples aprovechamientos de la generosa planta.

LA BELLEZA DE LA SAL

Salina en la laguna de San Ignacio, Baja California   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Me decía el director del penal de las Islas Marías que flaco favor les había hecho Pedro Infante con su película Islas Marías, donde mostraba a las salinas como área de suplicio. La verdad es que el entorno es precioso y el sistema ejemplar (por cierto aclaro que fui a tomar fotos).

No vi salinas en dichas islas pero si las he visitado en Baja California, por ejemplo las de la Laguna de San Ignacio, donde sus pobladores planean producir sal gourmet.

 

2012
04.15
In .

JÚBILO MESOAMERICANO

Relata el Popol Vuh: “Y de esta manera se llenaron de alegría, porque habían descubierto una hermosa tierra, llena de deleites, abundante en mazorcas amarillas y mazorcas blancas, y abundante también en pataxte y cacao, y en innumerables zapotes, anonas, jocotes, nances, matasanos y miel.”

Doña María de Jesús Mendez, Zacán, Michoacán          Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 EL ORIGEN DEL MAÍZ

Planta de teocintle                            Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El maíz es uno de los tres granos que alimentan a la humanidad.  A partir del teocintle, una pequeña gramínea silvestre, los antiguos mexicanos realizaron la hazaña genética de domesticarla y, a través de pacientes y prolongados procesos de selección durante siglos, obtener variedades de maíz, como ahora lo conocemos, adecuadas a diferentes climas, altitudes y estaciones anuales.

Marco Antonio Díaz León al escribir “Nueve mil Años de Agricultura en México” nos dice al hablar del maíz como aportación mexicana al mundo: “El maíz es una planta tan versátil y tan importante que modificó los sistemas de producción agrícola a nivel mundial; el cultivo del maíz se generalizó como el cultivo de los pobres y alimentó literalmente el desarrollo de la industrialización”

HOMBRES DE MAÍZ

Planta de maíz, fragmento de mural en Cacaxtla, Tlaxcala  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los murales de Cacaxtla, Tlaxcala sorprenden por su belleza y por su inequívoca factura maya. Uno de los fragmentos que más me gusta es la representación de una planta de maíz en que las mazorcas son rostros mayas, de esta manera el talentoso tlacuilo, pintor prehispánico, dejó clara constancia de la interrelación del hombre que no puede vivir sin el maíz, con esta planta que, a diferencia de otras especies que esparcen sus frutos y semillas, necesita al hombre para que lo siembre y cultive.

          LA GRAN MATRIZ

Interior de la gran pirámide de Cacaxtla, Tlaxcala      Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En el interior de la gran pirámide de Cacaxtla se encontró un cuexcomate, (granero o troje indígena) manera de expresar ritualmente el amor a la tierra, a sus frutos y a la importancia que para nuestro pueblo tiene el maíz.

SABROSO Y NUTRITIVO

Joven purépecha torteando   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La Red Nacional de Información Cultural de CONACULTA publica: “El maíz de las tortillas, aporta carbohidratos y así las calorías se traducen en energía; también tiene proteínas, aunque los aminoácidos que las componen tienen limitaciones en su digestibilidad.

Maíz, frijol, calabaza y chile, los componentes básicos de la sabia dieta mexicana   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

…. y continúa la información de CONACULTA: “El frijol es una leguminosa que aporta mayores cantidades de proteína que los cereales  y con una mejor asimilación de sus aminoácidos. El chile no solo es rico en vitaminas (es el vegetal con mayor concentración de ácido ascórbico que se conoce) sino propicia una alta digestibilidad de las proteínas del maíz y frijol. Es decir no solo es un saborizante sino un multiplicador nutricional.”

Lo anterior nos refiere a la sabiduría de un pueblo que escogió tres elementos (maíz, frijol y chile) que al combinarlos constituyen una buena dieta y además una fuente de delicias.  Por cierto la fotografía anterior la tomé en casa de la familia Bautista de Paracho ( geniales músicos purépechas) Me emocionó encontrar tal conjunto en su troje y solo lo complementé con unos chilitos. La cultura de nuestro pueblo es más que manifiesta.

DESPLANTE MICHOACANO

Moliendo en el metate masa blanca y azul, Angahuan, Michoacán    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

A partir de la experiencia de Rubi Silva, chef michoacana con estudios en diversos países pero, lo más importante, con base en las paranguas (fogones) de su tierra, trabajé en un libro sobre cocina purépecha en 20 comunidades indígenas. Este trabajo formó parte del esfuerzo encabezado por el Secretario de Turismo de Michoacán Genovevo Figueroa, que bajo el subtítulo de El Paradigma de Michoacán, recuperó e hizo viable el intento de inscribir a la cocina mexicana en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Un derroche de habilidad y destreza me tocó ver en Angahuan, en las faldas del Paricutin. Una joven molía masa de dos colores y después comenzó a tortear con ese rítmico aplauso que llena de felicidad a los oídos mexicanos, tanto como a la vista el momento en que se infla una tortilla en el comal y que son emociones imposibles de explicar a un forastero.

Pues bien la jovencita  le dio esa forma circular a nuestro pan y logró de un solo intento una tortilla bicolor.

Tortilla bicolor, Angahuan, Michoacán       Fotografía: Ernesto Ríos Lanz

TIERRA DE POZOLE

Pozole “con todo”, Tixtla, Guerrero        Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

LOS MIL Y UN ATOLES

Atole blanco, corundas y flores, Huancito Cañada de los Once Pueblos, Mich.    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El libro Paranguas, Hogar de Manjares Michoacanos, lo hice en base al testimonio de cocineras tradicionales. La fotografía también fue dirigida por ellas, como Amalia Pascual que me mostró corundas, jarritos de atole y las infaltables flores en una mesita de la cocina; le pregunté si sería posible sacar la mesa al patio para tener mejor luz y me dijo “no, aquí tiene que ser”, después colocó un petate en su muro ennegrecido por años de preparar delicias y ahí tuve que confiar en una larga exposición y la inmovilidad de sus manos.

Atole blanco, de cacao o de chaqueta, buñuelos y uchepos,  Ziracuaretiro, Mich     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Recuerdo que al organizar Guillermo Bonfil la inolvidable exposición sobre el maíz en el Museo Nacional de Culturas Populares, convocó al público para enviar recetas a base de dicho cereal; me comentó que la respuesta fue enorme y que bastaba enumerar corundas, salbutes, papadzules, codzitos, uchepos, tlayudas, itacates, etc., etc. Para percatarnos de la riqueza de la cocina mexicana a partir del maíz.  Por cierto los uchepos de la foto estaban buenísimos y se preparan con maíz tierno.

Corundas, Tacuro, Mich.    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 El gran científico ruso Nikolai I. Vavilov hizo una investigación a nivel mundial para localizar los sitios donde se inició la agricultura en el planeta. Definió siete lugares originarios fundamentales, uno de ellos México del cuál consignó en sus reportes: “En el sur de México y en América Central cada investigador de plantas cultivables se encuentra en pleno sentido de la palabra en un “horno de Creación” () Cuanta sabiduría, cuanta energía creativa requirió este pueblo para fundar aquí una cultura agrícola original() México es un país de gran interés para nosotros por la historia del cultivo de la tierra, la composición de plantas cultivables, de maíz, de tabaco, de oleaginosas, de frijoles y de calabaza.

La relación de estos avances agrícolas y la grandeza de las ciudades prehispánicas mayas y de Teotihuacan le llevaron a escribir “Para la filosofía existencial hay que visitar estos lugares y verlos. Hoy , en México, he comprendido más que de todos los libros que he leído”.

Muchacha tzotzil, Larrainzar, Chiapas    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Surcos, Jonacatepec, Morelos     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

2012
04.09
In .

Más allá de las definiciones que se han utilizado para establecer divisiones entre las expresiones de los hombres, como arte-artesanía o bellas artes-arte popular, me quedo con las acepciones que de arte nos ofrece el diccionario de la Real Academia de la Lengua:

Virtud, disposición y habilidad para hacer algo

Manos de tejedora de Carranza, Chiapas    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Creo que algunos coincidiremos en que el delicado tejido en algodón que aparece en este telar requiere de una disposición y habilidad virtuosa.

La segunda acepción de la Real academia dice acerca del arte:

Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

Platón de cerámica de alta temperatura de Luis Manuel Morales, Tzintzuntzan, Michoacán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Lo concavidad de un platón michoacano, el oficio de su autor y el conocimiento que tiene de su entorno, da movimiento a un cardumen que gira, creando la ilusión de una hélice o red que, me parece, cumple con la segunda acepción del más importante diccionario de nuestra lengua.

Luis Manuel Morales, cerámica de alta temperatura de en Tzintzuntzan, Mich.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Una acepción más de la Real Academia de la Lengua acerca del arte dice:

Conjunto de preceptos y reglas necesarios para hacer bien algo

Maestro enseñando a los niños en el taller de capacitación Vasco de Quiroga en Santa Clara del Cobre, Mich.     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los grandes maestros de la edad media y de nuestros gremios se formaron en la disciplina y oficio que significaba el necesario paso de aprendiz, a oficial y de ahí a la maestría, como se practica en Santa Clara del Cobre, Mich.

Funcionalidad y belleza

Tehuas o sandalias de gamuza de venado de los kikapús, Coahuila   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las diferentes etnias de nuestro país tienen la capacidad para producir múltiples satisfactores, aprovechando los elementos que les brinda su entorno e incorporarles belleza, esto último como una expresión vital.

Los kikapús habitan en Muzquiz, Coahuila, son originarios de Canadá de donde emigraron expulsados por la llegada de colonos, llegaron a México durante el virreinato y fueron negociando tierras desde Carlos III, a Guadalupe Victoria, Juárez y Lázaro Cárdenas.

Procesan con maestría la piel de venados para elaborar sandalias que adornan con chaquira. Usan carrizos, troncos y petates para construir sus casas, unas para el invierno y otras para la época de calor.

Sus vestidos, danzas y cantos siempre reflejan su sentido de la estética.

Niña de Huajintlán, Morelos con sus maracas  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los habitantes de Huajintlán aprovechan el fruto del cuatecomate o cirián para fabricar en familia maracas y complementar su economía.

Cucharas purépechas, Cuanajo, Mich.  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los purépechas utilizan la madera de sus bosques para múltiples propósitos, producen desde columnas, molinillos, muebles, trasteros o cucharas donde resulta imposible la ausencia de flores y aves.

Comedor de chuspata, Hacienda Ucazanástacua, Mich.     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Mario López Torres estudió artes plásticas y se sintió atraído por las prácticas de maestros de la cestería de diferentes estados; así entró en contacto con la chuspata del lago de Pátzcuaro. A partir de ahí se dieron los frutos generosos para quienes abrevan de la inagotable fuente creadora de nuestras culturas.

Maestro huichol decorando una pieza, Jalisco   Fotografía: Adalberto Ríos Lanz

Hay artistas de nuestros pueblos que han cruzado la línea de producir bienes utilitarios para satisfacer necesidades básicas, para generar belleza que satisfaga  apetitos superiores.

Calabazas michoacanas   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La vida me ha concedido el privilegio viajar ininterrumpidamente por mi país por más de cuarenta años, entrar en contacto con sus múltiples culturas ha sido mi mejor escuela.

Mano de artesano de Saltillo  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Entre más charlo y fotografío a los constructores de México, más admiro y amo su trabajo, talento y bonhomía.  Mucho antes que yo seres admirables reconocieron su virtuosismo, uno Alberto Durero, el más grande artista del renacimiento alemán que al observar, por horas, las piezas enviadas a Carlos V dijo: “Vi las cosas que trajeron al rey desde la nueva tierra del oro (México) Toda clase de cosas maravillosas () Y nada he visto a lo largo de toda mi vida que haya alegrado tanto mi corazón como estas cosas. En ellas he encontrado objetos maravillosamente artísticos y me he admirado de los sutiles ingenios de los hombres de esas tierras extrañas”.

El humanista Pedro Mártir de Anglería al ver las mismas obras dijo: “Entre todas las alabanzas que en estas artes ha merecido el ingenio humano, no admiro ciertamente el oro y las piedras preciosas: lo que me pasma es la industria y el arte con la que la obra aventaja a la materia; he visto mil figuras y mil caras que no puedo describir; me parece que no he visto jamás  cosa alguna que, por su hermosura, pueda atraer tanto las miradas de los hombres”.

Así es que dejemos de pedir perdón llamando artesanía a las obras de mujeres, hombres y niños del pueblo que alimentan, para mi, una de las más vigorosas y dinámicas ramas del arte mexicano, recordando que la cultura es obra de los pueblos y el arte la síntesis que de la misma logran sus más logrados artífices.

Manos de doña María Meza, Tenejapa, Chiapas, Premio Nacional de las Artes    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

 

 

 


2012
04.02
In .

SEVILLA

Procesión sobre el Puente de Triana         Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Tuve la suerte y privilegio de asistir a una Semana Santa en Sevilla invitado por el gran periodista Luis Suarez, sevillano y mexicano, el mejor guía que jamás pude pensar en tener.

Desde luego las celebraciones son un tema a recordar para toda la vida, pero puedo agregar además vivencias como aquella con un grupo de costaleros, esos fortachones que van cargando bajo las grandes andas o pasos tapados con una especie de cortinas.  En uno de los descansos nos acercamos y preguntamos a uno de ellos porqué hacía tan pesada tarea, a lo que contestó: “Yo soy comunista, no creó ni en mí…. ¡ Pero esta es mi tradición!.

Costaleros en Sevilla      Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Platicábamos con un gitano cuando pasó en procesión su Virgen, María de las Angustias; Luis y yo le preguntamos porqué la Virgen de la Macarena llevaba mejores joyas.  El gitano la vio, pensó y dijo: “es que la nuestra es más honrá”

Nazarenos sevillanos     Fotografía:  Adalberto Ríos Szalay

 

SEMANA SANTA EN LA ANTIGUA GUATEMALA

Procesión pasando el arco de Santa Catalina, antigua, Guatemala     Fotografia: Adalberto Ríos Szalay

En la Antigua Guatemala se celebra la solemnemente Semana Santa, participan cientos de personas llevando prodigiosas andas monumentales con imágenes cuyas dimensiones parecieran un reto al doblar por las esquinas, asisten mayas a caballo metidos a centuriones, van grupos que interpretan música acorde a la ocasión, desfilan cucuruchos (así les llaman a los nazarenos) de siniestras vestimentas que recuerdan al kukux klan y se desplazan sobre enormes alfombras de aserrín y flores.

Procesión en la Antigua Guatemala     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Procesión en la Antigua Guatemala     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Sin duda se trata de un evento espectacular al que vale la pena asistir y disfrutar de la calidez de los vecinos chapines.

LA SEMANA SANTA Y EL VENADO

Judíos o fariseos en las ruinas de un templo, Tehueco, Sinaloa  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los mayos habitan entre el norte de Sinaloa y sur de Sonora, es una cultura emparentada con los yaquis. Cada año celebran un ejercicio sincrético que representa la búsqueda de Cristo, su captura y sacrificio pero con una evidente mezcla con sus creencias milenarias.

Los llamados fariseos recorren los pueblos buscando a Cristo, corriendo y gritando de la misma manera que lo hacen los nativos de Norte América. Se disfrazan con atuendos suigéneris con prendas modernas y tenábaris, capullos de mariposas atados en las piernas que producen una percusión a la manera de los cascabeles y usan máscaras, algunas de piel de venado que serán quemadas al final de la semana.

Mayos fariseos             Fotografía:  Adalberto Ríos Szalay

Hacen ceremonias en el templo católico donde ellos mismos ofician y durante largas sesiones bailan pascola y la fantástica danza del venado, donde niños, viejos, flacos o gordos toman cierto tiempo para representar con gran plasticidad su interpretación.

Danzante de Venado    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 Pregunté a los mayos porqué no había un sacerdote católico a lo que me contestaron, “si pone su cuota será bienvenido”. Acerca de los orígenes me dijeron que la semana santa la celebran desde antes de la llegada de los españoles ¿Pero como?, inquirí, si están celebrando a Cristo, a lo que el viejo jefe me contestó sorprendido “¿que Cristo no es un venado?”  Dicho esto con el respeto y reverencia que les inspira tan venerada especie.

 JUNTO AL VOLCÁN

Sayones de Tetela del Volcán, Morelos    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La mayoría de los grandes eventos de la Semana Santa se concentran entre el jueves y viernes; por ello fue una sorpresa, al visitar un Sábado de Gloria el convento de San Juan Bautista en Tetela del Volcán, Morelos encontrarme con un multitudinario evento con cientos de participantes, y la población entera involucrada.

Sayón en el claustro del convento de Tetela del Volcán    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Hombres ataviados con brillantes túnicas, máscaras y coloridos tocados de papel de más de dos metros, en cuya elaboración dedican semanas, corren entre una valla que arroja cerillos prendidos, incendiando lo trabajado con tanto esmero.

 
Sayón corriendo entre la valla, Tetela del Volcán    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Se trata de una celebración ancestral que mezcla el fuego con lo efímero y que ha tomado especial fuerza los últimos años, constancia del vigor e inacabable proceso de recreación de nuestras culturas.

Matrimonio con su bebé, Tetela del Volcán       Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

 

 

2012
03.26
In .

AL NOPAL SOLO LO VISITAN …….

Nopal con tunas, La Calera, Zacatecas              Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Motolinia describió al nopal como “árbol” porque en Europa no conocían las cactáceas.  En México los nopales forman parte de la dieta, las prácticas medicinales y desde luego del escudo y la bandera nacional.

Hay más de 300 especies, los mexicanos lo han aprovechado desde tiempos inmemoriales.

Nopal con rocío en Tlayacapan, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

ME HE DE COMER ESA TUNA ……….

Tuve el privilegio de sostener una larga entrevista con el maestro Rafael Coronel, afamado pintor zacatecano,  creador de museos y enamorado de su tierra, de la que me habló con amor infinito, por ejemplo al decirme: “La nopalera se llama a esos desiertos entre San Luis Potosí, Zacatecas y Durango, ahí aparece el fruto del desierto.  Aunque estés en la soledad absoluta, si tienes imaginación la saboreas a la distancia; esa fruta que nace milagrosamente resulta también un milagro en el sabor; las hay blancas, cardonas, amarillas  ¡Son manjares!

Tunas a la venta, Bracho, Zacatecas          Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Tunas en huacales,  Valparaiso, Zacatecas                    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

COSECHA ESCULTÓRICA

Empaque de nopales en Tlalnepantla, Morelos    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Tomando como base la cantidad de materia verde obtenida por superficie, el cultivo de nopal es uno de los más eficientes del mundo. La cosecha de las hojas del noble cactus se hace durante todo el año y su importancia como materia prima en la industria química y farmacéutica lo ha convertido en un importante producto de exportación.

Los campesinos de Tlayacapan y Tlalnepantla Morelos son buenos productores y exportan a diferentes países de Asia y Europa. Al cruzar por su territorio hace algunos años capté una escena que ya no se da más: su estética manera de empacarlo de manera cilíndrica. Hoy ya utilizan cajas de plástico que les resultan más prácticas.

Cosecha de nopal en Tlalnepantla, Morelos   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

UN ALIMENTO SABROSO Y NUTRITIVO

Puesto de nopales en el mercado de Zacatecas   Fotografía Adalberto Ríos Szalay

A lo largo y ancho del país los nopales se comen en ensaladas, revueltos con huevo, en moles y en una diversidad de guisos tan amplia como la variedad geográfica, se toman en jugo o se sirven con queso o ¿que tal un taco de nopalitos con chicharrón y una salsa picante?

QUESO, PAN Y VINO

Queso de tuna, vino de tuna y nopal al fondo  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Definitivamente Motolinia tenía razón, el nopal tiene infinitos usos. Los potosinos y zacatecanos  hacen queso de él y preparan vino, como el de la foto en pleno desierto. Además ya forma parte de nuestro pan, la tortilla, gracias a la innovación de un paisano en los Angeles. Alonso Arellano tiene grado de doctorado universitario y  produce tortillas mezcladas con nopal, para hacerlas aún más ricas y nutritivas.

Alonso Arellano y su esposa en Nopaltilla, Los Angeles, California   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

LA BELLEZA DE LOS COLORES NATURALES

Sarapes de Teotitlán del Valle, Oaxaca   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En Oaxaca visité una pequeña empresa llamada Tlapalnochestli que, inteligentemente formó un nuevo vocablo uniendo tlapal (color) con nochestli (nopal). Ahí producen el polvo de la cochinilla, material de utilidad para el teñido de lana, la industria alimentaria e incluso para la fabricación de cosméticos.

UN PEQUEÑO INSECTO TINTORERO

Hojas de nopal con cochinilla, Valles Centrales, Oaxaca    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La cochinilla, Dactylopius coccus, es un parasito del nopal, que desde tiempos prehispánicos se utilizo para teñir de rojo carmín. Las prendas trabajadas con cochinilla eran de uso exclusivo de los grandes señores y durante el virreinato representó un renglón económico de gran importancia, a tal grado que después de la plata llegó a ser el segundo producto de exportación.

Hoy los artesanos tejedores de sarapes de los Valles Centrales de Oaxaca ofrecen sus extraordinarios sarapes teñidos con la grana cochinilla.

Mano de artesano con cochinilla y sarape al fondo, Teotitlán del Valle, Oaxaca    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay
2012
03.19
In .

MUESTRA DEL MÁS GRANDE CARIÑO

Niña purépecha en la huatápera de Uruapan      Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El refinamiento de una cultura tiene como una de sus más logradas expresiones la manera en que trata a sus hijos.

Al momento en que una niña nacía en el México prehispánico, el padre la recibía con las siguientes palabras:

Aquí estás mi hijita,

Mi collar de piedras finas,

Mi plumaje de quetzal

Plumas de quetzal                   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Lo anterior formaba parte de los Consejos de un Padre a su Hija, cuando los conoció Fray Bernardino de Sahagún dijo: “Usan de muy hermosas metáforas y maneras de hablar () Más aprovecharían de éstas pláticas dichas en el púlpito, por el lenguaje y estilo en que están, a los mozos y mozas, que otros muchos sermones”.

LA AMISTAD TAN PRECIADA COMO LOS PLUMAJES

Plumaje de pavo ocelado, Tikal, Guatemala                             Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Algunos gobernantes prehispánicos fueron además poetas, como Netzahualcoyotl y Tecayehuatzin, rey de Huejotzingo. Este último expresaba el sentido de la amistad, ligado a uno de los bienes naturales más preciados, los plumajes.

La amistad

Cual pluma de quetzal, fragante flor,

La amistad se estremece:

Como plumas de garzas, en galas se entreteje.

Un ave que rumora cual cascabel es nuestro canto:

¡que hermoso lo entonáis!

 Tucán, Chiapas       Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

UN TESORO DE PLUMAS

Plumas de guacamaya roja   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Una de las ciudades prehispánicas que más hondo recuerdo me han dejado es Paquime, en Chihuahua. Se trata de la zona arqueológica más al norte de nuestro país, relacionada con los indios pueblo y por ende los anazasi.  Paquimé fue puente entre Mesoamérica y Oasisamérica, permitió que los más preciados productos de una y otra región se intercambiaran: la turquesa de los pueblos del norte por las plumas de guacamaya del trópico.

Guamaya roja y azul, Quintana Roo  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La arquitectura de Paquimé pareciera obra de un audaz arquitecto contemporáneo y entre sus construcciones se ha localizado un aviario para los hermosos loros multicolores.

Paquime, Chihuahua      Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

PARA ATRAPAR LOS SUEÑOS

Atrapa sueños, Arizona     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Los indígenas nativos norteamericanos acostumbran elaborar con un pequeño aro de sauce una red, a la manera de una telaraña. Los sioux consideran que este amuleto sirve para atrapar y filtrar los sueños, dejando pasar solo los agradables y eliminando las pesadillas.

Los atrapa sueños se complementan con abalorios y  plumas de búho, ave relacionadas con la sabiduría.

Buho     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

DE PUREZAS E IMPUREZAS

Flamenco, Celestun, Yucatán   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Seguramente Salvador Díaz Mirón vivía momentos muy complicados con Gloria a la que escribe un poema donde, entre muchas cosas, le dice:

Hay plumajes que cruzan el pantano

y no se manchan ….. ¡mi plumaje es de esos!

Pelicanos y flamencos suelen habitar pantanos, que no son sinónimos de impurezas, …. a menos que sufran la contaminación, obra del hombre.

Pelicano, Quintana Roo   Fotografía:  Adalberto Ríos Szalay

 

2012
03.12
In .

BAJA CALIFORNIA, TIERRA DE UNICIDADES

Cardones en el desierto del Vizcaíno, B.C.S.      Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Baja California Sur es una tierra llena de peculiaridades, de unicidades, como los cardones y los cirios, esas cactáceas que solo crecen en sus parajes, compartiendo con biznagas, chollas y ocotillos, las salinas que parecieran blancas extensiones polares, excentricidades como el templo de Santa Rosalía diseñado por Gustav Eiffel, la carretera Transpeninsular que nos lleva dando bandazos entre dos mares o los deliciosos tacos de camarón de La Paz.

Salina en el desierto del Vizcaíno       Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Carretera Transpeninsular                                                    Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Tacos de camarón, La Paz, Baja California                              Fotografía: Ernesto Ríos Lanz

HORNO DE LA CREACIÓN

En 1988 el gobierno de México decretó al desierto del Vizcaíno como Reserva de la Biosfera, para preservar así un sitio excepcional con valiosas especies de la flora y de la fauna como el berrendo, el borrego cimarrón y la ballena gris.

Ballena gris en la Laguna San Ignacio                                 Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

La ballena gris viaja cada año desde el Ártico a las lagunas de Ojo de Liebre, Bahía Magdalena y San Ignacio, cuyos habitantes dedicados a la pesca no fueron enterados de la creación de la reserva, hasta que se les avisó que no podrían pescar más en su laguna.

Los pescadores de San Ignacio presentaron un proyecto donde solicitaban que si sus actividades pesqueras iban a ser limitadas se les permitiera ser los encargados de las actividades turísticas en la misma, lo anterior tomando en cuenta  que un pescador miembro de su comunidad, don Francisco Mayoral González, Pachico, fue el pionero en hacer excursiones de avistamiento, al descubrir que en este lugar las ballenas interactúan con las personas, fenómeno único en el mundo.

Adalberto Ríos Lanz en la Laguna de San Ignacio  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Ernesto Ríos Lanz en la Laguna de San Ignacio                 Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

25 años de esfuerzos y trabajo comenzaron por regular la presencia de barcos turísticos de Estados Unidos a los que se les avisó que sus permisos solo serían válidos si ocupaban los servicios de los pescadores de San Ignacio. Los norteamericanos tuvieron desconfianza al principio, pero el afán de los mexicanos al plantearse “recibir a los visitantes como le gustaría a uno ser recibido” y sus ganas de superación dieron magníficos resultados.

Barco de turismo de San Diego en la Laguna de San Ignacio   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

UNA ORGANIZACIÓN MEXICANA EJEMPLAR: KUYIMA

Los pescadores de San Ignacio crearon Kuyima, tocaron inútilmente puertas de oficinas de gobierno, locales y federales que eran ignorantes de lo que significaba un modelo de ecoturismo, al final lograron un préstamo de $31 mil pesos del congreso de su estado con el que compraron tiendas de campaña.

Guía explicando antes de ir a un avistamiento   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Con desarrollado sentido ecologista rehabilitaron un deteriorado terreno del que sacaron toneladas de basura, se capacitaron con el apoyo de instituciones internacionales y han reinvertido siempre sus utilidades para adquirir equipo de transporte, diseñado cabañas ecológicas y logrado, con acciones firmes, el ser considerados en la definición de normas que ahora rigen el cuidado de su entorno. Sus logros y esfuerzos han recibido importantes reconocimientos nacionales e internacionales.

Unidades de Kuyima y cabañas al fondo   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Kuyima es un ejemplo a seguir pero advierten que se trata de tareas duras de lograr, como la participación responsable, la educación y la visión a medio y largo plazo, cuando los problemas son urgentes.  Kuyima se ha ligado con instituciones de investigación científica y participa en acciones para mejorar la calidad de vida de su región.

Grupo del equipo Kuyima           Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Sus magníficos resultados se han visto afectados por la crisis económica y la disminución de visitantes, dada la mala imagen actual de nuestro país. En cualquier forma siguen adelante y han sufrido en carne propia las promesas y quimeras electorales que “pueden destruir en minutos lo que ha costado años levantar”.

Les deseo a ustedes, amables lectores, que puedan vivir una de las más ricas experiencias que se pueden tener, a nivel mundial, en torno a la naturaleza (la temporada es de noviembre a abril ) y conocer a un grupo de mexicanos ejemplares.

Visiten www.Kuyima.com

Nos vemos en San Ignacio, Baja Califonria Sur.

Atentamente:  madre e hija ballenas

Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

 

 

2012
03.06
In .

EN LA SELVA DE QUINTANA ROO

Capilla abierta de Oxtancah, Quintana Roo        Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Fueron las costas e islas de Quintana Roo escenario de los primeros contactos entre mayas e ibéricos. En 1531 el conquistador Alonso de Avila, mandó levantar, en Oxtancah, en medio de la selva, a nueve kilómetros del actual Chetumal, una capilla abierta sobre un templo maya; dada la resistencia indígena la capilla solo funcionó dos años.

La selva avanza recuperando su espacio, pero en uno de los muros aún se aprecian esgrafiados tres buques de la época.  Esta capilla abierta es la huella colonial más antigua de la región chetumaleña.

EN EL MAYAB

Capilla abierta de Dzibichaltun, al fondo pirámide de las muñecas       Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En la planicie yucateca, en las goteras de la actual Mérida esta la zona arqueológica de Dzibichaltum, donde destacan la pirámide de las Siete Muñecas, los sacbés o caminos blancos mayas y su paradisiaco cenote.

Cenote de Dzibichaltun         Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Incrustada en pleno Dzibichaltún una capilla abierta rompió la trayectoria cultural de siglos y marcó el difícil nacimiento de una nueva era.

EN TIERRAS TLAXCALTECAS

Capilla abierta de Tizatlán       Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

En las faldas de  la Malinche, justo sobre la noble Tizatlán, sede del palacio de Xicotencatl se levanta, rodeada de edificios prehispánicos una capilla abierta que destaca por la belleza de su diseño y por los magníficos frescos que la engalanan.

La capilla abierta de Tizatlán combina sus altos muros con el trabajo de viguería, su policrómica y hermosa decoración y la inusual presencia de dos coros a media altura.

Esta preciada capilla afortunadamente se encuentra protegida por una estructura de vidrio.

JUNTO A LA ARBOLEDA

Capilla abierta de San José     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Para cabecera de su marquesado Hernán Cortés se decidió por Cuauhnahuac (deformada a Cuernavaca). De inmediato inició la construcción de lo que sería un palacio sobre el antiguo centro colector de tributos tlahuica y en una colina vecina, seguramente sobre un templo, una capilla abierta de impresionantes dimensiones.

La capilla abierta de San José se localiza a un costado de la catedral y es notable por su magnitud. El obispo Sergio Mendez Arceo la revitalizó para el culto y para la celebración de eventos culturales, retomando así el papel original que cubrieron estos espacios, junto con los atrios, donde se trasmitieron, además de la religión recién llegada, nuevas formas de música, danza, canto y teatro.

 

2012
02.27
In .

FIORDO DE ENSUEÑO 

Fiordo Milford Sound, Isla Sur de Nueva Zelanda                 Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Nueva Zelanda es una tierra de maravillas preservadas en dos islas: la norte y la sur. En extremo austral de la Isla Sur se encuentra el Fiordo Milford Sound, parte integrante de un parque nacional, y uno de los principales atractivos turísticos del país, que abarca desde aguas marinas a elevados picos hasta de 1692 mts.

El nombre original del sitio en maorí Pipiotahi que se refiere a un pajarito (Piopio) y se complementa con tahi que equivale a soltero o solo.

Este fiordo es el lugar más húmedo de Nueva Zelanda, con lluvias constantes que mantienen una capa entre 3 y 4 mts de agua dulce sobre las salobres y múltiples cascadas que descienden raudamente de sus acantilados.

Delfines, leones marinos, pingüinos y su hermosa flora estimularon la inspiración de Rudyard Kipling que llamó al lugar “la octava maravilla del mundo”, inscrita ahora como Patrimonio Mundial.

Hay diversas ofertas ecoturísticas para disfrutar del parque, por ejemplo las travesías en barcos que navegan al encuentro de escenas entre la neblina, picos, fronda y cascadas.

UNA LOCACION PARA EL GENESIS

Las Estacas, Morelos                  Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Si alguna vez se piensa filmar la historia de Adán y Eva, hasta su expulsión del Edén, seguro que el scouting se sentirá feliz de encontrarse con Las Estacas, Morelos.

La profusión de palmas reales, flora acuática y el contraste de especies de la selva baja caducifolia, junto a un río de torrente cristalino, no necesitaría más que la correspondiente invitación a una serpiente externa para filmar la escena final.


LA BELLEZA DE LA JUVENTUD

Picos del Paine, Patagonia, Chile                        Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El sur-sur de nuestro continente tiene remansos extraordinarios, como el Parque Torres del Paine donde el macizo de una de las cordilleras más joven del planeta sirve de marco a lagos, caídas de agua, ríos y fiordos donde conviven pumas, cóndores, cisnes de cuello negro, zorros y desde luego guanacos, parientes de las llamas.

Chile ofrece en este lugar de notable belleza desde cuidadas áreas para el camping, hasta hoteles de gran turismo. Se trata sin duda de de una de las estrellas del ecoturismo mundial y uno de los escenarios más hermosos del planeta.

 

ANCESTRAL BELLEZA

Lago de Zirahuen, Michoacán                                   Fotografía: Adalberto Ríos Szalay    

Atardecía y a punto de llegar a Morelia desde la autopista se apreciaban las luces del crepúsculo, acentuando la quietud de sus aguas y las avenidas que los cruzan como constancia de la lucha para erradicar el lirio que agobia cuerpos de agua mexicanos.

Cuitzeo es el segundo lago más grande de México y según algunos científicos uno de los más antiguos del planeta. Abarca 410 kms cuadrados y tiene una extensión de 48 kms.

Sobre el lago de Cuitzeo atraviesa la carretera que va de Michoacán a Guanajuato, en sus orillas se localiza el poblado del mismo nombre donde se asienta el monumental convento de Santa María Magdalena, ejemplo de las magníficas acciones de revitalización llevadas a cabo por Adopte una Obra de Arte, A.C. y… por si fuera poco, según sus habitantes los charales de Cuitzeo son mejores que los de Pátzcuaro, delicada afirmación que solo el gusto de ustedes podrá dilucidar.

 

UNA PERLA DE LA PERLA DEL CARIBE

Valle de Viñales, Cuba                              Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Valle de Viñales ha reunido tanto dones de la naturaleza como obras del hombre para crear un paraje que invita a la contemplación y el relajamiento. Dados sus atributos la UNESCO lo incluyó como parte del Patrimonio Mundial desde 1999.

Las caprichosas formaciones geológicas conocidas como mogotes, junto a las cubanísimas palmas reales, las casas de tabaco y los campos de cultivo parecieran acomodadas para halagar la vista.

Si observamos el valle desde las terrazas del Hotel Los Jazmines engalanadas con coloridos vitrales de medio punto, mientras en su piano se  interpreta a Lecuona y se disfruta bebiendo alguna de las refrescantes creaciones de la coctelería cubana, se agradecerá al destino poder disfrutar de este remanso tropical.


UN BOSQUE SEDANTE

Capilla en Saguenay, Canada                        Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Tengo la suerte de conocer en Quebec a mi amigo y colega a Yves Oullet, juntos hemos realizado excursiones fotográficas, tanto en México como en la región de Saguenay Lac Saint Jean.

Camino al fiordo Saguenay mi cámara no descansó ante la sucesión interminable de apacibles y hermosos escenarios, como sucede en Suiza, Escandinavia y múltiples regiones canadienses, dado el buen cuidado de sus bosques y lagos.

Tal fue el caso de una pequeñísima capilla en medio del bosque y su respectivo y particular laguito, lugar que invitaba a relajarse y simplemente contemplar.

Después vino un festín fotográfico al encontrar acantilados de 350 mts de altura y visitar el Parque Marino de Saguenay Saint Laurent, habitado por ballenas, como las belugas y tiburones de Groenlandia.

 

 

2012
02.20
In .

LA CASA DE LA ABUELA

Hogan en el Monument Valley                 Foto: Adalberto Ríos Szalay

Cruzando por el Monument Valley vi sobresalir entre la arena una especie de olla gigantesca que sin duda era una vivienda integrada al medio, ejemplo de excelencia para los arquitectos del paisaje.

Pregunté a nuestros guías navajos si podía hacer una foto y para mi sorpresa uno de ellos descendió y entró por la puerta. Salió y nos dijo que éramos bienvenidos, algo inesperado pues mi intención era fotografiar desde afuera.

La escena en el interior no podía ser mejor, una vieja tejía primorosos tapetes e irradiaba la sabiduría y ternura que solo las abuelas tienen. Me dirigí a ella, le besé la mano y le dije: “usted es mi abuela”. Ella me contestó en navajo y todos se rieron. “Ha dicho, lo que  hemos venido diciendo nosotros: que tu eres el chef Dan George”, me explico uno de los guías. (después investigué que se trataba de un actor piel roja que hacía películas del oeste).

La vivienda navajo es llamada hogan  tiene una estructura de madera y se reviste con barro. Hay hogans masculinos, de forma piramidal y femeninos, como el que visité, de planta circular, destinado para albergue familiar y ritual. Cuando alguien muere en el hogan éste se sella y quema.

REYES DEL DESIERTO

Sahuaros en el desierto de Sonora-Arizona         Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Sonora y Arizona comparten el desierto que lleva el nombre de ambas y por ende al rey de los cactus, el sahuaro, Carnegiea gigantea.  El sahuaro puede alcanzar los 15 metros y dada su gran columna y especie de brazos su presencia siempre resulta estética.

El sahuaro, como todas las cactáceas es un ejemplo de sobrevivencia en condiciones extremas, por ello su crecimiento es muy lento (unos 10 cms al año) así ejemplares como los de la foto pueden tener más de 150 años.

Los pápagos, habitantes del desierto en ambas partes de la frontera, aprovechan al sahuaro para construir viviendas y comen sus frutos y flores.

EL GRAN CAÑON

Gran Cañón del Colorado                            Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Las aguas del río Colorado han horadado desde tiempos inmemoriales dejando a la vista cortes que muestran, como un gran libro,  2,000 millones de años de historia del planeta.

En el  Gran Cañón todo resulta inmenso: 446 kms de longitud, distancias entre sus bordes que varían entre 16 y 29 kms y gargantas que pueden llegar a 1470 de profundidad.

El primer europeo que lo vio fue García López de Cárdenas en 1540. Fue uno de los primeros Parques Naturales de los EEUU y actualmente recibe 4 millones de visitantes al año, que permanecen desde un día al teimpo que quieran para recorrer sus observatorios a distintas horas, descender, hacer recorridos en helicópteros o presenciar  la película IMAX sobre el lugar.

Verlo por primera vez es una experiencia única para cualquier ser humano. Basta situarse en el centro de visitantes y permanecer en el observatorio para ver llegar grupos de todas partes del mundo que invariablemente gritarán y harán sonoras exclamaciones, en los más variados idiomas imaginables. Después es tiempo para permanecer absorto en la contemplación.

ESCENARIO DE PELICULA

Atardecer en el Monument Valley                       Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Monument Valley se localiza en los límites de Arizona y Utah y forma parte de la Nación Navajo que lo decretó Parque Nacional en 1958. El viento y el agua de millones de año esculpieron sus montañas para dar lugar a una serie de colosales y caprichosas esculturas naturales.

La magnificencia de este escenario natural, el juego de luces del amanecer y el crepúsculo, el contraste de nubes, rocas y dunas constituyen hermosos foros que fueron aprovechados por el legendario director de cine John Ford y desde luego el vaquerazo John Wayne.

Hay senderos que se pueden recorrer conduciendo con un permiso especial, pero lo mejor es hacerlo en vehículos especiales de los propios navajos que lo llevan a sitios como la cueva horadada por la erosión llamada el Ojo del Sol y recibir la sorpresa, mientras descansa observando, de escuchar flautas y tambores que acompañan cantos en plena armonía con el paisaje.

Navajo tocando el tambor en el Ojo del Sol         Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

Otro atractivo en Monument Valley es visitar el Hotel View, diseñado para disfrutar de uno de los paisajes más hermosos del planeta las 24 horas del día, ya sea desde la habitación, el lobby, el comedor o en la misma tienda.

Panorama desde el restaurante del Hotel View     Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

CAÑON DEL ANTILOPE

 

Cañón del Antílope          Fotografía: Adalberto Ríos Szalay

El Cañón del Antílope es una maravilla natural de la Nación Navajo en Page, al norte de Arizona. Se trata de un estrecho cañón que pareciera hecho para la escala humana ya que permite el paso de pequeños grupos que pueden cruzarlo sobre un suave sendero de arena, entre caprichosas paredes de rocas ondulantes que cambian de colores, conforme reciben los rayos del sol que se filtran desde su bóveda que, en ocasiones alcanza los 40 mts.

Esta hermosísima obra de la naturaleza (aquí si caben los superlativos) es el resultado de la fuerza de un río de temporal que al buscar su camino ha perforado la roca durante miles de años con una belleza sin parangón.

El cañón se visita con la guía de navajos que, además de mostrar la plasticidad única del sitio, saben cuando debe evitarse las caminatas dadas las intempestivas avenidas del agua.

2012
02.13
In .

EN LAS TIERRAS ALTAS DE MORELOS

Laguna de Quila, Zempoala, Morelos                                      Foto: Adalberto Ríos Szalay

Seis lagunas en medio de picos y bosques de pinos, oyameles y encinos forman parte de uno de los primeros parques nacionales de México: Las Lagunas de Zempoala.

Las lagunas que parecieran languidecer alrededor de febrero reaparecen con las lluvias. Son parte de las tierras elevadas que separan a Morelos del Valle de México y que suministran generosamente sus aguas a múltiples poblaciones; hogar del conejo teporingo, que solo vive en esta franja que llega hasta el Popocatepetl y donde extraño cada día más la presencia de los azulejos, esos pájaros de azul tornasolado que antes atravesaban constantemente la ondulante ruta.

 

ESPEJISMO CRISTALIZADO

Laguna Las Playitas, Cuatro Cienegas, Coahuila                   Foto: Adalberto Ríos Szalay

 

El desierto de Coahuila ofrece panoramas espectaculares con sus inmensas montañas, cavernas, dunas y cactus que prodigiosamente aprovechan la escasa humedad de un medio donde pareciera desconocida la lluvia. Por ello parece obra de encantamiento o espejismo encontrarse, en medio de esa reseca inmensidad, con una serie de lagunas de bellísimos colores .

Cuatro ciénagas (de ahí el nombre) tiene la contrastante presencia de cuerpos de agua, como las lagunas Salada y Agua Verde, además de Los Mezquites, Poza Azul, las Tortugas o Las Playitas que pareciera un trocito del Caribe trasplantado a Coahuila.

LAGUNA SAGRADA DE LOS MAYAS

Laguna de Coba, Q.R.                                              Foto Adalberto Ríos Szalay

 

Después de disfrutar la belleza de Tulúm, ciudad maya a orillas del Caribe, basta recorrer 41 kms. para encontrarse con una muestra de la capacidad constructiva de los mayas en medio de la selva: Cobá que además tiene el privilegio de contar con un laguna, hecho poco común en la península yucateca.

Cobá significa laguna de las chachalacas y fue a su alrededor donde se levantaron templos, palacios y juegos de pelota comunicados por los sacbés, esos caminos blancos que ahora se pueden recorrer en triciclos conducidos por jóvenes mayas que se ganan la vida guiando a los visitantes bajo la selva, con el acompañamiento del canto de aves e insectos y el apenas audible roce que el desplazamiento del vehículo tiene con las hojas caídas y el viento que corta.

LAGUNA DENTRO DE UN CRÁTER

Laguna de Achichica, Puebla                 Foto: Adalberto Ríos Szalay

 

Cuando se viaja a Veracruz, vía Jalapa, antes de encontrarse con los embutidos y la deliciosa fabada de Perote, el viajero puede ver a su izquierda   un pequeño cráter que dio lugar a la laguna de Achichica, Puebla.

Achichica tiene la peculiaridad de encontrarse en un cono carente de vegetación, lo que le da la apariencia de un paisaje lunar.

 

LAGUNA MULTICOLOR

Vista aérea de la laguna de Bacalar       Foto: Adalberto Ríos Szalay

Antes de llegar a Chetumal por carretera se puede disfrutar la visión en la que juegan el azul del cielo, las nubes, la vegetación y las multicolores aguas de la laguna de Bacalar con sus jades y turquesas.

Las aguas cristalinas son una invitación a zambullirse, tanto como las playas de Tahiti o Isla Mujeres, pero además está el fuerte virreinal de San Felipe, el cenote azul y las delicias culinarias que a sus orillas se preparan.

2012
02.06
In .

GUARDIANES DE LA CULTURA

El más grande legado de Quetzalcoatl fue la Toltecayotl: la cultura. En el México antiguo se llamaba toltecas a los hombres, sabios, constructores, creadores. Tollan (Tula) fue la metrópoli donde las manifestaciones de la cultura florecieron de manera extraordinaria; por ello en ella se levantó un templo a Quetzalcoatl resguardado por cuatro colosos.

Cada gigante de 4.8 metros tiene rostro diferente y consta de 4 partes que embonan con precisión (piernas, vientre, tórax y cabeza con tocado). Los cuatro guardianes tienen en su mano derecha un atl, respetada arma del México prehispánico y un pectoral de mariposa.

Hidalgo recibe en Tula a los visitantes que van al encuentro de ese conjunto monumental, icono del arte mesoamericano.

Que maravilla saber que una civilización, en este caso la Mesoamericana, colocó como una deidad fundamental precisamente a la cultura.

 

DONDE SE TOCAN POLINESIA Y AMÉRICA LATINA

Moais en el el crater del Rano Raraku.  Adalberto Ríos Szalay

Al ser parte del territorio chileno, Rapanui o Isla de Pascua, representa un  confín de América Latina. Su patrimonio cultural de herencia polinésica tiene en los monolitos llamados moais una enigmática y monumental expresión.

Los moais son imágenes de los antepasados, a los que se atribuían poderes sobrenaturales (como caminar hasta el sitio de su instalación). Servían para ostentar la cohesión del grupo, su poderío y dominio territorial.

Los moais  suman más de 900 y se localizan en la franja costera y todos ven hacia el interior de la isla, Fueron hechos en piedra volcánica, usando como cantera  el cráter del volcán Rano Raraku. Sus tamaños oscilan entre los 4 y 10 metros, con peso hasta de 85 toneladas; pero hay uno inconcluso de 22 mts y 22 toneladas. Sorprenden que fueron transportados, desde su lugar de construcción hasta el sitio ritual a veces distantes hasta 20 kms.

Viajar a Rapanui es una experiencia diferente, se experimenta una extraña sensación de pequeñez al encontrarse en el punto más aislado del mundo (a 3,200 kms. de la tierra más cercana) en una isla diminuta y con esas demostraciones monumentales de la creación humana, que con ojos de coral blanco y pupilas de obsidiana parecen disfrutar del asombro de los viajeros ante sus dimensiones y las interrogantes que han planteado su construcción, traslado, erección, así como el desplante final de engalanarse con tocados rojos de 11 toneladas.

 

GRANDEZA MAYA

Estela en Quirigua    Adalberto Ríos Szalay

Al sudeste de Guatemala, en las fértiles vegas del río Motagua, los mayas acordes a su reconocida diversidad creativa, fundaron una metrópoli diferente a sus ciudades hermanas. Quiriguá se distingue por sus altares y estelas con altorrelieves que expresan la cosmogonía de ese pueblo.

En la plaza central de Quiriguá destaca el monolito más grande del mundo maya, gigante de 10.6 metros y 6.5 toneladas que inmortaliza a un dignatario de lujosas vestimentas.

Al viajar a Guatemala es recomendable incluir, además de Tikal, una visita a la verde Quiriguá.

 

EL RENACER DE LOS TOTEMS

Totems en el Parque Stanley, Vancouver    Adalberto Ríos Szalay

Al igual que en otras partes del continente los misioneros, en este caso presbiterianos, destruyeron los totems de los Haida, Tinglit y Nootka, prohibiendo ritos y ceremonias. Afortunadamente el siglo XXI comienza con reflexiones que reconsideran actitudes intolerantes y así los totems vuelven a realizarse y ocupan lugares privilegiados en plazas y museos de Alaska y la Columbia Británica Canadiense.

Los totems representan las genealogías de clanes, también fueron monumentos funerarios y transmisores de leyendas o hechos históricos, como la abolición de la esclavitud proclamada por Lincoln, celebrada con un tótem en 1867.

El cedro rojo es la preciada especie de árbol de múltiples usos, como la talla de seres humanos entrelazados con flora y fauna, en monumentos hasta de 30 metros que hoy son motivos de orgullo en el Museo de Antropología de Vancouver, en el Parque Stanley, de la misma ciudad o en la plaza de Victoria.

 

 

2012
01.23
In .

El impacto del huracán Katrina en 2005, además de la irreparable perdida de vidas y el daño a Nueva Orleáns fue un aviso, de repercusión mundial, sobre la consecuencia de las malas acciones sobre el medio ambiente.

EL AGUA Y LA VIDA

Los pantanos de Louisiana corresponden al séptimo delta más grande del planeta, son de importancia ecológica mundial como hábitat de vida silvestre y acuática. Según señala un informe del gobierno de Luisiana el 95% de la vida marina del Golfo de México pasa algún periodo de su vida en estos pantanos. Por ello la enorme riqueza pesquera de sus costas, de donde proviene el 30% de la pesca de los Estados Unidos, especialmente de mariscos.

LOS ATROPELLOS DEL “DESARROLLO”

Cruzar Louisiana por carretera equivale a ir sobre el agua buen número de kilómetros. Es un territorio de amplísimas zonas inundadas donde la ingeniería ha creado sorprendentes autopistas elevadas sobre pantanos y donde, desde 1947, se empezo a construir una red de oleoductos hasta sumar 38,000 kms. Estas obras han significado un gran impacto a la rica área pantanosa que en los últimos 50 años perdió 5,000 kms2 de su superficie.

La zona de pantanos es también el escenario económico donde se produce y distribuye del 80 por ciento de la reserva de petróleo y gas de costa afuera de los EE.U.U. Casi el 30 por ciento del petróleo y gas que se consume en Estados Unidos se desembarca en la costa de Luisiana, desde donde se inicia la distribución de energía al este de Estados Unidos.

EL VALOR DE LOS PANTANOS

La zona de pantanos de Louisiana protege de los huracanes a dos millones de habitantes de la región y sirve como zona de amortiguamiento del principal sistema portuario de Estados Unidos. La gobernadora de Louisiana advertía en abril de 2004: “Al desaparecer las tierras pantanosas y barreras naturales, la infraestructura del petróleo y del gas a lo largo de la costa queda expuesta a las condiciones imperantes en el Golfo de México. Los pozos, oleoductos, gasoductos, puertos, caminos y diques se hacen más vulnerables, y aumenta la probabilidad de que ocurran perjudiciales derrames de petróleo.

Si empeoran estas condiciones el daño ambiental que se produciría en caso de un huracán o tormenta sería catastrófico, y la seguridad económica y energética de EEUU sería vulnerable, al aumentar la probabilidad de un corte en la producción y distribución del gas y del petróleo”, sentenció premonitoriamente.La pérdida anual de 62 kilómetros cuadrados de tierras costeras, por causas artificiales o naturales tiene efectos que se reflejan en el ámbito local, nacional y mundial.”

 

CUANDO LAS AGUAS VUELVAN A SU CAUCE

Los pantanos de Louisiana son la cuna de la cultura Cajun, francocanadienses llegados en 1750 que han dado sello a Louisiana con su arquitectura, música, lengua y gastronomía; expresiones que aunadas a la cultura negra han determinado uno de los entornos con mayor fuerza identitaria de los Estados Unidos.

Louisiana no solo es Nuevo Orleáns, es un mosaico natural y de culturas afro, francocanadiense, española y ahora latinoamericanas.

Es gratificante volver a ver a Nuevo Orleáns de pie, volver a escuchar el Dixeland y el Blues del Preservation Hall, pero sobre todo corresponde a los norteamericanos (y a las barbas de sus vecinos) tomar medidas para que los afectos de los fenómenos naturales no se agraven como consecuencia de erróneas decisiones del hombre.

1836 personas muertas y 75 millones de dólares de pérdidas son  más que una advertencia, una prueba no solo de la incapacidad de Bush, al que juzgaron acremente los medios y opinión pública norteamericana,  sino de todo un sistema de irresponsabilidad y atropellos ecológicos.

 

En Nuevo Orleans se ofrecen tours para conocer los efectos del huracán Katrina y sobre todo del mal manejo ambiental.  Los viajes ilustran; a veces las lecciones dolorosas son algunas de las páginas más interesantes y útiles de la historia.